Malas decisiones que perjudican siempre a los mismos

Por María Eugenia Catalfamo. La senadora nacional por San Luis advierte como la escalada del dólar deprecia el salario de los argentinos, y le pide al presidente que “deje de mirar para atrás” y “tome las riendas de este gobierno”.

Hoy los argentinos atravesamos una situación complicada y angustiante. Las medidas económicas y sociales adoptadas por “el mejor equipo de los últimos 50 años” que lidera el presidente Mauricio Macri están devastando el bolsillo de los trabajadores y, consecuentemente, cada una de las familias argentinas que creyeron en octubre de 2015 que con un voto a favor del “cambio” iba a mejorar su situación.

A las excesivas facturas de luz y gas que deben pagar para poder contar con estos servicios básicos de vida y a las compras en el supermercado que día a día, aunque lleven siempre lo mismo, cuando llegan a la caja el monto final se ve incrementado, se suma la considerable pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores debido al alza constante del dólar.

Si bien nosotros nos manejamos a diario con pesos argentinos, nuestra economía depende de la moneda norteamericana. Pero el Gobierno ha renunciado a regular el movimiento de divisas y ha bajado la carga impositiva de aquellos sectores que tienen ingresos en esa moneda, de modo tal que esos dólares que le faltan a la Argentina provienen del endeudamiento y no de la producción.

Muchos ciudadanos argentinos no utilizamos el dólar como forma de ahorro, sólo los más acaudalados pueden hacerlo. En general, estos sectores ahorran fuera de nuestro país y, por lo tanto, tienen su capital exceptuado de los vaivenes de la economía nacional; consecuentemente, no son alcanzados por los efectos de la crisis. Pero los trabajadores y a la gente de pie, sí.

Que la moneda estadounidense suba de esta manera en días u horas, implica que el salario que perciben los argentinos sea cada vez más bajo, que ya no puedan hacerlo rendir para cumplir con el alquiler que deben abonar, con las boletas de servicios que deben pagar y mucho menos que puedan adquirir los productos necesarios para alimentar a una familia completa.

Es angustiante escuchar a los argentinos clamar por trabajo digno para poder brindarles calidad de vida a sus familias. Es lamentable ver a muchos extrabajadores en las calles reclamando para que les devuelvan sus puestos injustamente quitados. Es realmente asombroso ser testigos de la caída de un país tan rico como el nuestro.

Los argentinos queremos vivir el presente sabiendo que al frente tenemos un futuro prometedor para nuestros hijos. Simplemente queremos pedirle al presidente que deje de mirar hacia atrás, que asuma su rol de representante máximo de nuestro pueblo y que tome las riendas de este gobierno con el fin de gobernar en beneficio de todos los argentinos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password