Fortaleza sobre ruedas

Por Roberto Nemec El último modelo de la 2500, la pickup grande de la marca americana del carnero (“ram” en inglés) fue lanzada en el país a principio de este…

Por Roberto Nemec

El último modelo de la 2500, la pickup grande de la marca americana del carnero (“ram” en inglés) fue lanzada en el país a principio de este año. Se trata de una versión única, Laramie Heavy Duty,  totalmente renovada y actualizada en cuanto a tecnología.

Pertenece al segmento de las full size, aunque por ser Diesel y por su carácter de “trabajo pesado” está lejos de parecerse a su competidora en nuestro mercado, la Ford F-150, que tiene un destino más ejecutivo, por llamarlo de alguna manera.

Gracias a su origen mexicano es la única de las “gigantes” que no tributa impuesto extrazona y, además, por su carácter utilitario está exenta del  impuesto a los vehículos de lujo y por estar equipada con un motor Diesel su IVA se reduce a la mitad. A pesar de todo esto, su valor de 78.500 dólares que los 55.800 de la Ram 1500, que también está disponible en nuestro mercado, pero con características muy diferentes, entre ellas el motor naftero.

Las dimensiones de esta nueva Ram 2500 son: 6,06 metros de largo, 2,12 de ancho y 2,04 de alto. De esta manera, su figura es superlativamente imponente: frontalmente en la gigantesca parrilla reluce la profusión de elementos cromados, que se suman a los dos trazos horizontales que enmarcan a la toma de aire. Los alargados faros son de forma rectangular, como los de las luces para niebla, ubicados en el complejo paragolpes. En cuanto al capot, presenta dos marcadas molduras, que elevan su parte central.

De costado, se aprecian las llantas de seis rayos que se bifurcan y con ocho tuercas para su sujeción. Los generosos estribos de superficie plana, también cromados. También son cromados los espejos laterales, aunque el modelo probado los tenía en negro por ser un adelanto fuera de serie.

Como detalle original se observan en la parte alta de la caja las tapas de sendos compartimientos, denominados RAM Box que tienen una gran capacidad, ya que van desde la cabina hasta el mismo portón trasero. Éstos son estancos y tienen cerradura, además de luz y en uno de ellos una toma de 110 voltios de corriente alterna.

Sobre el techo, cercano al parabrisas, se presenta una asimetría, ya que del lado del acompañante surge con figura de aleta la antena para la radio. En igual posición, pero del lado del conductor se ubica el dispenser de agua para lavar el cristal. El diseño de la cola es convencional, con el cromo se reitera en el gran logo identificador y en el gran paragolpes que permite en su centro localizar la chapa patente. Los faros traseros son verticales y entremezclan tonos rojos con blancos en diferentes calados. Una muestra del esfuerzo de la marca por alivianar el vehículo y compensar el elevado peso del sobredimensionado chasis es que la tapa está hecha de fibra de carbono. Dicha pieza se baja automáticamente desde adentro o con el control remoto de la llave.

El espacio interior de la 2500 es inmejorable. Además de viajar muy arriba, los ocupantes tienen lugar de sobra en todos los aspectos. Para una adecuada posición de manejo, además de ofrecer butacas anchas y cómodas que se regulan eléctricamente (doble memoria para el conductor) y que se pueden  calefaccionar y refrigerar, el volante se ajusta en altura y profundidad, y para más comodidad la pedalera también se desplaza longitudinalmente de manera eléctrica.

Muestra del gran espacio es, entre otras cosas, la presencia del ancho apoyabrazos entre los asientos delanteros; al levantar la parte superior hace de butaca para un sexto pasajero (de mediana/baja estatura) con cinturón de seguridad lumbar y sin apoyacabeza.

Evidencia clara de su confort y de su tecnología es la gran cantidad de portaobjetos, portavasosy entradas USB, además de tomas de 115 voltios, que permiten conectar, notebooks, tablets y otros equipos que pueden funcionar con ese tipo de corriente alterna.

En el sector trasero la única crítica viene por el lado de que el respaldo es un poco recto, situación de la que no escapa ninguna pick-up del mercado.

Dichas butacas están partidas en un 60/40 y se pueden plegar dejando el piso plano, con una superficie tal, que permite hasta dormirse una siesta acostado.

El motor Diesel es  longitudinal de seis cilindros en línea, 24 válvulas y doble árbol de levas a la cabeza, comandado por cadena. Alimentado por sistema de inyección directa, turbo e intercooler, tiene una cilindrada de 6.690 cm³ y eroga 365 CV a 2.600 rpm con un torque de 104,1 kgm a 1.800 rpm. Esta cifra indica que es la pickup con mayor torque de la Argentina.

La transmisión (conectable a 4×4 con alta y baja) es a través de una caja  automática de seis marchas, las dos superiores con reducción de 0,816 y  0,625 a 1.

El consumo es obviamente muy alto, rindiendo apenas 4,9 km/l sin abusar con el acelerador. La situación mejora bastante a 90 km/h, donde registramos razonables 10,1 km/l, pero a 120 es de escasos 7,2 km/l. La velocidad máxima lograda fue de 165,4 Km/h y la aceleración de 0 a 100, de 8,5 segundos. La prueba de frenado de 100 a 0 Km/h, dio por resultado 43,2 metros para detener los 3.400 kilos, pese al aluminio y la fibra de vidrio en la carrocería, como el capot y el portón.

Más allá de las prestaciones y la comodidad, lo que muchos buscan en estas chatas es la capacidad de carga y sobre todo, la de remolque. Los 1.088 Kilos no dicen demasiado, pero si la capacidad de arrastre de casi ocho toneladas.

El confort de marcha en ciudad es muy bueno gracias a varios factores, en espacial la adopción de resortes para el tres trasero de eje rígido. Pero es muy difícil moverse con ella en el tránsito urbano y más aún estacionar por los seis metros de largo, aunque la dirección hidráulica tenga un excelente desempeño. Conducir este monstruo en caminos desparejos es realmente un placer, aunque en el asfalto hay que tener presente al doblar que se trata de un vehículo alto, pesado y con suspensiones más bien mullidas.

A pesar de su tracción 4×4 y la reductora, no es el vehículo indicado para el off-road, principalmente porque entre el despeje que no es tan marcado (218 mm) y el extenso entre ejes (3.786 mm) es muy propensa a “colgarse” de los voluminosos estribos o en la panza de alguna lomada pronunciada.

El tipo de neumáticos tampoco ayuda demasiado a traccionar en terrenos resbaladizos, como los caminos de barro por donde la exigimos en este test.

El tablero de instrumentos mezcla los clásicos instrumentos analógicos, como velocímetro, cuentavueltas y los más pequeños indicador de nivel de combustible y de temperatura del motor.  En el centro se encuentra la computadora de a bordo, cuyo manejo es bastante intuitivo.

Por otro lado, en el centro de la plancha frontal hay un enorme display de 12 pulgadas de gran definición, que cuenta con infinidad de funciones y muchísima información.

El volante es calefaccionable y también cuenta con una importante cantidad de controles, entre ellos los de velocidad crucero y para disfrutar del audio, que dicho sea de paso, es un exquisito Alpine (Alpain) con una infinidad de parlantes.

Otros destacados del equipamiento son el techo solar, el acceso y encendido “sin llave”, el navegador satelital, el climatizador bizona y la central multimedia Uconnect. También dispone de sensores de presión de neumáticos y luces led interiores, al igual que los faros delanteros y las de circulación diurna, entre otros. La rueda de auxilio es de la misma medida que el resto, pero está calzada sobre una llanta de hierro.

En materia de seguridad lo único que se le puede objetar es la ausencia de asistencias al manejo, como control de velocidad adaptativo o mantenimiento de carril. Pero dispone de seis airbags, control de arranque y descenso en pendientes, control de estabilidad, sistema de control de oscilaciones de remolque y frenos a discos en las cuatro ruedas. También cuenta con una práctiquísima cámara de 360°, que esta unidad de demo no lo incorporaba.

En este sentido, también hay que destacar los sistemas de frenado especial y de estabilidad para que el vehículo arrastre un remolque con toda la seguridad posible.

Con enormes discos en las cuatro ruedas, la capacidad de frenado es asombrosa, más teniendo en cuenta los casi 3.500 kilos que pesa este vehículo. En las pruebas de 100 km/h a 0 el registro fue de 44,6 metros.

El precio de la RAM 2500 es de unos elevados 78.500 dólares, valor que lo justifica su alto nivel de calidad, su probada robustez y otros tantos atributos de una marca con un prestigio bien ganado. La garantía de tres años es ya es escasa, enfrentada a las chatas medianas que llegan hasta cinco.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password