Polémica en torno a un proyecto sobre lluvias

¿A algún diputado podría ocurrírsele elevar un proyecto para suspender las lluvias en su provincia? Todo puede suceder en el Honorable Congreso de la Nación, sospechan muchos que ayer se hicieron un festín al trascender una iniciativa pronta a ser votada en la Cámara baja, según la cual un legislador riojano habría elevado un proyecto que exigía "anular las lluvias".

El proyecto en cuestión existe, pero en realidad tiene otra finalidad y sus justificaciones se afincan en inquietudes de los pobladores de las zonas afectadas. Que en este caso son localidades del sur riojano, tales como Tama, Olta, Milagro, Chepes, Ulapes y Malanzan, cuyos productores ganaderos responsabilizan al Programa de Lucha contra el Granizo llevado a cabo por la provincia de La Rioja a través de un sistema de aviones que esparcen productos químicos en las nubes de tormenta.

Como consecuencia de ello, se estaría provocando la anulación de precipitaciones, con el consiguiente perjuicio que la falta de agua está ocasionando en esa zona de los llanos riojanos.

La inquietud fue recogida por el diputado radical Enzo Herrera Páez, quien elevó el consiguiente pedido de informes que no pide la anulación de lluvias, sino en todo caso lo contrario: investigar exhaustivamente las causas de la falta de precipitaciones, "atento a que al utilizarse este medio de lucha contra el granizo, al parecer daría lugar a que no llueva". Y en efecto, los registros de los últimos años indicarían un avance importante de la sequía en la región.

La lucha contra el granizo, especialmente en zonas montañosas, es una constante para salvar lo que el hombre obtiene de la tierra. Esto es sobradamente conocido por los productores de la zona del Comahue, o de las provincias de Mendoza, San Juan, o La Rioja, por citar sólo algunos lugares.

De ahí que una de las formas de combatir el granizo sea actuando sobre las nubes que conforman las tormentas. ¿De qué manera? Por medio de aviones se "siembran" productos químicos sobre las nubes que conforman las tormentas.

Los fundamentos científicos que avalan el esparcir sustancias químicas en las nubes de tormenta se basan en el concepto de "competencia beneficiosa". Los cristales de hielo artificiales y naturales "compiten" por el agua líquida superenfriada disponible dentro de la tormenta, provocando la reducción del granizo, y al ser pequeño, se derrite antes de alcanzar el suelo cultivado.

La sospecha de la que se hace eco Herrera Páez en su proyecto es que al emplear este sistema se esté provocando la interrupción de las precipitaciones. Esto es, lo que se hace para favorecer el cultivo de vid y olivo, puede estar afectando las regiones donde la ganadería es la principal fuente de recursos.

Hay antecedentes científicos a nivel internacional que avalan esa posibilidad. En España, por ejemplo, hay estudios que señalan que al esparcirse diversos productos químicos como el yoduro de plata, yoduro de plomo, o el anhídrido carbónico, se produce la cristalización del agua condensada en las nubes, escapando un gran número de pequeños cristales de la misma. Al evaporarse, disminuyen las lluvias.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password