Cuando las alianzas transitorias se desvanecen

En el Senado de la provincia de Buenos Aires ya se mueven las fichas sobre cómo podrían desplegarse los acuerdos parlamentarios en donde se sabe que habrá cambios de roles, bancadas que hoy constituyen la oposición serán oficialismo y el actual oficialismo será oposición.

La Cámara alta provincial que empezó a metabolizar el cambio de realidad política que experimente el principal distrito de la República, y los senadores empiezan a realizar su juego de posicionamientos más allá de los colectivos que integraron a la hora de ser electos en las distintas secciones electorales.

Es cierto lo que dice el candidato presidencial del FpV y actual gobernador de la provincia de Buenos Aries, Daniel Scioli: Cambiemos es una alianza, en rigor, una Alianza Transitoria; lo que no dice Scioli es que el FpV también es una Alianza Transitoria, al igual que UNA o FR.

Así, en esta época dominada por las alianzas electorales transitorias, las pertenencias a los bloques no tienen un fuerte anclaje, más bien es bastante débil y a los pocos desencuentros con la conducción general o las propias autoridades de esas formaciones aparecen las bancadas nuevas.

Además, en el recinto de la Cámara alta hay una mitad que queda, y muchos de ellos vienen de alianzas transitorias hoy imposibles de volver a editar en 2017, cuando terminen sus mandatos democráticos. También pasó mucha agua debajo del puente en este 2015 que modificó perfiles e incluso se pudo haber llegado hasta romper acuerdos que ni siquiera salieron a la luz aún.

Pero más allá de estas cuestiones, hay que dar cuenta que el Senado bonaerense no es una isla, el Cuerpo legislativo estará inserto en un contexto nacional y provincial que determinará sus acciones o, en menor medida, impondrá cierta influencia. En ese sentido hay cuestiones que están definidas y otras que no.

El proceso electoral en la provincia ha finalizado, pero aun se espera el resultado final del orden nacional. El radical Daniel Salvador será el titular del Cuerpo en su condición de vicegobernador y los integrantes de Cambiemos tendrán que cargar con la responsabilidad del oficialismo.

Pero ya aquí empiezan a aparecer las incertidumbres, pues no hay un criterio único de cómo comenzar el trayecto de Cambiemos entre los legisladores. La idea de bancada única seduce a muchos de los integrantes del colectivo, pero los más avezados advierten que eso tiene que darse de forma natural y no de manera forzada, pues si alguien quiere hacer una bancada propia por qué impedirlo. Cierta mayoría cree que la gobernadora también tiene que expresarse sobre la cuestión, pero al mismo tiempo todos admiten que no lo hará hasta después del 22 de noviembre.

Mientras tanto, en el radicalismo bonaerense, independientemente de lo que opinen otras autoridades de la Cambiemos parecería que están decididos a mantener sus siglas al frente de un colectivo de cuatro miembros. En la CC habría distintas posiciones. En Juntos por Buenos Aires entienden de forma mayoritaria que lo mejor para la gobernadora es contar con una bancada única.

Es mejor empezar con dos o tres bancadas y actuar en interbloque y tal vez con el tiempo conformar la bancada única y no arrancar con una bancada única y “que a los dos meses aparezcan los desprendimientos”, graficó un experimentado operador legislativo de la casa.

Pero otra dimensión no menor es que rol cumplirá el presidente del Cuerpo que aun no ha “confirmado nada” y ni siquiera ha mantenido reuniones plenarias con lo que se supone serán sus aliados dentro del recinto, los integrantes de Cambiemos.

La característica propia que tiene el presidente del Senado, que preside el Cuerpo y que está a cargo de la administración del mismo pero no es legislador, sólo desempata en caso de empate, deja abierta una relación, que siempre es singular, entre esta máxima autoridad y los propios senadores, en general, propios y extraños. Sobre eso aun no hay nada decidido, ni siquiera indicios de la relación que tratará de diseñar la flamante autoridad.

El otro gran tema que sobrevuela el Senado es qué pasará en el “universo peronista” que habitará el recinto en el período. Este universo comprende a las bancadas de FpV-PJ y buena parte del actual FR. La idea de algunos de exhibir para los tiempos venideros solo la sigla del PJ en la bancada del FpV disparó un sinnúmero de rumores.

Por un lado abre la posibilidad que la actual y supuesta futura bancada termine dividiéndose en dos formaciones legislativas, por un lado el PJ y por otro el FpV, o incluso algunos especulan con una tercera bancada que tomaría senadores del actual bloque del FpV-PJ y del FR y plantee una posición equidistantes desde cierto peronismo silvestre; o acaso sea, a secas, una bancada silvestre con fecha de vencimiento en 2017.

Estas pocas especulaciones nos llevan a imaginarnos un Senado con tres grandes bancadas: Cambiemos, FpV-PJ y FR y unos cinco monobloques independientes o podemos terminar en un esquema de al menos seis bancadas de entre 4 y 10 integrantes, más algunos senadores sueltos por allí.

Constitución Cambiemos

JxBA 10

UCR 4

CC 2

Constitución FvP

PJ 8

LC 5

Indef. 3

Monobloques

Mario Ishii (1ª) PJ-NK

Mónica Macha (1ª) NE

Carlos Coll Areco (7ª) MBIndep.

Omar Foglia (4ª) GEN

Roque Cariglino (1ª) MBIndep.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password