Peña vinculó al kirchnerismo con las coimas de Odebrecht y sostuvo que el país “salió de la recesión”

En una sesión con algunos pasajes de tensión, el jefe de Gabinete volvió a confrontar con la gestión anterior. Respaldó al titular de la AFI, Gustavo Arribas, y pronosticó para julio la inflación más baja desde 2009. La oposición dijo no ver los “brotes verdes”. Cruces con Axel Kicillof y Felipe Solá.

Una nueva edición de la pelea entre el Gobierno y representantes de la gestión anterior se vivió este miércoles en la Cámara de Diputados, donde el jefe de Gabinete, Marcos Peña, brindó su informe de gestión. Fue una sesión con altibajos, donde el ministro coordinador vinculó al kirchnerismo con las coimas de Odebrecht, cruzó chicanas con el massismo y dejó varias definiciones en materia económica. Entre ellas, que “Argentina salió de la recesión”.

Peña eligió destacar en su exposición inicial la gestión económica de Cambiemos. Pronosticó que para julio la inflación anual será del “21%, la más baja desde 2009”, y abogó por alcanzar la meta prevista por el Banco Central para este año, “entre el 12 y el 17%”, para poder llegar “a un dígito en 2019”. Además, remarcó que “la economía está en su cuarto trimestre consecutivo de crecimiento” y subrayó que “esta tendencia se consolida y va a continuar hacia el futuro”.

Sostuvo que “abril fue el mes con mayor crecimiento de empleo formal” y que desde hace “nueve meses” aumentó el trabajo registrado, con más de 107 mil nuevos empleados. En tanto, resaltó que se está ejecutando el plan de obras públicas “más ambicioso” y “transparente” de la historia, y pidió avanzar en el Congreso con la nueva Ley de Defensa de la Competencia.

A lo largo de casi siete horas, Peña respondió preguntas de la oposición y algunas pocas del oficialismo. Los momentos de mayor tensión se generaron con las respuestas al bloque kirchnerista, sobre todo en relación al caso Odebrecht, que salpica a dirigentes de varios países. Peña denunció que “las coimas se las pagaron al gobierno de Kirchner” y dijo sentirse “orgulloso” del titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, en un fuerte gesto de respaldo público.

“No tenemos nada que ocultar: ustedes sí tienen, y (Alejandra) Gils Carbó también”, disparó sobre la procuradora general –de “reconocida militancia kirchnerista”-, que en los próximos días recibirá información secreta de la Procuración brasilera sobre la operación del Lava Jato. Peña apuntó en particular al exministro de Planificación Federal, Julio De Vido, quien ya se había retirado del recinto.

Sobre este tema, Néctor Pitrola (Partido Obrero) lanzó dardos para un lado y otro: “El Gobierno está negociando con la corrupción de Odebrecht a través del ministro (Germán) Garavano y de Laura Alonso, de la Oficina Anticorrupción, cómo filtrar la información y cómo dar continuidad a la corrupción de las obras, que en el vértice junta los negocios macristas con los negocios kirchneristas”, observó.

Uno de los cruces más vibrantes de Peña fue con Axel Kicillof, quien se apropió de la frase que Peña selló en su primera presentación ante Diputados. “¡Háganse cargo! ¡Son neoliberales! Piensan como neoliberales, no tienen que disfrazarse de otra cosa”, sentenció el exministro de Economía, y habló de “la enorme estafa electoral” del Gobierno. La respuesta del funcionario fue tajante: “Vamos a trabajar mucho tiempo para que usted nunca más maneje la economía”.

El jefe del bloque del FpV-PJ, Héctor Recalde, señaló que los argentinos “se sienten bastante defraudados” con Cambiemos y enumeró los “incumplimientos” oficiales, en materia de “pobreza cero”, impuesto a las Ganancias y Fútbol para Todos gratuito. En línea con el pedido de la expresidenta Cristina Kirchner, se preguntó “cuándo van a dictar el estado de emergencia” en materia de alimentos, trabajo y medicamentos.

En la sesión también hubo chicanas cruzadas con el Frente Renovador. Particularmente, con el exgobernador bonaerense Felipe Solá, que defendió a su líder político: “Si Massa es ‘tribunero’, usted es ‘trollero’”, le dijo a Peña, al referirse a “pibes a los que les pagan migajas” para criticar desde las redes sociales. “Nosotros no nos escondemos para pegar desde el anonimato”, se diferenció.

El jefe de Gabinete le recordó al diputado que fue la propia Margarita Stolbizer -hoy aliada de Massa- quien lo calificó de “tribunero”, y aprovechó para incomodar al tigrense: “Perteneció 10 de los 12 años al ‘gobierno de chorros’”, le endilgó, citando una de sus frases habituales, y consideró “ofensivo hablar de un gobierno para ricos cuando se está trabajando para los sectores populares”.

Por su parte, Diego Bossio, referente del bloque Justicialista, consideró que “hay que discutir el pasado, pero tenemos que invertir mucho tiempo en discutir las políticas del futuro”. Precisó que, según flamantes datos del INDEC, “la industria viene cayendo un 2,3% en el primer cuatrimestre” y negó que “el salario real venga creciendo en Argentina”, por el impacto, entre otras cosas, de los tarifazos.

La socialista Alicia Ciciliani formuló distintos reclamos para la provincia de Santa Fe y denunció que en Rosario “se niega el endeudamiento” para obras de infraestructura en comparación al despliegue de la Ciudad de Buenos Aires, con “1900% de crecimiento de la deuda”. Por el Movimiento Evita, Araceli Ferreyra apuntó al “conflicto de intereses” generado con el nuevo procurador del Tesoro, Bernardo Saravia Frías. “El grupo Macri es uno de los clientes de su estudio de abogados”, remarcó.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password