El Senado aprobó acuerdo entre el Gobierno y Aguas Argentinas

El Senado aprobó y giró de inmediato a la Cámara de Diputados el acuerdo transitorio firmado entre el Gobierno y la concesionaria Aguas Argentinas, en el cual la compañía se compromete a no aumentar tarifas a cambio de retener la concesión.

El convenio, que vence a fin de año, obtuvo el apoyo del bloque justicialista -con algunas disidencias- y el rechazo de todos los bloques opositores: la UCR, los partidos de centro izquierda y el Interbloque Federal de partidos provinciales. Se prevé que el acuerdo reciba una casi inmediata aprobación en Diputados, luego de que el Senado aprobó el acuerdo por 35 votos a favor, 18 en contra y la única abstención de la legisladora Sonia Escudero (PJ-Salta).

Pese a algunas diferencias internas, el mayoritario bloque justicialista se encolumnó para imponerse en la votación por 35 a 18. En contra lo hicieron el radicalismo y senadores de partidos de representación minoritaria.

La senadora bonaerense Mabel Muller (PJ-Buenos Aires) intentó realizar algunos agregados al dictamen de la Comisión Bicameral parlamentaria de Seguimiento de las Facultades Delegadas al Poder Ejecutivo Nacional; pero las propuestas no fueron aceptadas por el resto de la Cámara. La legisladora sugirió que el acuerdo definitivo debería contemplar la renuncia de parte de la concesionaria a sus reclamos judiciales, administrativos y/o arbitrales, promover un modelo de regulación de la deuda de la empresa para impedir excesos que no estén asociados a inversiones eficientes y eliminar el "Management FEE en el futuro contrato".

Esta aprobación, que se debe completar en la Cámara baja, le permitirá al gobierno tener un respaldo a su accionar en las renegociaciones de las concesiones con las empresas públicas, dado que la ley establece que se cae ese convenio si existe un expreso rechazo del Parlamento en un plazo de 60 días.

En defensa del acuerdo, la senadora santacruceña Cristina Fernández de Kirchner señaló, en referencia a la renegociación, que "la situación no es fácil" y que los senadores han "sufrido muchas presiones para aumentar las tarifas". Hubo muchos embates, incluso internos, y hasta institucionales, para que aumentáramos las tarifas", remarcó la senadora, al tiempo que recordó que "cuando este parlamento tuvo que defender derecho de usuarios y consumidores estuvo ausente". A continuación expresó que "renegociar significa una gran dificultad por los intereses que hay en juego" y que el objetivo del acuerdo "era poder reestablecer el plan de inversiones y de obras".

En clara alusión a los cuestionamientos de la duhaldista Muller recordó que durante la presidencia de Eduardo Duhalde "se aumentaron las tarifas"; aunque después este aumento fue suspendido por la Justicia.

En nombre del radicalismo, el presidente de la comisión bicameral, Ernesto Sanz (Mendoza) dijo que su bloque rechazó el acuerdo porque el gobierno lo hizo como "salvataje a una empresa de servicios públicos en default".

"Puede entenderse esta necesidad de salvar a la empresa por la complejidad de la red de servicio que cubre; pero de allí a aceptar esto, a consentir términos de la renegociación, hay un largo trecho", consideró.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password