Nuevamente el Congreso estuvo sitiado

El Congreso nacional estuvo todo el día de ayer cercado por cientos de ahorristas que se concentraron en los alrededores del palacio legislativo para rechazar el Plan Bonex, y que con el correr de las horas terminaron festejando la renuncia del saliente ministro de Economía Jorge Remes Lenicov.

A su vez, el edificio Anexo de la Cámara de Diputados fue desalojado por la tarde como medida preventiva, para evitar que legisladores y empleados fueran agredidos por manifestantes.

Desde temprano, pequeños grupos de manifestantes comenzaron a congregarse en las calles que rodean al Parlamento, cuyos accesos amanecieron vallados para impedir eventuales desbordes.

El operativo de seguridad, que incluyó una custodia de más de 500 policías en los accesos al edificio deliberativo, había sido intensificado luego de que la noche del lunes cerca de un centenar de ahorristas increpara a los legisladores cuando se retiraron de ese lugar. En ese escenario, dentro del Congreso diputados y senadores de todas las bancadas y funcionarios del Gobierno mantenían numerosas reuniones tendientes a buscar un acuerdo que posibilitara la sanción del proyecto del Ejecutivo.

Los manifestantes golpeaban sus cacerolas y exigían que se deje sin efecto la iniciativa oficial de canjear bonos por depósitos bancarios, provocando un caos de tránsito en la zona porteña de Congreso. Los ahorristas portaban carteles con frases como "devuelvan la plata", y acusaban a los bancos de "chorros".

"Los bonos no tienen garantía y los contratos de plazo fijo los hicimos con los bancos, que son quienes se tienen que sentar a negociar con nosotros", expresó una manifestante.

"Queremos que los legisladores bajen a la calle para explicarnos qué van a hacer, porque nosotros somos parte interesada y el dinero es nuestro", reclamó otro ahorrista, en la esquina de Callao y Rivadavia.

En cuanto al Anexo, pese a que el director de Seguridad del cuerpo, Jorge Fruto, señaló que la evacuación del edificio era "parcial" y destinada sobre todo a que "las mujeres puedan irse a sus casas y no tengan que pasar por la situación que se vivió anoche", lo cierto es que hombres y mujeres estaban siendo desalojados del lugar. De acuerdo con lo consignado por Fruto, la Presidencia de la Cámara dispuso que, como medida preventiva de seguridad, los directores de cada área se quedaran con "la menor cantidad de personal posible" y que dejaran partir a los demás empleados, dando prioridad a las mujeres.

Si bien algunas versiones dieron cuenta de que la decisión de desalojar el edificio Anexo de Diputados respondió a una amenaza de bomba, el director de Seguridad, en diálogo con periodistas, negó absolutamente esa posibilidad.

"No se trata ni de amenaza de bomba ni nada por el estilo, sino que es algo preventivo", señaló.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password