Diputados quieren dar otro significado a las zonas francas

El objetivo es incluir el mercado interno y la generación de empleo. Para ello, proponen la combinación de la idea comercial tradicional con el concepto de parque industrial y repensar el sistema de restricciones para vender al mercado interno.

Las zonas francas son zonas geográficas aisladas, en las cuales la mercadería no es sometida al control habitual del servicio aduanero y tanto su “introducción” (importación) como su “extracción” (exportación) no están gravadas con tributos ni alcanzadas por prohibiciones de tipo económico, tal como establece el Código Aduanero. Pero ahora los diputados están evaluando la posibilidad de dar un nuevo significado a las mencionadas zonas con el fin de “acercarse más a la combinación de la idea comercial tradicional con el concepto de parque industrial”, dijo la diputada nacional por el Movimiento Popular Neuquino Alicia Comelli.

Comelli expresó que “esencialmente el objetivo de estas zonas es fomentar el comercio y la actividad industrial exportadora a través de la reducción de costos y la simplificación de los procedimientos administrativos, ofreciendo, además, incentivos fiscales. En nuestro país, y con el fin de fomentar el desarrollo regional, desde 17 de junio de 1994 contamos con la ley 24.331, pero hasta la fecha se constituyeron mas como áreas de depósitos, comercialización, transferencia intermodal y centros de distribución internacional que como actividad industrial o productiva”.

“No menos importante, por ser un punto medular en la reforma que proponemos, la prohibición expresa de la ley al ingreso al territorio de productos manufacturados en la Zonas Francas, dado que toda producción obtenida en ellas con materias primas nacionales y/o extranjeras, con mano de obra local y tecnologías desarrolladas en el ámbito nacional o mediante transferencia tecnológica, tiene otro destino que no sea el mercado externo”, explicó la legisladora.

Así a más de 17 años de esa ley y con muy pocas zonas francas en funcionamiento tales como La Plata (Buenos Aires), Justo Daract (San Luis), Tucumán, Mendoza, Córdoba y Comodoro Rivadavia (Chubut), entre otras, dedicadas a las actividades comercial y logística, sólo se destaca como un caso especial, la de General Pico (La Pampa). En este sentido, la diputada dijo que no obstante lo indicado por la Ley 24.331 es posible que la totalidad de lo producido en la Zona Franca sea ingresado al Territorio Aduanero General para su comercialización, de acuerdo a lo establecido en el Decreto del Poder Ejecutivo Nacional Nº 285/99 ratificado por el artículo 86º de la Ley 25.237.

Entonces, explicó que “lo que proponemos en la presente reforma es justamente rever estos conceptos de la ley, acercarnos más a la combinación de la idea comercial tradicional con el concepto de parque industrial y repensar el sistema de restricciones para vender al mercado interno, aun teniendo en cuenta los aranceles de los insumos extranjeros utilizados por ejemplo, de tal forma que modifiquemos la ecuación por la cual los productos industrializados en terceros países tienen acceso al mercado local, mientras que los productos elaborados en las zonas francas -excepto General Pico- no pueden acceder a los mismos”. Comelli aseguró que “estamos convencidos que el principal objetivo del establecimiento de zonas francas es atraer inversiones, impulsar las exportaciones, generar empleo, lograr transferencia tecnológica y promover el desarrollo de las regiones pero fundamentalmente impulsar el comercio y la actividad industrial de bienes de servicios, turística -agregamos esta variable novedosa- y tecnológica, para hacerla converger con la política comercial nacional, debiendo contribuir al crecimiento y a la competitividad de la economía de manera de incorporarse plenamente al proceso de integración regional”.

En resumen, indicó Comelli, “se trata de constituir un mecanismo técnico similar a las importaciones temporarias y a los depósitos fiscales, que permiten ingresar transitoriamente mercadería extranjera, postergando el pago de aranceles e impuestos hasta el momento de la introducción al mercado interno y transformarse en una importante herramienta de desarrollo regional, fortaleciendo los procesos de sustitución de importaciones con zonas franca, cuya explotación pueda ser de carácter privado, público o mixto”. Además la reforma contempla la creación de sub-zonas francas para la radicación de industrias si fuera necesario por razones de índole económica, de infraestructura, de impacto negativo sobre el medio ambiente o dificultad de transporte, entre otras causas.

“La modificación del Régimen de Zonas Francas del país es un imperativo, por el perfil económico-productivo que nuestro país tiene en la actualidad, por la variabilidad de los mercados internacionales y sus crisis, entre otros aspectos”, dijo Comelli y agregó que “desde el punto de vista regional, por las nuevas perspectivas de desarrollo que se abren a la Zona Franca Zapala, como herramientas dinamizadoras como nuestros mercados regionales, con proyección internacional en los mercados externos y de manera subsidiaria al mercado nacional, facilitando que -el aumento de la eficiencia y la disminución de los costos asociados a las actividades que se desarrollan en ellas- se extiendan a la inversión y al empleo”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password