25 años de constancia y dedicación

El Salón Azul y el Salón de las Provincias estuvieron colmados durante el evento organizado para conmemorar las bodas de plata que Semanario Parlamentario cumplió este año. La Cámara baja entregó a los directores de la publicación distinciones por tan importante acontecimiento.

Fue un evento pleno de emoción el que vivieron todos los que componen la familia de Parlamentario la celebración de sus 25 años. Celebrado al cabo de un año de muchísimo trabajo, de primicias, de jugosos informes, de novedades al instante… de la permanente dedicación que se le dedica a la valiosa tarea de difundir la tarea legislativa. Una labor que Parlamentario cumple ininterrumpida desde hace un cuarto de siglo, como se recordó en el Congreso de la Nación durante una fiesta que congregó a legisladores nacionales, provinciales y porteños; a periodistas, empresarios, sindicalistas, familiares y amigos, todos lectores de esta publicación nacida en 1989, que atravesó todos los gobiernos de esta era democrática, que acompañó todos los avatares del país: los buenos y los malos. Que expresa un compromiso con la democracia que se revela a partir mismo de su nombre.

Los primeros 25 años de Semanario Parlamentario merecían una celebración especial y fue la que sobre el final del año tuvo lugar en los salones Azul y de las Provincias del Palacio Legislativo, donde los directores de la revista, Oscar Benini y José Angel Di Mauro, recibieron una distinción de parte de la Cámara de Diputados de la Nación.

Asimismo el periodista Agustín Alvarez Parisi, uno de los pilares del staff de Parlamentario, recibió también una distinción por su trayectoria en la Casa de las Leyes.

El evento se realizó mientras en el recinto de la Cámara baja se desarrollaba la última sesión del año, en un día ciertamente inusual para las sesiones. Pese a ello, numerosos diputados se hicieron espacio para pasar algunos minutos para participar del evento y saludar al plantel periodístico de Parlamentario. También participaron numerosos senadores nacionales, como así también asistieron exlegisladores nacionales, como Lorenzo Pepe, Héctor Polino, Raúl Baglini y Juan Carlos Gioja, entre otros.

Al promediar el ágape, los directores de la revista tomaron la palabra y recordaron los inicios de la publicación. Paralelamente hizo también uso de la palabra Agustín Alvarez Parisi, quien recordó que lleva tantos años como este período democrático, 31, en el Congreso de la Nación.

Al hacer uso de la palabra, Oscar Benini no pudo ocultar su emoción al recordar “cuando nos pusimos a editar Parlamentario hace 25 años”. Pasaron muchas cosas, dijo, evocando que “debimos soportar desde entonces dos hiperinflaciones, el tequilazo, un montón de cosas y pese a ello seguimos aquí, en forma absolutamente independiente, manteniendo un estilo que siempre nos propusimos, semana a semana”.

Mientras Benini hablaba, la pantalla ubicada a un costado del escenario mostraba tapas emblemáticas de Semanario Parlamentario. “Estas tapas que hoy están viendo reflejan en cierta medida lo que hicimos a lo largo de este período”, señaló uno de los directores de Parlamentario, y al ver aquella titulada “El Angel caído”, que hacía referencia al desplazamiento del entonces diputado Angel Luque como consecuencia del emblemático caso María Soledad Morales en Catamarca: “Revela un hecho inédito, cuando por primera vez destituyeron a un diputado de la Nación”, recordó Benini, para referirse luego a otra emblemática portada de Parlamentario que adelantó una semana el “empate técnico”, que se registró por la resolución 125, que desencadenó el famoso “voto no positivo” de Julio Cobos. También hizo referencia a la traumática salida de Chacho Alvarez como vicepresidente del Gobierno aliancista de Fernando de la Rúa.

“Nos enorgullece además por el grupo de gente que hemos armado. Parlamentario, a lo largo de estos años, esta publicación ha armado una especie de escuela, con periodistas que comenzaron con nosotros y hoy están en otros medios”, señaló Oscar Benini, para referirse también luego a aquellos integrantes de Parlamentario que desaparecieron físicamente.

Para concluir, Benini reseñó emocionado: “Nos pone muy felices que vengan ustedes a saludarnos, nos indica claramente lo que somos. Simplemente la felicidad absoluta y gracias nuevamente a todos los que nos apoyan semana a semana”.

Luego fue el turno del otro director de Semanario Parlamentario, José Angel Di Mauro, quien se refirió a los comienzos de esta publicación, desconocidos por el gran público. “Cuando surgió la idea de ocupar este espacio que no estaba ocupado, el de la difusión de la tarea legislativa, quisimos hacer un diario. En ese momento convocamos a gente para trabajar en el proyecto y alguien allegado a nosotros nos dijo que no lo publicáramos todos los días”, razón por la cual lo que se llamó Diario Parlamentario comenzó a circular de martes a jueves. Al terminar ese año, dijo, “decidimos transformarlo en algo más elaborado y ahí surgió la revista. Pero dijimos que si era revista, debería tener continuidad y ser semanal; todos nos dijeron que terminaríamos haciéndola mensual o bimestral, como pasaba con otras publicaciones en el Congreso, pero nosotros insistimos en que debía ser semanal”.

“Hay además una anécdota que siempre recordamos y contamos, que tiene que ver con la primera edición, que por entonces era a dos colores en tapa, y el primer color que usamos fue el azul. Después nos enteramos que decían que éramos peronistas… A la semana siguiente hicimos una tapa con César Jaroslavsky, y el color era el rojo, lo que llevó a algunos a concluir que éramos radicales… Bueno, llevamos 1.265 revistas y ya no nos dicen nada por el tema de los colores y todo el mundo reconoce nuestra independencia”, destacó.

Di Mauro recordó a continuación que “esta revista tiene una particularidad: puede vivir si existe la democracia, sin ella no podemos estar (…) Porque esta revista está totalmente encadenada con la democracia y así seguirá siendo y gracias a Dios la democracia va a seguir viviendo, como va a seguir viviendo Parlamentario”.

“En el año 98, la revista se incorporó a Internet; en el 2000 comenzamos a reflejar en la web todo lo que sucede en el Parlamento, por eso decimos que no hay ninguna publicación que tenga todo lo que sucedió en el Congreso cada día los últimos 14 años. Y en el año 2004 comenzamos a difundir la actividad en el Parlamento en tiempo real. Entonces terminamos redondeando lo que es el proyecto Parlamentario y volviendo a lo que queríamos al principio, que era un diario”, puntualizó uno de los directores de este semanario.

“También hemos tenido emprendimientos que hemos querido hacer y que no hemos podido concretar, vinculados con el tema legislativo, pero por sobre todo el balance que uno hace a 25 años es positivo: hemos conseguido prestigio, reconocimiento, hemos podido demostrar nuestra independencia, y sobre todo seguimos con las ganas de siempre y con muchos proyectos por venir”, reseñó Di Mauro, que para concluir, agradeció “a todos los que hacen Parlamentario, a todos los que están con nosotros, a todos los periodistas que se matan trabajando -nosotros también trabajamos codo a codo con ellos, y también a los que no están con nosotros ya: Adrianita Nievas, César Montenegro, Luis Güelfo y Eduardo Wolberg, que ya no están con nosotros, pero que deben estar muy orgullosos mirándonos desde allá arriba”, concluyó.

Distinciones de la Cámara baja

El presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez, entregó a continuación la medalla “30 años de Democracia” a uno de los integrantes de Parlamentario, el periodista decano del Congreso de la Nación, Agustín Alvarez Parisi, quien al hacer uso de la palabra dijo: “No hace falta decir la emoción que tengo en este momento, por recibir esta distinción de manos del presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez”.

“Es un honor, un orgullo para mí, después de tantos años de estar en esta casa desempeñando la tarea periodística, y llega en un momento muy especial, en un día muy especial. A lo largo de 25 años, recién los directores se referían a lo que hemos trabajado y lo que seguimos trabajado”, dijo, para resaltar luego el hecho de recibir semejante distinción “rodeado de tantos amigos”. Y señaló entonces que acababa de cumplir “31 años que estoy en esta casa, porque precisamente ingresé el día de la democracia, el 10 de diciembre de 1983. Por aquel entonces fui acreditado como cronista parlamentario por radio Mitre, y allí ingresé al Congreso y tuve como maestro a quien quiero recordar hoy: al querido Marcos Diskin, muchos de ustedes lo deben recordar”.

“Después vino la etapa de Parlamentario, con mis amigos Oscar Benini y José Di Mauro, ellos ya contaron parte de la historia y sería imposible para mí contar tantas cosas que nos han pasado estando aquí en la casa de la democracia. 30 años de democracia -agregó-. Recién hablaba con el diputado Lorenzo Pepe y me decía: ‘Agustín, ustedes a través de su medio, Parlamentario, apoyan y sostienen las instituciones democráticas’. Y recién decía José: Parlamentario existe si existe la democracia, y creo que los políticos y los gobernantes, los empresarios, nosotros los periodistas, y los ciudadanos todos, tenemos que sostener, apoyar, las instituciones democráticas, para que nunca más tengamos una larga noche negra como aquella que tuvimos antes del año 1983”.

Tras un aplauso de la concurrencia, Alvarez Parisi continuó señalando que “seguramente ustedes, los políticos, más allá de las banderías, de su ideología, van a escuchar que la gente quiere que esta Argentina se una para seguir avanzando, progresando y ser la Argentina que todos deseamos. Estar unidos y el año que viene, que es muy especial, año de elecciones, seguramente ustedes, los políticos, los candidatos, van a pensar en la gente, que es lo fundamental, lo que quiere la gente, el pueblo argentino”.

Agustín Alvarez Parisi dedicó esa distinción a su familia, “que a lo largo de tantos años me han apoyado, sino no podría estar aquí, porque son 30 años de democracia, 25 de Parlamentario, pero nosotros venimos transitando desde mucho antes en el periodismo radial, televisivo y escrito. Por eso el agradecimiento para mi familia, también para mis queridos padres, que me educaron y me enseñaron el camino de la verdad, el camino de estar siempre al lado de aquellos que necesitan que le tendamos una mano: el de la solidaridad”.

Ya para concluir, compartió la distinción “con amigos que estuvieron en Parlamentario: César Montenegro, el querido Luther; también para Adrianita Nievas, para Eduardo Wolberg, para Luis Güelfo, para esos amigos que hoy no están pero que siempre están en el corazón de los que seguimos haciendo Parlamentario”.

“Quiero desearles una feliz Nochebuena, una feliz Navidad, un mejor 2015 para todos los argentinos y siempre y por siempre en democracia”, finalizó.

A continuación, el presidente de la Cámara de Diputados convocó a todos los diputados presentes en el Salón Azul para subir al escenario y acompañarlo en la entrega de la medalla “30 años de Democracia” a los directores de Parlamentario, como así también un diploma por los 25 años cumplidos por esta publicación.

“Yo hablo en nombre de todos los diputados y sería entonces un honor que todos los diputados presentes nos acompañen”, señaló Julián Domínguez, aclarando que “la diferencia entre la casa que nos alberga y la Cámara de Diputados es que ahí somos todos pares y a mí me eligen los diputados de la Nación, por lo tanto yo no hablo en nombre personal, sino que hablo en nombre del Cuerpo”.

“Y no me equivoco en nombre del Cuerpo -agregó-, si en la persona de Agustín primero, por estos 30 años de democracia, y por estos 30 años de trabajo en democracia, y a Parlamentario después, por los 25 años de labor periodística, les decimos todos juntos: gracias por convivir y por enriquecer el debate parlamentario; gracias porque su aporte nos permite crecer, gracias porque su aporte permite difundir lo que sucede en ambas cámaras. Gracias por ser una información calificada, una información fuente para otros medios periodísticos de la Argentina”.

Luego Domínguez señaló que “quizá lo más importante es que como argentinos empezamos a tener registro de experiencia democrática que otras generaciones de argentinos no tuvieron. Cuando lo veía aquí al doctor (Raúl) Baglini, no podía dejar de acordarme de aquellos debates memorables en Diputados y en el Senado de la Nación, que fueron construyendo los primeros pasos de nuestra democracia. Nuestra generación tiene el privilegio de tener el período más largo ininterrumpido de vida democrática. Nuestros hijos nacieron en el Estado de derecho y en la vigencia de las instituciones democráticas, en la vigencia de las instituciones de la República”.

El titular de la Cámara baja expresó que “el agradecimiento por la labor, centralmente es el agradecimiento por tener historia, por tener una historia compartida. Una historia que, como decía Agustín, obliga a la síntesis. Cada uno de nosotros tiene nuestra verdad relativa; somos partidos, como partido somos parte de la sociedad, pero seguro que en el registro de las mejores experiencias institucionales de la Argentina encontraremos un patrimonio que nos pertenece a todos, y la labor de Parlamentario permite el registro de estos años de vida política”.

“Lo veo a Lorenzo Pepe, que ha sido otro de nuestros grandes legisladores, que con su debate también ha enriquecido a la democracia -continuó el titular de Diputados-. Tenemos desafíos los argentinos, que son desafíos comunes. Lo más importante es que con nuestras actitudes podamos fortalecer la vida de las instituciones y la de la democracia. Para quienes somos militantes políticos, cuando nos dicen político, a mí me resulta extraño, porque en realidad somos militantes, somos soñadores, somos hijos del pueblo que hemos abrazado la causa pública, porque hemos entendido que teníamos algo para aportarle a la comunidad, y vaya si la generación de 1983 que nos despertó a todos los argentinos con el Preámbulo, que redescubrimos la democracia a partir de entender que el Preámbulo constituía el desafío base para la sociedad argentina y que todavía sigue teniendo vigencia. Aquel sueño de (Raúl) Alfonsín, que fue nuestro primer presidente constitucional, incomprendido por muchos en su tiempo, y valorado por muchísimos más cuando le tocó cumplir su paso en esta vida. El Preámbulo de la Constitución sigue siendo un desafío para nosotros y para las generaciones que vendrán”.

Luego Domínguez expresó su compromiso, junto al resto de los legisladores, de “dar testimonio de que esto no nos pertenece, que le pertenece al pueblo argentino. Y nos toca a nosotros vivir de la misma manera que pensamos: yo no creo que haya una vida pública y una vida privada, hay una sola vida, y los hombres de la política tenemos que honrar una forma de vivir, asumir el camino de lo público lleva consigo la responsabilidad de saber que todos los días estamos convocados a tener nuevos sueños, pero también interpelados por la sociedad, porque exige de quienes los representan en sus instituciones testimonio de vida diferente”.

“Y por supuesto que 30 años de democracia nos obligan a la síntesis; por supuesto que nos obligan a crecer no por agregación, descartando las otras experiencias, sino tomando las experiencias como argentinos”, puntualizó Domínguez, para quien “el principal desafío es pensarnos como Nación, el principal desafío es que nuestras vidas, nuestras conductas den testimonio de que tenemos que pensarnos desde otro lugar, como parte de una construcción colectiva, con las particularidades de cada uno, donde el periodismo, y más el periodismo parlamentario, tiene la principal tarea de comunicar nuestra labor, nuestro trabajo, nuestro desempeño con el conjunto de la sociedad”.

Agradeció a continuación “a Agustín por los 31 años de periodismo en esta casa; gracias porque el periodismo también es una vocación. En la persona de Agustín, seguramente los periodistas de esta casa se sienten honrados; honrados por el valor de la humildad, honrados por la vocación de servicio, honrados por el tono amable con que siempre trabaja tratando de aportar información”. Y también “a Parlamentario, nuestro más sincero reconocimiento por este emprendimiento privado/institucional, que se ha consolidado en el tiempo, y que es fuente de información para todos los medios de comunicación de la Argentina. Y como uno habla de conducta y de actitud, Parlamentario ha tenido una conducta, una actitud, que ha honrado esa vocación sagrada de comunicar a la sociedad argentina. Gracias por el esfuerzo periodístico, gracias Agustín y a los directores de Parlamentario por ese testimonio de vida permanente y por esa vocación de servicio que todos los bloques, sin ningún tipo de distinción los sentimos como parte de nuestra vida institucional y que tengan muchísimos años más en esta labor de la cual todos nos sentimos orgullosos y honrados. Que tengan feliz Navidad y que el 2015 realice los propósitos personales de cada uno de ustedes”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password