Genoud y Pontaquarto apelaron

Los imputados José Genoud y Mario Pontaquarto apelaron ante la Justicia los procesamientos dictados en su contra en la causa por las coimas en el Senado, pero mientras el ex legislador proclamó su inocencia, el arrepentido ratificó su culpa y pidió una pena leve.

Para los defensores de Genoud, Miguel Angel Almeyra y Juan Morey, el juez procesó a Genoud el viernes último en una resolución que "carece de una mínima fundamentación", según el escrito presentado. Los abogados afirmaron que Canicoba Corral "no pudo probar que de la SIDE hubiese salido un solo peso, ni que un solo peso hubiese ingresado" en el patrimonio de Genoud.

También atacaron al arrepentido Pontaquarto, quien se "autoincriminó" en forma "interesada" porque cobró por su confesión ante una revista, argumentaron.

Además, el ex senador planteó la nulidad de todo lo hecho por el juez porque -aseguraron sus abogados- se violó su "derecho de defensa y la garantía del debido proceso que establece la Constitución Nacional".

Genoud, al igual que el ex senador nacional Emilio Cantarero, fue procesado por "cohecho pasivo" -receptor de la coima- en tanto que el ex jefe de la SIDE en el gobierno de Fernando de la Rúa, Fernando de Santibañes, fue culpado por "cohecho activo" -pagador- y el arrepentido ex secretario parlamentario Mario Pontaquarto como "partícipe necesario".

Almeyra y Morey se quejaron, además, por el desempeño del magistrado durante un careo al que fueron sometidos Genoud y Pontaquarto, porque según ellos el juez impidió que el ex legislador desmintiera la "fábula" del ex secretario parlamentario.

Por su parte, el ex secretario parlamentario y "arrepentido" Pontaquarto cuestionó su procesamiento y también el embargo por diez millones de pesos que le impuso el juez. Según la apelación, Pontaquarto no tuvo una intervención "indispensable" para el cohecho porque el delito "hubiera podido cometerse recurriendo a otra persona" con igual o mayor acceso a los entonces senadores, tal el caso de políticos o empleados del Congreso Nacional, según el escrito de una decena de carillas.

Por ello, razonó su defensa, resulta "ilógico" pensar que sin su intervención el ilícito "no habría podido cometerse", como definió el juez Canicoba Corral en su procesamiento.

La defensa del "arrepentido" expresó que el monto del embargo ordenado sobre los bienes de Pontaquarto es "desproporcionado", ya que la suma total de los sobornos sería de 5.000.000 de pesos y remarcó que el ex secretario parlamentario carece de patrimonio para afrontar esa medida.

Paralelamente, en declaraciones periodísticas Genoud aseguró que Mario Pontaquarto cobró casi 20 mil dólares para contar a una revista de actualidad su versión sobre lo ocurrido con los sobornos supuestamente pagados a legisladores, hecho que produjo un vuelco en la causa que se sigue en la Justicia por aquellos hechos.

De acuerdo con lo señalado, ese dato fue aportado por Genoud a la Justicia, aunque en los Tribunales del barrio de Retiro señalaron que no sería relevante para la investigación, debido a que contarían con elementos para corroborar los dichos de Pontaquarto. Según se señaló, Pontaquarto -quien antes de declarar ante la Justicia había ofrecido un extenso reportaje a la revista "Txt"- había firmado un contrato con la editorial responsable de esa publicación el 5 de diciembre pasado, una semana antes de que se conociera la confesión.

Ese documento está agregado al expediente, aunque ahora se conoció que la revista pagó 18.000 dólares, "destinados a la atención de las necesidades familiares y personales" del "arrepentido", además de la asistencia letrada para el proceso.

"La transacción -según se señaló- fue parte de las negociaciones para que el 'arrepentido' hablara con la revista. Según el contrato, Pontaquarto se compromete a contar toda la verdad y a repetirla ante la Justicia y, a cambio, TXT, 'en ejercicio de su derecho de informar a la opinión pública y en virtud del elevadísimo interés público que suscita la cuestión', le asegura la asistencia pedida".

"El día de mi indagatoria, le aporté al juez mi contrato firmado con TXT", explicó Pontaquarto, quien además señaló: "no cobré nada del Estado, firmé un contrato con la revista".

El arrepentido justificó el cobro de dinero de parte de la revista ya que, según dijo, "era necesario" que su familia pudiera salir del país al momento de realizar su denuncia.

"La causa iba a cerrarse y ahora tomó una velocidad inusual", destacó Pontaquarto al evaluar el impacto que tuvo su testimonio ante la Justicia.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password