Para Solanas, “los delitos de lesa humanidad no toleran ningún tipo de indulto”

Reivindicó haber votado en su momento en contra de los pliegos de Rosatti y Rosenkrantz, y reivindicó el Juicio a las Juntas, que a su juicio superó en ejemplaridad al de Nüremberg.

“No podemos aceptar silenciar el fallo del 2×1 a los genocidas”, dejó claro de entrada el senador Fernando “Pino” Solanas, que reinvindicó que “Argentina fue el único país de América Latina que se animó a juzgar el terrorismo de Estado y a los genocidas”.

En ese sentido, advirtió que “los delitos de lesa humanidad no toleran ningún tipo de indulto”. A su juicio, “el tema de la ley más benigna es inaceptable y sería una burla a todo lo que hemos construido en el pasado. Esto no es venganza, esto es honrar y aplicar una justicia ejemplar”.

E insistió en que “los delitos de lesa humanidad son absolutamente ajenos de todo tipo de delito ordinario; no puede haber ningún argumento de tipo jurídico que pretenda equipararlos”.

Durante la sesión de la Cámara alta para tratar la limitación a la ley del 2×1 y el senador de Proyecto Sur sostuvo que ese beneficio “no es aplicable” a los crímenes de lesa humanidad, genocidio o crímenes de guerra.

“De ninguna manera aceptamos un fallo que significaría silenciar todos los sacrificios, las movilizaciones y el extraordinario coraje de las madres que se levantaron contra la máquina del terror. El juicio del Nunca Más superó en ejemplaridad al Juicio de Nüremberg. Nos debe llenar de orgullo”, puntualizó, remarcando que “acá hay un pueblo que le dijo ‘no’ al Punto Final, no a la amnistía, no a las manipulaciones legales para no hacer Memoria y se movilizó por la Verdad y la Justicia”, sentenció Solanas y agregó que “me emociona la movilización de todos los sectores en repudio de este fallo tan cuestionable que venía a derrumbar todo lo que construimos en política de Derechos Humanos y juicio a delincuentes de delitos de lesa humanidad”.

Al finalizar, el senador de Proyecto Sur recordó haber votado en contra de los pliegos de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz. “No fue porque dudara de sus capacidades jurídicas, sino porque aceptaron ser nombrados por un DNU, que es la metodología de las dictaduras. Los miembros de la Corte Suprema deben dar un absoluto modelo de ejemplaridad y respeto a la Constitución”, concluyó.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password