Frenaron los impuestos que impulsaba Solá

Finalmente la Legislatura bonaerense no trató la iniciativa para aplicar una mayor presión impositiva sobre sectores con mayor patrimonio por considerarla inconstitucional.

El freno al deseo del Ejecutivo bonaerense de aplicar el impuesto a la riqueza y los activos financieros chocó con la negativa del Senado provincial, que no trató las iniciativas que habían sido aprobadas la noche anterior en la Cámara baja. La iniciativa pretendía crear también una nueva alícuota para aumentar el Inmobiliario y la Patente a quienes tuvieran un patrimonio superior a los 500 mil pesos.

Radicales y peronistas, con su negativa ante la convicción de que el proyecto era inconstitucional, motivaron la derrota del gobierno de Solá, quien tendrá que aguardar por lo menos hasta mediados de febrero, cuando el Senado vuelva a reunirse en sesiones extraordinarias, ya que entró en receso.

La decisión legislativa supone un fuerte revés para el gobierno provincial, que pretendía que dos de los nuevos tributos comenzaran a percibirse desde enero.

Solá impulsaba la creación de un “impuesto provincial a la riqueza” que entraría en vigencia a partir de 2010 y desde enero próximo, la aplicación de alícuotas adicionales sobre el Inmobiliario Urbano y Automotores (Patentes) para todos aquellos contribuyentes con patrimonios superiores a los 500 mil pesos.

También estaba previsto el cobro de un gravamen “a los activos financieros”. Sin embargo, ese piso de 500 mil pesos fue elevado por los diputados a 700 mil pesos.

El cambio fue una imposición de los legisladores del radicalismo, que de esa manera aportaron los votos necesarios para que pudiera sancionarse el proyecto en la Cámara baja.

La aprobación de los nuevos impuestos, en especial el de la riqueza, estuvo a punto de fracasar, ya que el oficialista Frente para la Victoria no contaba con el número necesario por diversas disidencias internas.

Por esa causa, el FpV se vio obligado a negociar con la UCR que terminó imponiendo la elevación del piso de 500 a 700 mil pesos, de forma que los tributos alcanzarían a un número menor de contribuyentes.

Pero además, el radicalismo logró que el 50 por ciento de la recaudación por el impuesto a la riqueza vaya a parar a las arcas municipales. Sin embargo, cuando el tema llegó al Senado, radicales y peronistas no prestaron los dos tercios para habilitar el tratamiento, de modo que los polémicos proyectos quedaron para febrero.

La decisión de aplicar el nuevo impuesto provincial a la riqueza recién a partir del 2010 tiene que ver con que ese tributo (al patrimonio) ya es actualmente cobrado por el Gobierno nacional.

Lo hace a través de un gravamen -a los Bienes Personales- cuya vigencia está prevista hasta diciembre de 2009, por lo que si se cobrara ya el nuevo impuesto provincial que el gobierno bonaerense quiere crear ahora, se estaría practicando una doble imposición. Pero además, la Provincia se proponía cobrar “nuevos conceptos” ya a partir de enero, siempre a los contribuyentes cuyos patrimonios (inmuebles, automotores y activos financieros) superaran los 700 mil pesos.

A ellos les aplicaría en los impuestos Inmobiliario Urbano y Automotores una especie de “sobrealícuota” que oscilar entre el 0,50 por ciento y el 1 por ciento según una escala prevista para los montos de los patrimonios, según NA.

Para tomar en cuenta los valores de los inmuebles (a los efectos de calcular la “riqueza” de cada contribuyente, así como el monto sobre el que se aplicar la alícuota adicional), el gobierno bonaerense aplicar un revalúo realizado en el 2005 que permitir a acercar los valores fiscales a los de mercado. Por otra parte, ese segmento de contribuyentes debería pagar un nuevo impuesto provincial: a los activos financieros.

En este caso, la Cámara de Diputados estableció que quien tenga depósitos hasta 20.000 pesos, no pagar este tributo. Según el proyecto oficial, se aplicará sobre los activos de ese tipo no alcanzados por Bienes Personales, esto es, sobre plazos fijos, cuentas de ahorro, acciones y títulos públicos, así como los depósitos en el exterior, que sí están gravados por Bienes Personales. Pero, los nuevos tributos quedaron para seguir discutiéndose en febrero, de manera que el gobernador Sol no los podrá aplicar, como era su intención, desde el primer mes de 2007.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password