“Queremos gobernar con transparencia”

Gabriela Michetti accedió a la Legislatura en el 2002. Jefa del bloque Compromiso para el Cambio, adquirió un gran protagonismo tras el juicio político al ex jefe de Gobierno, Aníbal Ibarra. Se autodefine como una universitaria “formada en temas de comercio exterior”, que antes de acceder al Parlamento porteño jamás había desempeñado cargos políticos ni sentía el deseo de hacerlo.

Por Pamela Vallet

– ¿En qué lapso piensan que van a modificar el estilo de gestión que ustedes han llamado la buena política?

– Probablemente en la primera semana cuando desde el jefe de Gobierno hasta el primer ministro expliquen a la población cuáles son sus planes de trabajo, cuáles son sus objetivos a alcanzar y quiénes van a ser los responsables de cada una de sus áreas en llevar adelante el trabajo y con qué tiempos.

Otra de las cosas que vamos a llevar adelante es una metodología de comunicación de la gestión muy transparente y muy sistemática, como para que la población sepa cómo vamos a ir avanzando y cómo en aquellas áreas donde tenemos algún problema también lo manifestamos explícitamente.

Por otro lado, implementaremos un sistema transparente de compras y contrataciones. Nuestra idea es que -en algún momento (como un objetivo de gestión)-, el ciudadano porteño pueda acceder a través de Internet a saber cómo se compra, cómo se contrata, cómo se concesiona, cómo son las licitaciones, cosa que quede muy claro cómo se gastan o se invierten sus recursos.

– O sea que eso serán los principales temas que le van a dar identidad a la Administración…

– Creo que eso va a ser como el signo o el símbolo de la vocación. Queremos gobernar con transparencia.

– A partir del segundo triunfo consecutivo que obtuvieron en las elecciones pasadas, tanto su nombre como el de Macri fueron utilizados en forma constante para las candidaturas de octubre. ¿Considera que eso formó parte de un operativo político o lo entiende como un objetivo para desgastar su figura política antes de asumir?

– La verdad es que no lo sé, no tengo pruebas ni ninguna información concreta como para decirte si fue una cosa o la otra. Algo existió. Lo que sí sé es que con Mauricio siempre fuimos claros, asumimos una responsabilidad, nos presentamos a una elección, ganamos esa elección y siempre dijimos que íbamos a hacernos cargo y responsables de la función para la que nos habíamos presentados. Así que en ese sentido siempre hubo coherencia de parte nuestra, y en ningún momento pasó por nuestra cabeza la posibilidad de corrernos del distrito y presentarnos a otra elección.

– ¿Qué margen de tolerancia cree que va a tener con ustedes la oposición, teniendo en cuenta lo engorroso que resulta el tema del traspaso de la Policía?

– Creo que este tema es bastante grave desde el punto de vista institucional y político, porque lo que nosotros notamos desde que comenzó el proceso es que se está trabando la transferencia como indica la Constitución que debe hacerse y, a su vez, se la está trabando con muchas mentiras, con lo cual me parece grave porque priorizan las peleas entre políticos y no de las necesidades que tiene la gente; porque lo cierto es que la ciudad de Buenos Aires tiene problemas con la seguridad y el sistema actual no le da resultados.

– ¿Qué actitud o qué medidas piensan llevar a cabo respecto de este tema?

– Vamos a seguir insistiendo en la transferencia de la Policía como debe hacerse, con los recursos incluidos, mientras tanto pensamos que probablemente la población también va a reclamar sus derechos y va a manifestarse a favor de una transferencia constitucional, como debe ser. Así que tenemos todavía la confianza de que esto va a llegar a buen puerto y no se va a seguir trabando como hasta el momento.

– Esos vaivenes que hubo en torno del tema del traspaso de la Policía, ¿los considera como un retroceso con respecto a los resultados que obtuvo el macrismo en las elecciones de junio?

– No, no lo creo como un retroceso porque no depende de nosotros. Por eso no podría considerar un retroceso o una gran dificultad a algo que no ha podido llevar adelante pero que tenía una clara dependencia de las herramientas o de las capacidades de los instrumentos que uno tiene en la mano. Acá nosotros dependemos de otros, no dependemos sólo de nuestra voluntad y de nuestros proyectos, sino que también dependemos de las del Gobierno nacional y de las de los diputados y senadores del oficialismo. Entonces, en ese sentido no me parece que sea un retroceso, sino una traba irracional a una lógica de poder que no me parece sana en relación con la población.

– ¿Qué grado de conocimiento tiene acerca de Cristina Kirchner, teniendo en cuenta la similitud que la acerca a ella ya que ambas representan al Poder Legislativo? ¿Cómo la calificaría?

– No la conozco personalmente, nunca conversé con ella. Lo que conozco es lo que saben los ciudadanos comunes de haber visto alguna actuación de ella defendiendo proyectos en el Congreso como senadora y luego algunas de las acciones o actividades que ha desarrollado en el exterior. Considero que es una mujer muy respetable desde el punto de vista de su militancia política, es una mujer con mucha convicción que ha defendido muchos de sus proyectos con absoluta vehemencia y argumentación sólida. Lo que me parece es que está más formada en una época donde la política era para las mujeres mucho más difícil y los lugares se abrían desde la confrontación y la pelea más que desde la vocación de diálogo y consensos, entonces me parece que ella tiene o está todavía marcada por esa formación y por esa experiencia en la militancia política y yo en eso me siento en otra situación. De cualquier manera, lo ligo mucho al momento en el que ella ingresa a la política y al momento en que yo puedo ingresar a la política.

-¿Qué opinión tiene respecto de Elisa Carrió?

– A Elisa la quiero mucho, la respeto mucho, la conozco mucho más. He tenido diálogo y conversaciones con ella, hemos compartido actividades, nos hemos ido de viaje juntas y hemos compartido actividades con un foro de mujeres latinoamericanas políticas que ella lidera, con lo cual la conozco mucho más. Así que tengo mucho respeto intelectual por ella y una relación más afectiva. También tengo mis diferencias: hemos discutido más de una vez en algunas misiones políticas sobre determinadas cosas, y tengo una dificultad con ella importante, y es que a ella le cuesta mucho generar una relación con Mauricio Macri y para mí Mauricio es el conductor del espacio en el que yo estoy, es la persona a la que le debo el lugar que tengo hoy y que le agradezco el espacio que me da, con quien trabajo con una confianza absoluta, entonces es difícil en ese sentido porque quizás no genera esa situación con él.

– El apoyo a Ricardo López Murphy fue solamente a nivel Capital, ¿por qué el PRO decidió jugar de esa manera?

– Primero que nada, Recrear es un proyecto político muy nuevo, que ni siquiera está constituido en todas las provincias o que tiene historia de trabajo, como sí existe en la ciudad desde el 2003. En algunos lugares está en plena formación, en otros tiene dos o tres años. Lo cierto es que nosotros somos un espacio con procedencias diferentes: de partidos tradicionales, de partidos que ya tienen una historia, de gente que no ha tenido experiencia política, con lo cual no ha sido fácil que en todas las jurisdicciones hubiera un consenso de apoyar la candidatura de Recrear a nivel nacional. Por eso en aquellos distritos donde sí había consenso decidimos apoyar, por ejemplo Capital Federal y luego tal vez surja algún apoyo en otras jurisdicciones.

Nosotros ya queríamos manifestar y hacer explícito nuestro apoyo a la candidatura de Ricardo (López Murphy) que es nuestro aliado desde el principio de este proyecto.

– En la Legislatura ¿se van a unificar los tres bloques macristas: Juntos por Buenos Aires, Compromiso para el Cambio y Recrear?

– Sí, vamos a hacer un solo bloque para trabajar más en equipo.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password