El Senado fue sede de la primer audiencia pública por la construcción de represas en Santa Cruz

La jornada se desarrolló en el Salón Azul de la Cámara alta. A cargo de la apertura estuvieron los ministros Juan José Aranguren y Sergio Bergman. En medio del debate por su permanencia en Congreso, Julio De Vido participó y defendió el proyecto que fue impulsado durante el kirchnerismo.

Con más de 100 expositores inscriptos, se realizó en el Salón Azul del Senado la audiencia pública que exigió la Corte Suprema de Justicia para habilitar la construcción de las represas “Néstor Kirchner” y “Jorge Cepernic” en la provincia de Santa Cruz.

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, fue el encargado de abrir la jornada. “Celebramos poder tener en el Congreso la presentación de un estudio de impacto ambiental de estas características”, expresó y anticipó que uno de los objetivos en materia energética es lograr que en el año 2025 “tengamos un 20 por ciento de la energía eléctrica de fuente renovable”.

El funcionario explicó que una de estas dos obras hidráulicas podrá “hacer frente a los momentos donde mayor hay demanda energética en el día”, y afirmó que “tiene un bajo costo operativo y alta confiabilidad, la mínima emisión de gases”. “En la Patagonia puede ser un muy buen complemento de energía eólica”, agregó.

Aranguren también desmintió una denuncia del senador Fernando “Pino” Solanas, relacionada en con la ejecución de este proyecto denominado “Aprovechamientos Hidroeléctricos del Río Santa Cruz”, y sostuvo que el “estudio expeditivo” hecho en 2006 por la empresa IATASA, en la que trabajó el subsecretario Jorge Marcolini, “no era un estudio ambiental, sino un catálogo de proyectos realizados entre los años ‘60 y ‘80”.

Por su parte, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, dijo que el presidente Mauricio Macri alertó que “avanzar con las obras no puede ser a expensas de generar un daño en el ambiente”. Por eso, se comprometió a que una vez iniciadas las construcciones desde el Ministerio se pueda participar en un “camino compartido” y un “trabajo de años y por venir”.

En representación de la provincia de Santa Cruz, el vicegobernador Pablo González destacó: “Tenemos en la provincia una larga trayectoria de preservar el medioambiente”. En tanto que, en relación a las represas, expresó que forman parte de “un viejo anhelo de los santacruceños, del sueño del gobernador Cepernic, del sueño del presidente Kirchner”. Y mencionó que “hasta hace muy pocos años” la provincia “estaba desconectada del sistema energético nacional”.

A su turno, el diputado Mario Barletta (UCR) subrayó: “Estamos nada más y nada menos que cumpliendo con la ley y una orden de la Justicia”. Agradeció a los diputados de la comisión que preside (Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano) por “la predisposición a acelerar los tiempos para que estas obras comiencen”. “Nuestra tarea será la de elevar el informe al Poder Ejecutivo”, completó.

En contra del proyecto, el senador Fernando “Pino” Solanas defendió el “desarrollo de las energías limpias y renovables” y recordó que presentó una “batería de proyectos” en el Congreso al respecto. “Es increíble que este país todavía no lo haya escuchado”, se quejó y puso como ejemplo en la materia a Uruguay.

“Esta obra en las actuales condiciones es nula de nulidad absoluta”, aseguró el titular de la Comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable del Senado. Además, hizo referencia a su denuncia contra el ministro Juan José Aranguren, Laura Alonso y Jorge Marcolini “por haber permitido semejante aberración”. “Por razones económicas, de desarrollo industrial, institucionales y ambientales, este proyecto es atentatorio contra el interés nacional y el cuidado del medioambiente”, sentenció.

El constitucionalista Daniel Sabsay también apuntó contra el doble rol de Marcolini como funcionario del Ministerio de Energía y director de la empresa que realizó el estudio ambiental, pero criticó particularmente el contrato y la unión transitoria de empresas (UTE) que realizará la obra.

El letrado subrayó que “la UTE está conformada por Gezhouba (empresa china) y Electroingeniería” y que “el contrato lo firmó el señor José López (exsecretario de Obras Públicas), el hombre de los bolsos, hombre de (el exministro de Planificación Julio) De Vido, que hoy tuvo el desparpajo de hablar”.

Sabsay advirtió que “Gezhouba no tiene grandes antecedentes” y dijo que fue “sancionada por el Banco Mundial”, mientras que “Electroingeniería no tiene ninguna experiencia en la construcción de represas”.

En medio de la polémica por su posible expulsión de la Cámara de Diputados, el legislador Julio De Vido asistió a la audiencia pública. Como presidente de la Comisión de Energía y Combustibles, el exministro de Planificación defendió la construcción de las represas, un proyecto impulsado por el kirchnerismo.

En primer lugar, adhirió a las palabras de Pablo González y todos los representantes del gobierno de Santa Cruz y manifestó que iba a hablar además “a título personal”. En ese contexto, el exfuncionario ponderó el “impulso del presidente (Néstor) Kirchner a los efectos de promover este proyecto y los acuerdos firmados por Cristina Kirchner con China”.

Recordó los planes hidroeléctricos durante las presidencias de Juan Domingo Perón y enumeró los avances en materia energética durante la gestión anterior. “No fue ninguna casualidad este logro, mucho menos fue magia, fue nuestra concepción de nación, la presencia permanente de un Estado”, sostuvo.

De Vido manifestó el “apoyo incondicional a la defensa de las especies autóctonas”, al tiempo que dijo que “el pueblo” de Santa Cruz “tiene el mismo derecho a desarrollarse y su actividad económica diversificarse y modernizarse; y sin ninguna duda estas represas van a ser un motor para eso”. “La construcción de estas represas, aún en el marco actual, deben retomarse e impulsarse en forma urgente”, finalizó.

Luego, habló el senador neuquino Guillermo Pereyra, presidente de la Comisión de Energías, Combustibles y Minería del Senado. “Estoy totalmente de acuerdo con este proyecto, porque entendemos que es la oportunidad para generar la energía necesaria para la República Argentina, porque un país sin energía no se puede desarrollar”. También resaltó “la generación de empleo” que traerá y abogó por que se puedan realizar este tipo de obras en otros ríos del país.

La audiencia, que presidió el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, secundado por la vicepresidente segunda de la Cámara de Diputados, Patricia Giménez, estuvo conectada a través de una teleconferencia con la ciudad santacruceña de El Calafate.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password