Autorizan el emprendimiento inmobiliario en el exalbergue Warnes

Pese al rechazo de los vecinos a esa normativa, la Legislatura porteña aprobó con 34 votos a favor y 23 en contra el convenio que propicia ese tipo de negocio. Los residentes del lugar habían propuesto unificar las parcelas para valorizar el pulmón verde de Chacarita, La Paternal y Agronomía.

Aunque en la audiencia pública los vecinos rechazaron la medida y propusieron una alternativa, la Legislatura porteña sancionó con 34 votos positivos y 23 negativos un convenio entre el Gobierno de la Ciudad y los titulares de domino del ex albergue Warnes -ubicado en la Comuna 15-, los vecinos porteños rechazaron el emprendimiento inmobiliario que se quiere desarrollar en cuatro parcelas de ese lugar y propusieron unificar las mismas para valorizar el pulmón verde de Chacarita, La Paternal y Agronomía.

Dicho acuerdo ya había sido aprobado en primera lectura el 29 de noviembre del año pasado, y plantea modificaciones en una zona residencial para permitir la construcción de basamentos y autoriza una variedad de usos comerciales y otros servicios. Asimismo, contempla la apertura de algunas vías que separen las parcelas del parque y habilita la construcción de subsuelos de estacionamiento, que pueden ocupar la totalidad de las parcelas.

Cabe señalar que se trata de un sector particular del barrio de La Paternal, conformado por las manzanas ubicadas entre las avenidas Warnes, Chorroarín, las vías del Ferrocarril Urquiza, la avenida Del Campo y Garmendia. El barrio se caracteriza por tener casas bajas de no más de 9 metros de altura y de mucha antigüedad, lo cual genera una atmósfera especial y un paisaje que acompaña al entorno de amplios espacios verdes que lo rodean: las facultades de Agronomía y Veterinaria, los jardines del Hogar San Martín, El Albergue Garrigós, el Cementerio de la Chacarita, el Club comunicaciones, el Hospital Alvear y el predio del ex Albergue Warnes. Esto los convierte en el segundo pulmón verde más importante de la Ciudad, después de los bosques de Palermo.

Durante la audiencia pública la miembro de la Junta Comunal N° 15, Camila Febe Rodríguez, criticó la ley por tratarse de “un negociado inmobiliario que no incluye la mirada de los vecinos y es invasivo del espacio público”; al igual que más de una veintena de vecinos que a continuación participaron de la Audiencia defendieron unánimemente la identidad barrial.

Según manifestaron, a pedido del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, y con la colaboración de profesionales expertos, en los últimos tres meses elaboraron una iniciativa para unificar las parcelas privadas valorizando el pulmón verde como entorno ecológico amigable, se proponen la reducción de las alturas y mejoras en las condiciones de uso mediante la implementación de una mesa de consenso y trabajo entre las partes involucradas.

El debate en el recinto

Al inicio, el miembro de la Comisión de Planeamiento Urbano y diputado de Vamos Juntos, Gonzalo Straface, recordó que “en 1950 estos terrenos fueron expropiados a sus titulares para crear el complejo hospitalario más grande de América Latina, comenzó en 1951 pero con la caída del Gobierno en 1955 nunca más se continuó. Luego, fueron ocupados por familias que no tenían donde vivir pero en el 91 se demolió y lo compró la cadena Carrefour”.

“Este convenio intenta remediar y mejorar lo que ya hay, para no repetir malas experiencias de complejos urbanísticos de nuestra Ciudad”, afirmó y se comprometió “a seguir trabajando con los vecinos para poder lograr el mejor complejo”.

Por su parte el legislador de AyL Fernando Vilardo denunció que “estos proyectos solo buscan desarrollar negocios inmobiliarios privados, el Gobierno sigue defendiendo esos intereses y continúa con la venta del espacio público” e insistió en que “hay un proyecto alternativo, impulsado por los vecinos, y lo único que hace es demostrar que las decisiones las toman unos pocos; el proyecto de los vecinos tiene mucha más legitimidad y cuenta con más de 3.500 firmas”.

Además Myriam Bregman (PTS) señaló que “esto no es nada novedoso, una vez más el Gobierno de la Ciudad decide construir torres y los vecinos se oponen a eso, son ellos los que se preocupan realmente por el impacto ambiental que va a tener este proyecto” y advirtió que “están rematando y regalando las tierras públicas, tenemos que organizarnos desde abajo y revertir toda esta situación, tenemos que tirar abajo este nuevo negociado”.

Sobre esa misma línea, el socialista Roy Cortina (PS) consideró que “este proyecto es una aberración, porque pretende transformar un parque público en un parque cerrado, rodeado por un sector de once torres de 17 pisos, esto daña el paisaje urbano e impacta en materia ambiental” y aseguró que desde ese espacio acompañan “la propuesta de los vecinos pero que, lamentablemente, el oficialismo no tuvo en cuenta”.

Mientras que el legislador del GEN Sergio Abrevaya destacó que “el Pro continúa con su lógica de desarrolladores inmobiliarios frente a la necesidad no sólo de espacios verdes, sino de vivienda accesible en la Ciudad” y sentenció que “modifica un histórico convenio del año 1997 para darle más posibilidades a un desarrollador inmobiliario, pero sobre todo no han escuchado a los vecinos, no les interesó lo que les dijeron, no hubo modificación en el texto, las audiencias no sirvieron, y en lugar de armar una mesa de trabajo con los vecinos, se cerraron en esta aprobación que sigue teniendo a toda la oposición en contra”.

Además, el trotskista Gabriel Solano (PO) se refirió a los dichos de Straface al considerar que si desde el oficialismo “no hubiesen querido cortar el dialogo con los vecinos, lo que tendrían que hacer es retirar este proyecto y sentarse a discutir el de los vecinos. ¿Qué sentido tiene sentarse a dialogar si solo van a votar lo que quieren con su mayoría automática?” y denunció que “lo único que les importan son los negocios inmobiliarios, está claro que esta iniciativa no beneficia a los vecinos y tampoco a los trabajadores que no van a poder comprar esas viviendas”.

En ese sentido el kirchnerista Javier Andrade (UC) remarcó que “esto es algo que se repite constantemente, sabemos que el propietario de la tierra tenía una norma para construir torres de 48 metros, pero nos preguntamos ¿Por qué no construyeron nunca si ya tenían la norma que necesitaban?” y destacó que “nosotros entendemos que el objetivo principal de este proyecto es el de mejorar las condiciones para el negocio inmobiliario, no son mejoras para el barrio”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password