El juez ahora está convencido de que hubo sobornos

El juez que investiga los presuntos hechos de corrupción en el Senado, Carlos Liporaci, admitió ayer por primera vez ante la prensa su convicción de que había habido coimas.

“Existe un motivo bastante para sospechar que (los senadores) han participado en la comisión de un delito”, escribió, antes de decir que si los involucrados pierden sus fueros, serán indagados por el delito de soborno. Para el magistrado, las coimas podrían haberse pagado desde alguna dependencia del Estado, por lo que en las próximas horas las investigaciones comenzarán a apuntar en ese sentido. Desde ya se anticipa que el próximo lunes atestiguará el viceministro de Economía, Mario Vicens. A propósito de esa posibilidad, ayer circularon fuertes versiones respecto a eventuales renuncias de los supuestos involucrados: Alberto Flamarique y Fernando de Santibañes, entre otros. Ambos funcionarios debían atestiguar también, pero ante los rumores se suspendieron las citaciones.

El anuncio del juez fue formulado por el propio Liporaci en una conferencia de prensa frente a los tribunales, y disparó los acontecimientos, ya que apenas dos días antes había aclarado que la debilidad de pruebas era total. Para ese cambio operaron los elementos de prueba aportados por el periodismo.

El mismo aclaró que “fueron aportadas cintas grabadas”, y al atribuir su origen señaló que pertenecerían “a un medio gráfico, a una revista más precisamente”. Se refería a la revista Noticias, que registró un reportaje con grabador escondido en el que el senador Ricardo Branda decía que en el Senado “hay corrupción”. A ello hay que sumarle “dos testimonios muy importantes”, según palabras del juez, quien se refería con ello a los de los periodistas María Fernanda Villosio y Joaquín Morales Solá.

“Debo reconocer a la señorita periodista la valentía que ha tenido y el valor cívico de hacer un amplio detalle; declaró más de tres horas y expuso muchos elementos de conocimiento de este tribunal”, agregó.

Sobre los senadores de los que pidió el desafuero, Liporaci destacó que “debería imputarles ilícitos penales, hacer preguntas de cargo, por lo tanto ya no puedo recibir declaración testimonial”. Eso sí, aclaró que el presidente De la Rúa no sería citado, aunque recordó que las imputaciones no sólo apuntan hacia los senadores justicialistas, sino también a los radicales.

Respecto a su eventual apartamiento de la causa en virtud de que algunos de los senadores investigados forman parte del Consejo de la Magistratura que lo juzga a él, señaló que no creía que hubiera motivos para ello, pues el tema podría solucionarse ” con la excusación de aquellos que tengan que ver con esta causa”.

Cabe destacar que apenas retornado al país desde Brasil, el Presidente desmintió cualquier renuncia en su gabinete.

De ser necesaria la indagatoria del ministro de Trabajo, habría que pedir su juicio político, por cuanto también tiene fueros.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password