Luenzo propone el autocultivo de cannabis medicinal

A partir del caso de un joven chubutense con epilepsia que irá a juicio, el senador consideró que “hoy el Estado es contradictorio y necesitamos coherencia normativa”.

El senador nacional Alfredo Luenzo presentó un proyecto de ley para autorizar “el uso, autocultivo y posesión de semilla y flores de Cannabis” con “un fin exclusivamente medicinal o terapéutico o de investigación científica”.

La iniciativa surge del reclamo de pacientes que enfrentan complicaciones para recibir el tratamiento y del caso de Francisco, un joven chubutense que padece epilepsia desde los 6 años y producto del autocultivo enfrentará un juicio con una eventual condena de hasta 15 años.

“Hoy estamos en presencia de un Estado contradictorio que te reconoce su uso mediante SEROS (obra social de Chubut), pero que, por el otro, actúa del lado de lo represivo como está pasando en el caso de Francisco. Hay que darle coherencia normativa y entender que al aceite de cannabis hay que verlo en un contexto sanitario”, sostuvo.

El legislador subrayó que “desde que los chubutenses nos han dado esta responsabilidad de representar a la provincia, en esta Cámara hemos militado fuertemente por este derecho que piden los pacientes y sus familias, entendiendo el cannabis medicinal como tratamiento que contribuye a mejorar la salud y sobre todo mejorar la calidad de vida”. “Por eso, vamos a darle una impronta muy fuerte a esta iniciativa”, prometió.

Para Luenzo, “es fundamental que desde el Congreso demos el debate y aprobemos el articulado afectado” por la reglamentación parcial del Poder Ejecutivo a la Ley 27.350 de Cannabis Medicinal ya que “se ha visto afectado el espíritu de la norma y ello ha generado falta de avances significativos, que hoy en día nos relatan las familias”.

“El caso de Francisco no hace más que poner en evidencia la necesidad de reglamentar con urgencia y en forma íntegra esta ley que fue sancionada por el Congreso en 2017. Por ello hemos tomado la decisión de avanzar en un proyecto que retome lo que ha quedado afuera de la promulgación, con el objeto de dar un marco jurídico adecuado que pueda corregir las barreras que se le están presentando a las familias”, añadió.

Entre las complicaciones que se enfrentan por la falta de reglamentación, Luenzo señaló que “se ha excluido al autocultivo, se han olvidado de la importancia de promover la investigación científica como se está haciendo en otros países de la región y se restringió los beneficios de la provisión gratuita exclusivamente a casos de epilepsia refractaria”.

Respecto a esto último, el chubutense señaló además complicaciones en el registro que centraliza ANMAT. “Hoy en día hay solamente 80 personas anotadas. Según nos dicen los familiares, los trámites son engorrosos y solo pueden ingresar aquellos que padecen epilepsia refractaria, la cual representa una mínima parte de las alrededor de 15 tipos de enfermedades que se podrían tratar con cannabis”, detalló.

También remarcó las dificultades en el interior del país “donde deben viajar primero para anotarse y después viajar de nuevo para retirar el producto”. En esa línea, recordó el caso de Micaela, la niña de 13 años que padece el Síndrome de Dravet y que marcó un fuerte precedente en el país: SEROS hizo entrega del aceite de cannabis a su madre tras un reclamo judicial, amparado en la ley provincial 588/2016 que estableció que la obra social provincial debía cubrir el tratamiento con el aceite de cannabis para uso medicinal”.

“Estamos convencidos que esta nueva ley que impulsamos complementa y corrige, y sobre todo deja asentado un mejor ordenamiento donde no dejamos sin apoyo ante eventuales allanamientos policiales a quienes realizan el autocultivo con fin terapéutico y le damos herramientas a las mayorías de la provincia que todavía no han adherido a la ley nacional de cannabis medicinal”, finalizó.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password