“En Argentina hay que hacer un plan que permita el pleno empleo”

En diálogo con Parlamentario, el precandidato presidencial Adolfo Rodríguez Saá promete “luchar contra la pobreza” y construir “seis millones de viviendas”. Prefiere dejar atrás su exclusión de la interna Massa-De la Sota y confiesa su preferencia por Lousteau en la Ciudad.

Por Carolina Ramos

Adolfo Rodríguez Saá llega a su despacho, en el cuarto piso del Palacio Legislativo, de buen semblante y corbata naranja. Se ríe y le resta importancia al color. Tiene una marcada obsesión en mente: trasladar a toda la Argentina el “modelo San Luis” y generar un “cambio positivo”. Para ello, claro está, deberá sortear primero el desafío de las PASO.

El plan del senador es ambicioso: construir “500 mil viviendas por año” y generar “un millón de empleos”. “Hay que hacer un gran acuerdo para erradicar la pobreza, lograr el pleno empleo y promover la industrialización de la Argentina”, explicó el puntano a Parlamentario, y agregó: “yo no sé si Mauricio Macri o Daniel Scioli piensan que esa es la solución, pero si lo piensan, ¡qué mal han hecho las cosas!”.

Luego de haber sido excluido de la interna entre Sergio Massa y José Manuel de la Sota, Rodríguez Saá sigue sosteniendo que “plantear la unidad de todos los peronistas era un plan interesante y ganador”. “Perdieron la oportunidad de ir unidos y tener más chances”, lamentó.

En otro orden, confiesa su simpatía por Martín Lousteau al sostener que “plantea un plan novedoso para la Ciudad de Buenos Aires”. “Es una persona que se ha preparado y darle la oportunidad a un joven no está mal”, reconoce el exgobernador, quien encabeza una fórmula presidencial “pura” junto a su par Liliana Negre de Alonso.

– ¿Cómo hará para superar el piso de las PASO y para romper con la polarización de candidatos que se está dando?

– Trabajando y proponiendo. Vamos a desplegar una gran actividad en todo el país y vamos a proponer un plan para la Argentina que es muy bueno. Si me escucharan y lo hiciéramos, Argentina tendría un cambio muy positivo. Nosotros proponemos luchar contra la pobreza, elevar el nivel de vida de los argentinos. Se discute si hay un 26 o 27 por ciento de pobreza, y creen que en la discusión del número están las razones que tienen. El número es muy importante, pero mucho más importante es que detrás de esos números hay seres humanos que esta mañana con el frío no han tenido qué comer, y que esta noche, cuando se acuesten, no van a tener un plato de sopa, ni un techo que los cobije, ni una frazada para taparse. Entonces, ¿qué tenemos que hacer en la Argentina? Un plan que nos permita tener pleno empleo. ¿Y cómo vamos a tener un plan de pleno empleo? Si construimos 500 mil viviendas en 2016, eso significaría poner en marcha toda la industria de la construcción.

– ¿Cómo se financiaría eso?

– Con el Fondo Nacional de la Vivienda (FONAVI), con lo que hoy se invierte en la corrupción. Si los fondos para la vivienda los afectamos a la vivienda, y si hacemos algo de austeridad en los gastos superfluos o innecesarios -como por ejemplo los excesivos gastos en publicidad-, para afectarlos a la vivienda, y si fortalecemos el FONAVI con un impuesto a la renta financiera, tenemos la seguridad de que podemos conformar un fondo que nos permita a nosotros encarar el plan. Ese plan tiene que durar 12 años, porque el déficit es de seis millones de viviendas. Si construimos 500 mil por año, vamos a tardar 12 años en darle el derecho de una vivienda a cada familia argentina. Pero eso hay que empezarlo algún día; yo propongo empezarlo ahora. Si nosotros ponemos en marcha el plan, vamos a generar un millón de nuevos empleos. Y si nosotros generamos un millón de nuevos empleos, ya estamos en presencia de otra Argentina, porque ese millón de empleos es en todo el territorio nacional. En cualquier lugar hay albañiles, pintores, plomeros, gasistas para construir casas. Todas esas personas van a tener trabajo. Junto con esto hay que promover un plan de industrialización en el país. Hay que volver a convocar a los sectores del agro a producir más soja, más maíz, más trigo y más carne. Hay que abrir los mercados del mundo y hay que abrir la exportación de carne y de cereales. Este año se va a sembrar poco trigo porque está cerrada la exportación y no hay precios competitivos. Esto hay que solucionarlo. Se requiere de un amplio diálogo entre los sectores productivos, los sectores del trabajo y el Estado. Hay que hacer un gran acuerdo para erradicar la pobreza, lograr el pleno empleo y promover la industrialización de la Argentina.

– Siendo usted un candidato del interior, ¿cómo hará para seducir a la porción más importante del electorado, que está en la Ciudad y en la provincia de Buenos Aires?

– Todos somos argentinos. Eso no juega ni tiene ninguna importancia. Para el “Círculo Rojo” sí, pero para los argentinos, cualquier argentino, un jujeño, un chaqueño, un misionero, un santacruceño o un porteño pueden ser presidentes de la Nación. No debería haber ninguna diferencia.

– ¿Sigue lamentando que Sergio Massa y José Manuel de la Sota lo hayan excluido de la interna de UNA?

– Eso ya pasó. Perdieron la oportunidad de ir unidos y tener más chances.

– ¿Pero cuál fue el motivo?

– No sé, hay que preguntarle a ellos. Es curioso, porque todos los periodistas me lo preguntan a mí, y ninguno se lo pregunta a Massa ni a De la Sota.

– ¿Los que pierden son ellos?

– No sé, hay que preguntarle a ellos. Para mí, plantear la unidad de todos los peronistas era un plan interesante y ganador.

– Usted reveló que si votara en la Ciudad de Buenos Aires, votaría por Martín Lousteau, ¿por qué?

– Porque me parece que Martín Lousteau plantea un plan novedoso para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Lo veo como una persona que se ha preparado y darle la oportunidad a un joven no está mal. Me parece que es un buen candidato.

– Si fuera presidente, ¿le daría continuidad a alguna de las políticas de este Gobierno?

– A todas las políticas positivas les daría continuidad, y todo lo negativo lo cambiaría. Yo haría un cambio que yo llamo “positivo”. Por ejemplo, trataría de abrir las exportaciones y mejorar nuestra balanza comercial. Equivocadamente, el kirchnerismo regula nuestra balanza comercial prohibiendo las importaciones. Pero también la podemos regular abriendo las exportaciones. Si nosotros vendemos más manzana, más ajo, más soja, más trigo, más carne, más biodiesel, más automotores; también crece nuestra balanza de pagos, y crece en sentido positivo. Yo plantearía el lado positivo, no el lado negativo. Más que prohibir las importaciones, estimularía las exportaciones.

– Dijo que continuaría con “las políticas positivas”, ¿cuáles son?

– Por ejemplo, hay que continuar con los planes sociales. Pero si nosotros logramos el pleno empleo, ahora viene lo positivo: sólo va a disminuir la inversión en gasto social porque la gente va a tener empleo, y cuando tenga empleo, no va a necesitar de los planes sociales. Eso es crear un cambio positivo. Una familia puede vivir con tres, cuatro, cinco asignaciones universales u otros subsidios, pero va a vivir mucho mejor si tiene trabajo, y si tiene un trabajo bien remunerado y de calidad. El trabajo es un gran ordenador social y de la familia. Una familia que trabaja tiene a la noche un plato de comida para compartir, y se juntan en torno a la mesa familiar los hijos y los padres, hacen el balance del día, se transmiten la cultura y los valores. Y hay que acostarse temprano porque al otro día, el papá y la mamá tienen que trabajar y los chicos tienen que ir a la escuela. Entonces se ordena la casa, se ordena la familia, se ordena el vecindario, y si ordenamos el vecindario, se ordenan las ciudades y así se ordena la Argentina. Esto hicimos en San Luis.

– Entonces, ¿se puede trasladar a toda la Argentina el “modelo San Luis”?

– ¿Cómo no se va a poder? ¿Está mal que los ciudadanos tengan derecho al trabajo digno? Para cumplirlo, primero tenemos que pensar que esa es la solución. Yo no sé si Mauricio Macri o Daniel Scioli piensan que esa es la solución, pero si lo piensan, ¡qué mal han hecho las cosas! Porque la pobreza, la falta de vivienda y las condiciones de vida son muy precarias en inmensos sectores de la Ciudad de Buenos Aires y de la Provincia. Si piensan igual que yo, qué mal lo han hecho. Y si no piensan igual, qué bueno sería que escuchen esta propuesta y nos sentemos a mirar cómo podemos hacer en la Argentina de los próximos tiempos, en un clima de unidad, para lograr el pleno empleo, la industrialización del país y la construcción de un plan de vivienda que nos permita superar el déficit habitacional, y que cada ciudadano argentino tenga derecho a tener una vivienda digna, una escuela pública de calidad, un servicio de salud y un empleo digno.

– ¿Cree que Scioli y Massa representan al peronismo?

– No. Scioli representa al Frente para la Victoria. Y a Massa yo nunca lo he sentido con una palabra que aliente al peronismo. Sí lo he sentido muchas veces ponderar a radicales, ponderar a extrapartidarios, pero no lo he sentido hablar del peronismo, entonces no sé qué piensa Massa del peronismo.

– ¿Estaría dispuesto a debatir con ellos?

– Por supuesto. Creo que debe haber un debate presidencial. Yo no tengo ningún inconveniente en expresar mis propuestas y discutir cómo realizarlas. De las propuestas de ellos, probablemente tenga poco que discutir; sólo reclamarles si lo hicieron cuando tuvieron la oportunidad. Yo, cuando tuve la oportunidad, lo hice. Yo construí viviendas, y en San Luis todos tienen una vivienda. Yo aprendí de (Juan Domingo) Perón que gobernar es crear trabajo, y en San Luis hay pleno empleo. Entonces, el número de personas que están por debajo de la línea de pobreza es muy poco, y todos los días luchamos para que sea menos. Luchamos para que la clase media pueda ascender y sea cada día más poderosa, y que el ascenso social nos permita vivir mejor. Que una familia humilde o poderosa pueda soñar que su hijo sea un ingeniero, un trabajador industrial, un técnico o un hombre de la cultura, y que ese hijo pueda lograr sus objetivos en la vida: casarse, tener una familia y soñar para sus hijos, lo mismo que su papá soñó para él.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password