Fue aprobada la ley de Medicamentos Genéricos

La Cámara de Diputados convirtió hoy en ley el proyecto que obliga a prescribir los medicamentos por el nombre de su droga genérica, con el fin de abaratar los precios de los remedios, que han tenido un fuerte incremento en los últimos meses.

La sanción del proyecto contó con un amplio respaldo del justicialismo, el ARI, el radicalismo, Polo Social, Frente para el Cambio, los partidos provinciales, y sólo anunciaron su voto negativo Marta Alarcia y se abstuvieron los legisladores de Autodeterminación y Libertad. La aprobación de esta iniciativa quedó despejada cuando quedó confirmado que la mayoría del justicialismo se expidió por el proyecto del gobierno, y el radicalismo anunció su voto positivo luego de conseguir recibir la promesa de debatir otra iniciativa para establecer controles a la calidad de los génericos.

La ley implica que dentro de los 60 días de sancionada, el Ministerio de Salud deberá elaborar un vademecum que incluirá a los medicamentos genéricos. La norma sancionada exige a los médicos que en toda receta o prescripción se deberá expresar el nombre de la droga, caso contrario, no tendrá validez y se dará por no prescripta.

El nombre del genérico se deberá adjuntar en los envases con la misma dimensión, en prospectos de envases o cualquier documento utilizado por los laboratorios para información médica o promociones.

El ministro de Salud, Ginés González García, gestionó en la bancada oficial la ratificación por ley del decreto en vigencia y por ese motivo fue que asistió a la sesión y siguió detenidamente el debate desde la bandeja que ocupan los asesores oficiales.

El justicialismo había llegado al debate tras fuertes discusiones en su bancada, pero el rechazo al proyecto sólo quedó limitado a la exposición de la presidente de la Comisión de Salud, Marta Alarcia, quien luego se ausentó en la votación del recinto de sesiones.

Ginés González García concurrió al recinto para observar el debate del proyecto de ley, que obliga a los médicos a recetar a sus pacientes el genérico y no la denominación comercial de la droga.

La prescripción de medicamentos genéricos no sólo provocó controversia en el Congreso, sino que generó una fuerte polémica entre el ministro de Salud Ginés González García y los laboratorios medicinales, ya que aplica normas en un mercado que moviliza millones de dolares.

Según cálculos extraoficiales del Ministerio de Salud, con la sanción de esta ley se podría ahorror un 60 por ciento los costos en medicamentos de la población, que representarían una cifra cercana a los 4.000 millones de pesos anuales.

La sanción de la norma, que ya tenía media sanción del Senado, se produjo poco antes de las 2 de la madrugada, y contó con el voto afirmativo de 183 legisladores, dos sufragios en contra y tres abstenciones.

La aprobación del proyecto que había sido impulsado por el Poder Ejecutivo, contó con el aval de los legisladores del justicialismo, del ARI, el radicalismo, el Polo Social, el Frente para el Cambio y las fuerzas provinciales, mientras que se abstuvieron los representantes de Autodeterminación y Libertad.

En el Parlamento, estuvo presente durante la sesión el ministro de Salud, Ginés González García.

El tratamiento del proyecto se inició con la exposición de la diputada menemista Marta Alarcia, quien cuestionó enfáticamente el uso de genéricos por la "ausencia de controles estrictos" que garanticen su calidad.

Argumentó que "deben efectuarse estudios de bioequivalencia entre los medicamentos de marca y los genéricos, que el ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos) no puede hacer estos estudios con sus recursos pero sí con financiación externa".

La tesis de la diputada menemista fue impugnada por el ex ministro de Salud Aldo Neri, actualmente diputado de la bancada radical, quien aseguró que "las leves diferencias entre medicamentos no implican ningún riesgo para la población y no son argumento suficiente para no otorgar la intercambiabilidad que beneficia la economía de la población". Neri defendió su proyecto porque además de proponder al uso de genéricos, "unifica" el control de todo tipo de medicamentos, incluidos los genéricos, en la esfera nacional.­

Neri detalló que es urgente aprobar otra ley complementaria para imponer "controles regulatorios para garantizar la calidad de todos los medicamentos, donde se crea un registro empresas y limita a las farmacias en exclusividad la venta de remedios".

Desde el oficialismo expuso también la duhaldista Silvia Martínez, quien aseguró que esta ley convalidará una política que se está aplicando a nivel nacional y en varias provincias que apunta a que la población pueda comprar los remedios y no quede "cautivo de una sola posibilidad" ante la "distorsión" de precios que hay en el mercado.

"En la actualidad hay diferencias entre los remedios genéricos y de las marcas comerciales" y destacó que si no se aplicaba esta medida "mucha gente en esta brutal crisis económica no optaba por no comprar remedios imprescindibles".

También se pronunciaron a favor de los diputados del ARI Eduardo Macalusse, Alicia Gutiérrez, y Margarita Jarque del Frente Grande.

Daniel Alvarado, presidente de la Confederación Farmacéutica Argentina (Cofa), expresó su acuerdo con la nueva norma, aunque aclaró que "esto soluciona sólo una parte del problema, pues lo que hace falta es una ley de medicamentos que, además de la prescripción, abarque la producción y la comercialización".

"Por lo pronto, esto permitirá a los pacientes tener un mayor control sobre sus gastos en medicamentos, ya que los precios de las mismas drogas pueden variar significativamente entre la presentación de un laboratorio y otro", explicó el titular de Cofa, que agrupa al 90 por ciento de las farmacias argentinas.

Por su parte, Sandra González, presidenta de la Asociación de Consumidores y Usuarios Argentinos (Adecua), criticó que "en este país siempre se hacen las cosas al revés. Primero se obliga a recetar por genéricos sin antes garantizar la calidad de lo que se ofrecerá en las farmacias".

"Nosotros exigimos precio y calidad. Pretendemos darle mayor poder a la Anmat, que el Estado pueda garantizar lo que se le vende a la gente", especificó González.

Sin embargo, Jorge Ochoa, presidente de la Federación Médica de Buenos Aires (Femeba), salió al cruce de las dudas sembradas sobre la futura calidad de los medicamentos: "Las críticas son sólo para embarrar la cancha. La ley es sobre prescripción de genéricos, la producción es otro tema".

Jorge Dall' Aglio, presidente del Foro de la Seguridad Social Argentina, una entidad de origen gremial que se ocupa de generar herramientas para la gestión de las obras social sindicales, criticó en cambio al gobierno por presentar a la política de genéricos "con la pretensión de que ésta atiende a la emergencia sanitaria que padecemos".

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password