Por qué Cristina garantiza la profundización del cambio

Por Roberto Costa

Al hacer mi análisis, como diputado nacional de la UCR sobre la candidatura a presidente de la senadora Cristina Fernández, no pude evitar un repaso de estos últimos cuatro años de gestión del Presidente Kirchner. En esta ocasión, las elecciones no cuentan con el escenario de crisis económicas o liderazgos agotados, que hagan temer por la salud del gobierno que finaliza su período o cualquier otra debacle que los últimos tiempos del país nos han mostrado de la forma más angustiante y descarnada. Por lo contrario, a las tasas de crecimiento económico se las denomina “chinas” por obvia alusión a las que ostenta el gigante asiático; el Presidente en ejercicio posee el más alto porcentaje de imagen positiva que puede ostentar un político en la actualidad (impensado para un mandatario que finaliza su período), seguido a corta distancia por la Senadora Cristina Fernández. El Proyecto Político esbozado por el gobierno, lejos de agotarse, muestra signos de consolidación que trasciende a los adherentes de extracción justicialista y se proyecta sobre dirigentes de distintos orígenes (radicales, socialistas, integrantes del ARI, etc).

Queda en claro entonces que la situación es atípica para el país, tanto para el gobierno y como para la oposición. No se ha buscado a un candidato salvador para pasar las elecciones, el candidato del oficialismo no se encuentra obligado en muchos años a sembrar el miedo para intentar ganar, la oposición no puede prevalecerse de ninguna crisis para hacer campaña. Me pregunto entonces, si no ha llegado la hora de hacer propicia la presente campaña electoral para exponer ideas y confrontarlas en este escenario inédito para el país. En ese caso: ¿cuál es la propuesta del oficialismo y cuál la de los integrantes de la Concertación Plural?

El acto de lanzamiento de la candidatura de la Senadora, nos ha dado las primeras pautas. La actual administración es una transición que está viviendo sus últimos días; avanzamos hacia un Gobierno que tiene como metas mejorar la calidad institucional de la Nación (tan golpeada por las recurrentes crisis económicas y políticas); proponer y desarrollar Políticas de Estado que permitan la gestación de un modelo de desarrollo e inclusión social; con la participación de empresarios, “inteligentes y que sepan contar”, con mirada a largo plazo y representantes gremiales capaces de defender los derechos de los trabajadores sin afectar las fuentes de trabajo.

Nadie puede negar que este Gobierno ha mejorado sustancialmente las condiciones del país y la calidad de vida de los argentinos, mal haríamos pues en interrumpir una vez más este proceso en lugar de consolidar lo positivo y profundizar cambios políticos e institucionales que permitan afianzar un nuevo modelo de país.

Coincidiendo con la candidata a Presidente, es bueno recordar que el primer modelo fue ideado recién en 1880 del que se rescata únicamente la idea de concebirlo, no así sus objetivos políticos y económicos; fue necesario esperar a la conformación del primer gobierno radical para romper con la hegemonía de unos pocos e incorporar a los sectores medios a la vida política, proceso que fue completado con la participación de sectores obreros y campesinos durante el primer gobierno peronista y luego llegar al modelo desarrollista para estar frente a la idea de instalar un proyecto de país con sesgo industrialista, que tuviera como meta el despertar las potencialidades humanas y económicas y que considerase al crecimiento, al desarrollo y a la movilidad social ascendente como los verdaderos ejes que consolidan una Nación.

Estamos frente a una oportunidad histórica, el Presidente que culmina su ciclo no se encuentra agobiado por el Poder, la candidata oficialista tiene méritos propios que exhibir y hasta una cuestión de género que espera su reivindicación en el ejercicio de la más alta magistratura del país. Por ello, en mi condición de militante del campo popular estoy totalmente convencido que apoyando a la formula Cristina – Cobos, estoy en el lugar que debo estar.

Como integrante de la Concertación Plural trabajaré para que esta realidad se profundice y consolide en el tiempo. Invito a mis conciudadanos a despojarnos de antiguas estructuras mentales para ser partícipes de los cambios que el momento histórico nos plantea participando de este proyecto que ya muestra su realidad, mejorarlo y profundizarlo, uniendo nuestras fuerzas para el bien de todos los argentinos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password