Por segunda vez, la oposición no pudo aprobar una declaración en “repudio al golpe de Estado” en Brasil

El arco opositor no consiguió los dos tercios para emitir una declaración en rechazo a la suspensión de Dilma Rousseff. Cambiemos rechazó el documento y lo acusaron de ser “pro-golpista”.

La crisis política en Brasil volvió a generar polémica en el Congreso de la Nación. Por segunda vez consecutiva, se rechazó en la Cámara de Diputados la emisión de una declaración en “repudio al golpe de Estado” en el país hermano por el juicio político que suspendió a la presidenta Dilma Rousseff.

El documento fue impulsado por el Frente de Izquierda e inmediatamente sumó el apoyo del Frente para la Victoria y el Frente Renovador, y el rechazo de la alianza Cambiemos. A pesar de ser minoría, se impuso la postura del oficialismo, ya que la oposición no consiguió la autorización de los dos tercios de los presentes de la Cámara para votar un proyecto no incluido en el temario de la sesión.

En efecto, a pesar de que 140 diputados opositores apoyaron el pedido del FIT y otros 92 lo rechazaron, la votación resultó negativa. Solo cuatro legisladores prefirieron abstenerse.

Así, es la segunda vez que la Cámara baja rechaza el pedido del Frente de Izquierda. La primera vez había sido el 27 de abril.

“El golpe, como en Paraguay y en Honduras, tiene como objetivo llevar adelante esa ofensiva por parte de agrupaciones de derecha”, había denunciado Néstor Pitrola (Partido Obrero-FIT), el primero en pedir una declaración de la Cámara.

De inmediato sumó el apoyo de otros bloques opositores. Miriam Bregman (PTS) también pidió “repudiar el golpe institucional que está en curso en Brasil” y expresar “solidaridad con el pueblo trabajador de ese país, hermanado con el pueblo trabajador de nuestro país”. Mientras que Victoria Donda (Libres del Sur) opinó que la Cámara baja “no se puede mantener en silencio ante la gravedad de la situación del pueblo de Brasil”. “Lo que sucede en Brasil no nos es indiferente: es el quiebre de un período constitucional”, denunció.

La movida opositora fue rechazada por la alianza Cambiemos. Primero, Silvia Lospenato (Pro-Buenos Aires), propuso consensuar un texto alternativo que abogue por la “reafirmación de los valores democráticos de la carta de la OEA” e incluya la situación en Venezuela.

Luego fue el turno del presidente de la Comisión de Mercosur, el macrista Guillermo Durand Cornejo (Conservador Popular), quien tensó aún más el clima cuando rechazó la calificación de “golpe de Estado” y aseguró que Dilma fue apartada por un “proceso constitucional”.

Como era de esperar, el kirchnerismo salió con los tacones en punta. “En Argentina hay un Gobierno pro-empresario y pro-mercado pero ahora nos enteramos que tenemos un Gobierno pro-golpista”, le contestó el diputado kirchnerista Guillermo Carmona, que presidió la Comisión de Relaciones Exteriores hasta el año pasado.

Incluso el Frente Renovador se manifestó a favor del proyecto del FIT. Al respecto, Graciela Camaño rechazó que el Congreso se abstenga de emitir una declaración para mantener la misma postura que el gobierno de Mauricio Macri y, más aún, criticó el juicio político que suspendió a Dilma. “La sesión daba vergüenza ajena”, acotó en alusión a los argumentos de los legisladores cariocas contra la mandataria.

Al cierre del debate, el jefe de los diputados de Cambiemos, Mario Negri, insistió con la postura oficial. “Se trata de un tema de Estado, de buscar un pronunciamiento institucional de uno de los poderes del Estado. Y en ese sentido, no estamos buscando aplausos, sino seriedad y responsabilidad, la misma que a veces nos exigen de manera docente algunos colegas”, reforzó el cordobés.

“Obviamente que tengo mi opinión personal y mi partido la tiene, sobre la situación de legitimidad y legalidad que transita Brasil”, señaló. Empero, advirtió que “es natural y de sentido común que frente a una situación y de las características de un vecino de la importancia” de Brasil “escuchemos a la canciller del país para después estar en contra o no. Si no hubiese querido venir la canciller estarían pidiendo citándola”.

Así, Negri aclaró que no apoyarían el documento, que esperarían la opinión de la canciller Susana Malcorra y que pedirán conocer la postura de los organismos internacionales para recién después plantear el debate en la Cámara.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password