Los curiosos números de la Presidenta

En su conferencia de prensa, la mandataria modificó algunos datos que merecen ser corregidos. Como la nueva conformación del Parlamento, donde “forzó” las cifras referidas a la tropa kirchnerista.

No pocas críticas recibió la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por haber minimizado la derrota del domingo. Pero la cuestión no pasa por ahí en este caso, sino por ciertas cifras que deslizó.

Algunos pueden ser tomados como errores típicos de un discurso no leído, como cuando de entrada citó a su esposo como “el ex vicepresidente”. Es que iba a nombrar después al gobernador Daniel Scioli y se ve que pensaba citarlo como el primer vicepresidente de la gestión kirchnerista, y entonces le pasó como a aquellos arqueros que, por pensar en a quien le darán la pelota tras recibirla, se les escapa el balón y les hacen un gol tonto.

En el caso de la Presidenta, apenas un resbalón, aunque el siguiente no les debe haber caído nada bien a sus ¿ex? aliados. Es que cuando enumeraba el reparto de votos de la oposición en la provincia de Buenos Aires, le asignó a la lista de Martín Sabbatella el nombre de “Es Posible”, que llevaba el frente de los Rodríguez Saá. “El Frente es Posible, encabezado por el señor intendente de Morón, Sabatella, que obtuvo 415.125 votos, lo cual representa 2,17”, señaló respecto a la nómina que en realidad se llama Nuevo Encuentro y a los que seguramente luego citó sin nombrar como futuros aliados.

Pero lo que llamó poderosamente la atención fue la nueva composición de la Cámara que dista bastante, por ejemplo, de la información publicada por Semanario Parlamentario y Parlamentario.com. Dijo la Presidenta que en el Senado, de 37 senadores que tenían, “quedamos en 35”. En realidad son 33. Y esto es tomando como kirchneristas a los tres de Misiones, por ejemplo, a pesar de ciertas rebeldías que deja trasuntar Luis Viana.

¿De dónde surge el “error” de Cristina? Estaría tomando como propios a los dos senadores del Frente Cívico de Santiago del Estero, como así también sumó como propia la arrolladora victoria obtenida por el gobernador Gerardo Zamora, un radical K que tiene tanta sintonía con el kirchnerismo como también la tiene el radical K de Río Negro, cuya derrota no se adjudica en cambio el kirchnerismo.

El tema es que en Santiago del Estero, el Frente Cívico por Santiago obtuvo un 62,13%, pero segundo salió el Frente Justicialista para la Victoria, con 48.513 votos equivalentes a un 15,90%. ¿Acaso el kirchnerismo suma como propios a las dos listas? Seguramente, arrogándose entonces casi el 80% de los votos santiagueños.

En Diputados el “exceso” es aún mayor. Allí Cristina dijo que “teníamos 115 legisladores propios y 22 aliados”, y en cambio “ahora quedamos con 107 diputados, con 27 posibles aliados”. El número correcto es 96. ¿Cómo llega a los 107? Estará sumando a los 7 santiagueños, con lo que llega a 103, suma como propios a los socialistas Ariel Basteiro y Jorge Rivas, a pesar de integrar un bloque propio que incluye a no kirchneristas como Victoria Donda, Cecilia Merchán y Vilma Ibarra. Los dos restantes deben surgir de aliados que para la Presidenta evidentemente ya son decididamente kirchneristas.

Sin analizar otras cifras aportadas por un discurso presidencial que estuvo plagado de números, habría que hacer hincapié también en la referencia a la pérdida de votos del macrismo, que según Cristina sufrió una merma del 60% al 31% en apenas un año y medio. “Recordemos que el señor jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires obtuvo el 60 por ciento de los votos, y en esta oportunidad obtuvo el 31 por ciento de los votos”, dijo textualmente la Presidenta, omitiendo que en realidad el PRO obtuvo el 46 por ciento de los votos en primera vuelta; el 60 corresponde al ballotage y no debía haber sido citado en la comparación. Igual, la merma es notoria, como también el exceso en la comparación.

¿La fuente de Cristina será Guillermo Moreno?

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password