Martínez: “El proyecto de Larreta contra el tarifazo esconde una doble trampa”

La feminista y legisladora porteña de AyL dialogó con parlamentario.com acerca los incrementos en las tarifas de los servicios, la situación económica de los porteños y acerca de la lucha del movimiento de mujeres.

Por Daiana Zunino

A días de que se debata en la Legislatura porteña la reducción en las tarifas de gas y agua, la feminista y diputada de Autodeterminación y Libertad (AyL) Marta Martínez dialogó con parlamentario.com para analizar los incrementos en las boletas de los servicios públicos, la situación de los vecinos del distrito capitalino y acerca de la lucha del movimiento de mujeres.

En ese sentido, la legisladora cuestionó duramente el proyecto impulsado por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, mediante el cual busca eximir del pago de Ingresos Brutos a las empresas Agua y Saneamientos Argentinos (AySA) y Metrogas hasta finalizar el ejercicio fiscal 2018, si dicha liberalidad impacta directamente sobre las tarifas cobradas a los usuarios.

Esa medida “tiene una doble trampa y un sentido político de ajuste, desligada del contexto puede parecer un beneficio para la población de la Ciudad porque reduce el 4% en la factura de ambos servicios”, afirmó y recordó que “el aumento del gas en estos dos años es del 1297% y de agua un 996%”.

Por otra parte, Martínez se refirió al debate que se está dando en el Congreso al respecto de la despenalización del aborto y adelantó una iniciativa que impulsará en la Comisión de Mujer e Infancia del Parlamento porteño para terminar con la trata de personas.

-El jueves 10 se debatirá en el recinto una iniciativa propuesta por el Gobierno porteño para reducir el impacto de los incrementos en las tarifas, ¿considera que la medida beneficiará a los vecinos?

– La iniciativa del Gobierno de la Ciudad sobre la eliminación de Ingresos Brutos (IIBB) a las empresas de Metrogas y AySA tiene una doble trampa y un sentido político de ajuste. Comienzo por la doble trampa: la medida en sí misma y desligada del contexto puede parecer un beneficio para la población de la Ciudad porque reduce el 4% en la factura de ambos servicios, pero esto es un doble engaño. Por un lado, hay que decir que el aumento del gas en estos dos años es del 1297% y de agua un 996%, con lo cual si uno le quita este 4% que propone el Gobierno es irrisorio. Claramente, no hay negocio alguno para la población, es como si alguien te robara de la billetera 100 pesos y te devuelve cuatro.

El otro aspecto de la trampa es que estos 4% que se reducen no sale de las ganancias de las empresas sino de la quita de impuesto (IIBB) que el Estado deja de cobrar. Es decir, de cualquier manera es plata de la población. En total son 1.500 millones de pesos que la población va a pagar, solo que no lo va a hacer vía facturas sino con una menor recaudación. Por si alguien le queda alguna duda, Larreta ya adelantó que quizás “quede alguna obra por hacer”. ¿Qué clase de “cheque en blanco” es ese? ¿Qué significa “alguna obra por hacer”? ¿Un hospital? ¿Una escuela? Ahí está el segundo aspecto de la trampa, el pueblo siempre paga.

Respecto a la política de ajuste es importante señalar que este “descuento” tiene un sentido político muy preciso. Es de público conocimiento que los tarifazos generaron un gran malestar en la población, un malestar que está en franco crecimiento y que se desconoce hasta dónde puede llegar. Tanto que hasta incluso puede hacer peligrar toda la política del Gobierno que se mantiene por el momento gracias a un “apoyo” muy frágil con un sector de la población que de a poco empieza a verlo de reojo y con muchas dudas sobre el futuro. La eximición de estos impuestos está al servicio, de este modo, de poder hacer “digerible” el verdadero mazazo que significa para la población los tarifazos. En definitiva, aliviar algo el aumento de tarifas para poder seguir ajustando más adelante.

-¿Cuál es la propuesta de AyL ante los ajustes en las tarifas de los servicios públicos?

– Proponemos algo específico y algo de fondo como dos aspectos que no pueden quedar desvinculados. Lo específico es la urgente nacionalización de toda empresa de servicios bajo control de los trabajadores y una comisión de usuarios para que todo servicio deje de ser un objeto de lucro y sea un bien de carácter público.

En cuanto al fondo de la cuestión no podemos dejar de señalar que esta es parte de una de las tantas medidas que constituyen un proyecto alternativo de país. Un proyecto que empieza por desconocer la estafa de la Deuda externa que sigue succionando decenas de miles de millones de dólares anuales, pero junto a ello discutir toda la matriz productiva del país que sigue reproduciendo una estructura económica altamente concentrada y extranjerizada que también tiene como resultado la fuga de miles de millones de dólares, una fuga que la población no puede impedir hoy ya que no tiene ningún tipo de control sobre el comercio exterior y la banca. Son estos algunos de los aspectos estructurales que nos parece necesario modificar.

– ¿Cómo ve la situación social y económica en la Ciudad?

– Muy grave, pero en este sentido no es ajena a la situación del país; con una política oficial de ajuste, despidos y tarifazos que hace retroceder cada vez más las condiciones de vida de la población; con una realidad muy compleja en materia económica. Una Deuda que crece vertiginosamente y que el Gobierno intentará paga con más y más ajuste y un drenaje de divisas que nos puede colocar en un horizonte relativamente cercano una crisis del sector externo que también pagará toda la población.

Todo esto en un contexto de 25% de pobreza, precarización laboral que alcanza a un tercio de los trabajadores, y altos niveles de desocupación. Perspectivas oscuras si la población no toma en sus manos el desafío de luchar por derrotar la política del Gobierno.

Sabemos que poco se puede esperar del grueso de la dirigencia política y gremial que, cada una desde su lugar, es cómplice del ajuste del gobierno. Por eso la única salida para nosotros es que la población trabajadora no solo se siga movilizando como ya lo hizo en diciembre contra el robo a los jubilados, con los cacerolazos, el 21 de febrero, con los ruidazos recientes, o como lo están haciendo también los estudiantes terciarios en la Ciudad contra el proyecto de la UniCABA, sino que tome en sus manos el desafío de construir un proyecto alternativo de país juntando fuerzas desde abajo, auto-organizándose y auto-dirigiéndose. Mandarse a sí mismo.

Siempre decimos que las mujeres estamos mostrando un camino; esa fascinante rebelión que se fortaleció en el 2015, con el primer NiUnaMenos, y que nos muestra un ejemplo de auto-convocatoria frente a los que dicen que “sin dirigentes es imposible”.

Por otra parte, usted fue una de las organizadoras de la marchas de ‘Ni una menos’. ¿Qué análisis puede hacer del movimiento feminista y la situación de las mujeres en la actualidad?

– Antes que nada me gustaría decir que una de las características más importantes que tiene el movimiento Ni una Menos, que desde AyL consideramos una gran rebelión de mujeres, es que tiene un carácter autoconvocado.

Por eso quienes formamos parte de las reuniones del Ni una Menos llevamos allí nuestros puntos de vista pero no “organizamos” ya que las manifestaciones y marchas exceden completamente a las agrupaciones que participamos de las mismas. Nosotras consideramos que estamos en el medio de un proceso riquísimo que es el de la rebelión de mujeres, una rebelión que tomó un carácter fuerte y distintivo hace tres años y que hoy ha impuesto en el Congreso Nacional el debate por la legalización del aborto.

Decimos que tiene un carácter fuerte y distintivo porque si bien las organizaciones de mujeres, feministas, sociales y políticas venimos luchando desde hace tiempo por nuestros derechos hasta ahora no había sido tan masivo como lo fue desde el primer Ni Una Menos. Es distintivo, además, por los elementos de autoconvocatoria que tiene esta rebelión, se ven a montones las pibas jóvenes de escuela secundaria, compañeras de estudio y de trabajo, madres e hijas, grupos de amigas que salen a las calles con el cuerpo pintado, con carteles hechos a mano, con expresiones diversas con un grito común contra la violencia machista.

Para agregar un elemento más que es uno de los más importantes, no solamente en nuestro país desde 2015 se han sostenido las manifestaciones de mujeres, sistemáticamente vemos manifestaciones de mujeres en contra de la violencia machista en todo el mundo. Un ejemplo es lo que pasó recientemente con el juicio al grupo de violadores denominado “La manada” en España que causó un gran rechazo contra la justicia patriarcal que a un ataque sexual de cinco hombres contra una mujer lo consideró sólo abuso. Es esa rebelión mundial de mujeres que se expresa contra la violencia machista y el patriarcado la que hoy en nuestro país ha logrado imponerle a la dirigencia política el debate sobre la legalización del aborto.

– Se manifestó a favor del aborto, ¿considera que la medida logrará ser aprobada?

– Creemos que lo más importante es que la lucha abierta por la legalización del aborto la tenemos que ganar en las calles para no perderla en el Congreso Nacional, esto es clave. La rebelión de mujeres no podemos permitirle a esta dirigencia política y a sus instituciones que nos han desoído durante todos estos años de lucha que traten de apropiarse de nuestra exigencia a través de debates formales y dilatorios donde terminen teniendo el poder decisión. Son instituciones patriarcales como estas las que reproducen la cultura patriarcal y nos oprimen, son las que han tenido la posibilidad de legalizar el aborto y no lo han hecho mientras las pibas -sobre todo pobres- se juegan la vida cada vez que deciden sobre su cuerpo.

La única forma en la que se garantiza la legalización del aborto es si permanecemos en las calles y enfrentamos a las instituciones que quieren aplacar nuestro grito y nuestra clara exigencia de aborto legal para no morir. Hoy la rebelión de mujeres tiene un gran desafío, justamente, no dejar en manos de diputados y senadores la decisión final sobre nuestros cuerpos y desde AyL decimos que para triunfar tenemos que ser miles auto dirigiéndonos, podemos transformar los pañuelazos en asambleas abiertas para discutir y decidir cómo vamos a arrancarles la legalización, nosotras propondríamos por ejemplo construir desde abajo junto a nuestros compañeros un gran paro y una enorme movilización que rodee el Congreso patriarcal y lo obligue a votar la ley de aborto, seguro y gratuito.

-¿Qué iniciativas impulsará dentro de la Comisión de Mujer e infancia?

– Estamos trabajando algunos proyectos para presentar aunque creemos firmemente que no será de estas instituciones desde donde provengan soluciones para las mujeres, principalmente porque el problema de opresión de la mujer está atado a la cultura patriarcal y al sistema capitalista. Pero te doy un ejemplo de un proyecto que presentaremos en breve y que es, justamente, una forma en la que denunciamos el negocio ilícito más redituable que se hace con el cuerpo de la mujer y su mercantilización y donde el Estado es responsable.

Vamos a presentar un proyecto para la conformación de una ‘Comisión contra la trata independiente de los tres poderes del Estado’ que esté integrada por víctimas y familiares de víctimas de trata con fines de explotación sexual para que investigue -teniendo facultades para ello y el presupuesto correspondiente- y lograr el desmantelamiento de las redes de trata con fines de explotación sexual.

Seguramente la rebelión de mujeres acompañe comisiones como esta para que los responsables y cómplices sean castigados, denunciando que el Estado es responsable. Por supuesto que este proyecto tiene un claro tono de denuncia y que la problemática responde a una situación nacional de negocio ilícito.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password