La grandeza de un pueblo

Por Mario Fiad

En este mes de agosto, los jujeños celebramos con indiscutible orgullo, el Bicentenario del Éxodo Jujeño, una gesta heroica que puso de relieve el sacrificio y la abnegación del pueblo jujeño que jugó un rol esencial en la lucha por la libertad.

El 23 de agosto de 1812, bajo las ordenes del Gral Manuel Belgrano, el pueblo jujeño abandonó sus hogares, sus pertenencias, su estilo de vida , y quemó todo aquello que pudiera contribuir a la subsistencia del enemigo invasor, marchando con el ejército hacia Tucumán.

Jujuy, por su ubicación en el portal norte de la Patria, era el paso obligado para el ejército realista. De esta manera, el Grl. Belgrano con su acción estratégica y la colaboración plena de los jujeños, pudo neutralizar la superioridad numérica del enemigo, preparándole un escenario de devastación, que le impidió su reabastecimiento y minó sus fuerzas, determinando su derrota en la Batalla de Tucumán.

Este no fue el único aporte de nuestra provincia a las luchas por la independencia. Fueron recurrentes los episodios en los que Jujuy fue devastado por batallas que fueron abonando el camino hacia la libertad, pero quizás el Éxodo Jujeño fue el mas emblemático de todas porque evidenció una voluntad inquebrantable de anteponer los intereses de la Patria por sobre cualquier otro.

El valor de este acontecimiento histórico, trasciende los tiempos, para mostrar lo que puede lograrse cuando un pueblo siente un vínculo de pertenencia con su Patria, que es capaz de grandes sacrificios como sucedió en este caso.

Una meta común tuvo la fuerza de unir los espíritus y superar las barreras de las diferencias para encolumnar a todo un pueblo en las acciones necesarias para su logro.

Los argentinos de hoy, tendríamos que dejar crecer en nosotros esa cimiente de nuestros antepasados que no solo nos dejaron una Patria libre, sino el testimonio de las virtudes que es necesario cultivar para alcanzarla y consolidarla.

Fundamental en la arquitectura de una Nación, es la unión de su pueblo, algo que en este momento esta mostrando su escasez. En la Argentina del Siglo 21, nos está faltando la conciencia de pertenencia a una Patria para la que todos somos importantes, y en la que todos estamos destinados a cumplir un rol esencial en su fortalecimiento como estado de derecho que garantice la calidad de vida y el bienestar de todos sus habitantes.

Hoy, los desafíos que se nos presentan son otros. Nuestra condición de Nación independiente no está amenazada, pero si lo están los derechos de muchos argentinos que padecen necesidades, como producto de una Argentina desigual con una clara brecha determinada por su extensa geografía y la falta de acciones eficaces para fortalecer el federalismo y apuntalar a las provincias periféricas que están postergadas.

El Bicentenario del Éxodo Jujeño nos interpela fuertemente sobre lo que estamos haciendo para integrarnos como Nación, sobre lo que estamos haciendo para superar las barreras estériles de las diferencias irreductibles, sobre lo que estamos haciendo para construir un país solidario en el que las distancias de los grandes centros urbanos, no sean el condicionamiento de los derechos que garantiza la Constitución Nacional, y finalmente, sobre lo que estamos haciendo para unirnos con grandeza en un proyecto de país solidario.

El Éxodo Jujeño tiene que ser, sin dudas, una lección aprendida de grandeza y patriotismo, es lo menos que le debemos al pueblo que cimentó con su sangre la construcción de esta Patria.

Mario Fiad es diputado nacional del radicalismo jujeño

Lost Password