Números por el piso

Un año de fuertes caída del Produto Bruto Interno, del consumo y del empleo

La economía de 2009 se caracterizó por un fuerte descenso de los niveles de actividad, de consumo y de empleo, para cerrar con una caída del Producto Bruto Interno del orden del 3 al 4%, en tanto que para el próximo año se anticipa una recuperación superior al 3% y un mayor nivel inflacionario, que se podría ubicar entre 17 y 20%.

Durante 2009, la economía recibió todo el golpe de efecto de la crisis internacional, con lo cual hubo un caída del 15 al 20 por ciento en las exportaciones, una recaudación impositiva que aumentó tan sólo el 12 al 13 por ciento, con un nivel del gasto público que creció anualmente más del 30 por ciento y con un superávit primario que no llegó al 1,5 por ciento del PBI.

Justamente, este año será recordado como el que marcó un punto de inflexión en el balance de las cuentas públicas bajo la gestión kirchnerista.

Un año en el que hubo medidas sumamente polémicas, como la estatización de Aerolíneas Argentinas o lo último que se resolvió, la utilización de las reservas monetarias de libre disponibilidad para pasarlos a Tesorería.

Un 2009 donde a partir de mitad de año se generó una mayor expectativa, por la designación de Amado Boudou como ministro de Economía en reemplazo de Carlos Fernández. Y dentro de este contexto, los números del año no fueron muy alentadores, aunque se logró mantener relativamente estable el funcionamiento de la economía del país.

En los primeros números que comienzan a elaborarse, se considera que la actividad económica en 2009 va a mostrar un descenso del orden del 2 al 4 por ciento. Paralelamente, el desempleo se considera que culminará en torno al 8 por ciento, la inflación real en un banda del 15 al 17 por ciento y una caída de la inversión en torno al 14 por ciento.

En el medio, quedaron muchas cuestiones en el tintero sin poder concretarse o que el Gobierno nacional no supo realizarlas. Tal el tema del INDEC, donde se formularon anuncios con bombos y platillos y finalmente quedó todo en la nada.

Como también el anhelo de volver a los mercados de capitales antes de que finalice el año, como tampoco hubo avances en las negociaciones con el Club de París y con el FMI y una relación cada vez más complicada con las entidades agropecuarias.

Sobre el nivel de actividad, Orlando Ferreres consideró que se empezó a observar hacia fin de año una mejora en la economía, que se tradujo en un repunte del 0,6% en forma interanual. “Consideramos que el sector agropecuario lideraría la recuperación tras haber sido uno de los más afectados, tanto por la crisis internacional como por factores climáticos”, señaló.

Por su parte, el ex secretario de Hacienda, Manuel Solanet, resaltó que “fue un año duro, muy malo, con diversos problemas a nivel de actividad, de empleo, a nivel fiscal” y estimó que el PBI caerá entre 4 y 5%.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password