Se postergó el tratamiento del presupuesto

El justicialismo debió resignar hasta la próxima semana su aspiración de sancionar en la Cámara de Diputados el proyecto de presupuesto 2002, debido a la falta de un acuerdo con el radicalismo que condicionó su aprobación a una solución de los fondos coparticipables y de la deuda pública provincial.

Si bien se sucedieron intensas negociaciones durante toda la jornada conducidas por el presidente de la Cámara, Eduardo Camaño, el justicialismo no pudo convencer a sus pares del radicalismo de aprobar el presupuesto, tal como se habían comprometido ante el presidente Eduardo Duhalde, y prefirió esperar una semana más en búsqueda de un acuerdo con los gobernadores de la UCR.

A esto se sumó que el justicialismo no tenía los dos tercios para habilitar el tratamiento sobre tablas, porque no había vencido los siete días hábiles desde la emisión del dictamen, con lo cual no tenía sentido juntar quórum y no poder abrir la discusión de un tema que a su juicio hoy requiere de un alto grado de consenso.

El titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, el justicialista, Jorge Matzkin, aseguró que "no existen problemas con el Presupuesto sino que simultáneamente se están llevando a cabo negociaciones entre el Gobierno y las provincias por la coparticipación y eso dificulta el avance en Diputados".

"Se resolvió tratar en conjunto todas estas cuestiones, razón por la cual el Presupuesto va a verse demorada en su tratamiento", dijo el legislador. Matzkin, como el presidente del bloque del PJ, Humberto Roggero, aseguraron que los representantes peronistas "estaban dispuestos a tratar el Presupuesto".

"El presupuesto es un presupuesto posible en épocas de crisis pero tiene la virtud de ser verdadero y posible", apuntó el titular de la comisión cabecera que otorgó dictamen al proyecto de Presupuesto.

Matzkin dijo que el dictamen de Presupuesto que incluye una veintena de modificaciones respecto a la iniciativa original enviada por el Gobierno, "contiene un financiamiento razonable para el PAMI, una predisposición a mantener el incentivo docente y una modificación para elevar de 500 a 800 el piso para aplicar el descuento del 13 por ciento".

Roggero, por su parte, ratificó la voluntad de su bloque de refrendar el Presupuesto, al que calificó como equilibrado. "Al mezclar el Presupuesto y la coparticipación se hizo imposible su tratamiento", insistió el legislador.

Las negociaciones se abrieron en el Parlamento cuando arribaron, en forma imprevista, los gobernadores radicales Roberto Iglesias, José Luis Lizurume y Pablo Verani, para reunirse con los legisladores de su partido, quienes ya por el mediodía planteaban que si no hay acuerdo con las provincias no habría sesión. Cerca de las 14 se trasladaron al despacho de Camaño y se celebró una nueva reunión, pero esta vez con la presencia también del presidente de la comisión de Presupuesto, Jorge Matzkin, y del secretario de Hacienda, Oscar Lamberto, pero sin poder llegar a acuerdo alguno.

Mientras se sucedían las frustradas tratativas que se extendieron hasta las 19, diputados del ARI y manifestantes de la CTA realizaban una concentración para protestar contra el presupuesto en las adyacencias del Congreso que estaba rodeado de vallas.

Los justicialistas aseguran que el problema estaba centrado en los gobernadores radicales, porque la mayoría de los mandatarios del PJ ya estarían "muy cerca" de lograr un acuerdo con el Gobierno, tanto en cuanto a los fondos coparticipables como por las deudas públicas, según informaron voceros del PJ.

El presidente del bloque del justicialismo, Humberto Roggero, aseguró que el justicialismo "tenía voluntad política" de sancionar el presupuesto, pero lamentó que se haya mezclado la discusión de los fondos coparticipables con las provincias y que esta situación haya derivado en una suspensión de la sesión.

El primero en hacer público el fracaso de la sesión fue el titular de la bancada radical Horacio Pernasetti, al termino de una serie de reuniones que los gobernadores de la Alianza mantuvieron con los legisladores de la UCR y con funcionarios del ministerio de Economía. En esos encuentros, realizados en el segundo piso de la Cámara baja, participaron los gobernadores de San Juan, Alfredo Avelín; de Mendoza, Roberto Iglesias; de Corrientes Ricardo Colombi y de Chubut José Luis Lizurume.

Los mandatarios aliancista pusieron como condición de apoyo al Presupuesto el mantenimiento de la garantía de 1.364 millones de pesos mensuales o la coparticipación de todos los impuestos, incluido el aplicado a los cheques. También demandaron la pesificación uno a uno de las deudas que las provincias mantienen con los bancos locales y para el caso de los compromisos pendientes en el exterior reclamaron la aplicación de condiciones idénticas a las que consiga la Nación.

Mientras todo esto sucedía, fuera del Congreso trabajadores estatales, docentes y diputados opositores se concentraron frente al Congreso para rechazar el proyecto de Presupuesto impulsado por el Gobierno nacional, al que calificaron como "trucho", y advirtieron que su aplicación "provocará una tragedia nacional".

En medio de un fuerte dispositivo policial, los manifestantes rechazaron el proyecto oficial y reclamaron que se rediscutan las partidas que se asignarán para "Educación, Salud y planes asistenciales para los desocupados".

La diputada nacional Marcela Bordenave (ARI) sostuvo que el proyecto oficial es un cronograma de gastos "trucho porque no se sabe ni qué recaudación habrá" este año. "Es un presupuesto que no habla de la reactivación económica, ni le devuelve a los trabajadores (estatales) el 13 por ciento que se les quitó del salario", indicó Bordenave, quien llegó a la protesta junto a su par Ariel Basteiro.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password