Neuquén expresó su rechazo al trasvasamiento de aguas propuesto por Buenos Aires

El representante neuquino en la AIC, organismo encargado de administrar la cuenca, Elías Sapag, alertó que Buenos Aires busca beneficiarse a costa de las provincias.

Invitado por la diputada nacional Alma “Chani” Sapag, en el marco de una reunión de la Comisión de Intereses Marítimos, Fluviales, Pesqueros y Portuarios, el representante neuquino en la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), Elías Sapag, fundamentó su rechazo al proyecto de trasvasamiento de aguas del río Negro a la cuenca del río Colorado, expresado ante el Comité Ejecutivo de la AIC en abril pasado, por el subsecretario de Agricultura de la provincia de Buenos Aires, Miguel Tezanos Pinto, y el presidente de la Autoridad del Agua de esa provincia, Pablo Rodríguez.

Sapag comenzó su discurso repasando textualmente los criterios fundacionales de la AIC, entre los que destacó muy especialmente la función de armonizar las acciones de las provincias con la Nación ya que -según indicó- “la administración eficiente de los recursos no puede parcializarse por jurisdicción dado que el concepto de cuenca trasciende los límites políticos establecidos”.

El representante neuquino advirtió que la cuenca abarca una extensión de 124 mil kilómetros cuadrados, y que tan solo el 0,4% ocupa el territorio de la provincia de Buenos Aires, que representa el 4% de la población de esta provincia; mientras que el 99,6% de la cuenca lo ocupan las provincias de Río Negro y Neuquén, y el 96% de la población, que equivale a un millón de habitantes también lo concentran estas dos provincias.

“Buenos Aires se equivoca cuando cree que el agua se puede dividir, la cuenca es una unidad indivisible”, enfatizó Sapag, y destacó que se encuentra amparado en el articulado fundacional que destaca los valores de armonía solidaridad y tolerancia.

Ante los diputados miembros de la Comisión Sapag alertó que “Buenos Aires solicita 201 metros cúbicos cuando el caudal actual del Río Negro es de 400 metros cúbicos, es decir el 50% del caudal, para regar 600 hectáreas fuera de la cuenca, y al servicio de lo que calificó de ‘ideas’ ya que no revisten la condición de proyectos o anteproyectos”.

También hizo mención a la normativa vigente, y en ese sentido destacó la Ley 1.906 de la provincia de Río Negro, mediante la cual se desestimó el trasvase, de la misma manera que los proyectos 11.202 y 11.508 de la Legislatura neuquina, que van en consonancia con la legislación rionegrina.

Por último, Sapag expresó que “los funcionarios bonaerenses deben ser muy prudentes, hay que encarar los problemas con humildad, y no atropellar con los votos y con el poder de una poderosa provincia como Buenos Aires, y el poderoso Gobierno nacional, más cuando se trata de un hecho estructural que impacta sobre temas tan sensibles como el riego, consumos domiciliarios, industriales, y generación de energía renovable. Hay que apelar a la mayor humildad, sensibilidad y tolerancia para encarar la solución”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password