La seguimos en febrero

Por primera vez desde la creación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el gobierno porteño no cuenta al iniciarse el año con el Presupuesto correspondiente. La situación puede revertirse en febrero, pero es el reflejo de la tirante relación entre la oposición y el oficialismo macrista.

Pese a haber cedido a la solicitud de introducir modificaciones en el Presupuesto 2011, el PRO no logró la sanción del programa de gastos y recursos para el próximo período fiscal. Una oposición cerrada en sus requerimientos frenó la aprobación del mismo, lo cual impregna de imprevisibilidad el futuro inmediato. Seguramente esto impactará en el devenir político de la ciudad en un año electoral como 2011.

Sin duda también en esta etapa prevaleció la especulación política por sobre el interés de los vecinos. Los números a la hora de votar quedaron de lado y sólo se aprobó la Ley Tarifaria y el Código Fiscal, herramientas que sin la sanción del presupuesto general carecen de validez institucional.

El macrismo volvió a acusar a la oposición de impedir la aprobación del presupuesto para el año próximo, luego de que fracasara el debate del proyecto en la sesión extraordinaria convocada para el último lunes hábil del año. De esta manera el jefe de Gobierno deberá prorrogar el presupuesto 2010, una posibilidad que contempla la ley de Presupuesto de la ciudad de Buenos Aires.

“Impidieron que el gobierno tenga su presupuesto y trataron de lesionar o de gastar en su credibilidad pública al oficialismo”, sostuvo el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Legislatura, Alvaro Gonzalez. “Es un acto de absoluta irresponsabilidad política por parte de la oposición”, acotó ante Parlamentario el legislador macrista.

El arco opositor se negó a aprobar el proyecto oficial por considerar entre otros puntos que las pautas de gastos, recursos, crecimiento, recaudación e inflación que fija el texto no son veraces.

Sin embargo, desde el PRO sostienen que se hicieron “todos los esfuerzos” para aprobar la ley, ya que el macrismo “desistió de incluir en la Ley Tarifaria un aumento de hasta el 30 por ciento en el ABL a un número de contribuyentes cercano a 1.370.000”, remarcaron desde la bancada macrista. Ello supone “casi un 70% del padrón”, afirmaron. También el macrismo había aceptado escalonar el tributo sobre los ingresos brutos, los que se aplicarían a partir del 1º de enero con una alícuota del 4% a los contribuyentes que recauden más de 40 millones de pesos. En ese marco, tributarían un 3,75%, quienes lo hicieran entre 30 y 40 millones de pesos. De ese esquema quedarían excluidas la comercialización minorista de artículos de tocador y limpieza y de alimentos y bebidas.

“Quedó demostrado que fue la oposición la que no quiso que el gobierno tenga Presupuesto. Lo enviamos en tiempo y forma, desfilaron todos los funcionarios que la oposición solicitaba para hacer preguntas”, argumentó el diputado González.

De todos modos, el titular de la Comisión de Presupuesto se mostró confiado en que el programa de gastos y recursos para 2011 será aprobado finalmente por la Legislatura en febrero, y volcó una serie de críticas hacia los sectores adversos a la sanción del mismo.

“Me parece que estaban dadas las condiciones ya que, votado el Código Fiscal y la ley Tarifaria, perfectamente se hubiera podido discutir, como se hizo en comisión y en reuniones previas, cuál era el esquema de gastos de la ciudad; me parece que la ausencia de algunos bloques en el recinto denunció su impotencia para sostener con argumentos válidos su oposición, luego de que el PRO hiciera enormes concesiones con el propósito de tener Presupuesto”, señaló el legislador porteño.

En esa línea expresó que la maniobra de la oposición de no aprobar el Presupuesto era una actitud que resentía el servicio que el Estado debe prestar al vecino. En ese sentido dijo que “el Presupuesto es la herramienta que tiene la administración de la ciudad para poder prestar los servicios a los vecinos; porque en definitiva podrán obstruir nuestra gestión, dejándonos sin el programa de gastos y recursos, pero es el ciudadano porteño el que se verá afectado por la decisión política que tomó la oposición. Pero soy optimista y finalmente creo en el mes de febrero la ciudad tendrá Presupuesto”, afirmó.

Respecto de ese optimismo, González manifestó que “más allá de que 2011 pueda ser un año electoral, debemos esperar que se serenen los ánimos y que bajen las expectativas políticas; debemos llegar al entendimiento y al consenso que se necesitan para sancionar el Presupuesto”.

Respecto a supuestas desaveniencias en la bancada macrista, González no las negó, aunque trató de suavizar el tema. “Siempre en un bloque de muchos integrantes hay diferentes posicionamientos; no hubo ningún alineamiento que pudiera haber entorpecido que los 24 miembros del bloque estuviésemos presentes a la hora de votar el Presupuesto”, enfatizó como para remarcar que a la hora de resolver los problemas, las disidencias se dejan de lado.

Respecto al posible adelantamiento de las elecciones, Alvaro González sostuvo que ello “es una cuestión que obedece a una decisión política y que no la toma la Legislatura, sino el jefe de Gobierno. Está en él hacer el balance de que si la política no valida la herramienta necesaria para administrar la ciudad como lo es el Presupuesto, a lo mejor llega a la conclusión de que es necesario que el programa de gastos y recursos sea validado por los vecinos”.

El Presupuesto 2010 en cifras

El gobierno porteño envió el 30 de septiembre el proyecto de ley de Presupuesto 2011 que fija las pautas de ingresos y gastos del Estado previstos para el próximo año y contiene las metas de inversión previstas para el próximo año. La suma del mismo es de $ 25.422 mil millones, con un incremento de $ 4.816,5 millones respecto al ejercicio 2010; ello representará un aumento de 23,3 por ciento. De ese incremento -23,3%- el 60% se destinará al Presupuesto social, $ 3.334,1 millones.

Las partidas totales para el presupuesto social son de 16.961,2 millones, alcanzando una participación en el presupuesto total del 66,7%. Superior al proyectado para el presente período.

La Educación tendrá un presupuesto de $ 6.990 millones, lo que representa la erogación más alta de la ciudad: 27,5 %. También se prevé un aumento para el transcurso del año de $ 1.266 millones.

Al área de Salud se destinarán más de 5.327 millones, lo que representa un incremento de $ 742,5 millones.

Respecto de un área tan sensible como es Desarrollo Social, tendrá un presupuesto de $ 1.764,4 millones, que representan un aumento de $ 281,3 millones respecto del cierre estimado para 2010.

Prioridades

El programa de gastos y recursos para 2011 pone un fuerte énfasis en el sector de la inversión pública. El plan de obras representará el 20 % del gasto total, alcanzando los $ 5.000 millones, ello significa un 60 % por encima de lo estimado para el cierre del ejercicio 2011.

En esa línea de prioridades, el gobierno porteño incorpora con esas mismas características a su gestión todo lo relacionado con:

Infraestructura escolar, área a la que se destinará un presupuesto por encima de los $ 1.000 millones, representando el 21 % del gasto de Capital. Los principales rubros son: Infraestructura para mejorar la seguridad escolar $ 264 millones, Obras Nuevas y refuncionalización $ 250 millones, como así también el programa “Una computadora por alumno”, con $ 225 millones.

Movilidad sustentable: Para este programa se destina un presupuesto de $ 1.335 millones (27 % del gasto total de Capital). Las principales obras en este rubro son: subterráneos, para lo que se asignan $ 835 millones, Metro Bus (Juan B. Justo) 40 millones, Ordenamiento del Tránsito $ 108 millones y al plan de pavimentos, bacheos y veredas $ 354 millones.

Plan Integral de Salud: La gestión en ese sector se mantiene en constante crecimiento y para el próximo año se prevé invertir $ 175 millones. En él se destacan el Plan Integral de Seguridad, que recibirá $ 50 millones, Comunicaciones $ 22 millones, Instituto de la Policía $ 5 millones y otras obras relacionadas con la seguridad $ 85 millones.
En cuanto a viviendas, los fondos que recibirá este área serán -a raíz de las exigencias de la Coalición Cívica- de 914 millones, que estarán destinados a la construcción de viviendas sociales.

En lo que respecta a la lucha contra las inundaciones (Plan Hídráulico) se prevé un avance en la culminación de las obras. Por ello se destinarán $ 571 millones, importe que representa el 12 por ciento del gasto de Capital, así al Arroyo Maldonado se destinarán $ 500 millones y otras Obras Hídricas $ 71 millones.

La Infraestructura de Salud, un rubro que ya tuvo un fuerte impulso durante el presente período y que el próximo año recibirá para infraestructura, mantenimiento y equipamiento de salud $ 400 millones, suma que duplica a la dedicada durante 2010.

Recursos

El total de Recursos ascenderá según las estimaciones a $ 23.757,4 millones, es decir 4.021,3 millones por encima del cierre previsto para 2010.

Los Ingresos Tributarios están calculados en $ 21.142 millones. Para Ingresos Brutos se calculan $ 14.000 millones, para Sellos $ 1.446 millones y Patentes $ 1.393 millones.

En concepto de Coparticipación ingresarían $ 2.309 millones y por Recursos de Capital unos $ 1.184 millones.

Nuevamente la Ciudad logrará sostener el superávit económico primario alcanzando los $ 3.416 millones, un incremento de 44 % respecto al cierre proyectado para 2010.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password