Fue clausurado el despacho de Máximo Kirchner y el FpV acusa a Monzó

La oficina 340, del tercer piso del Palacio Legislativo, apareció este jueves con una faja y cambiada su cerradura. La Presidencia afirma que procederá a distribuir los espacios físicos, pero esa oficina ya figuraba como perteneciente al diputado nacional.

Un verdadero revuelo se desató este jueves en el tercer piso del Palacio Legislativo, en el marco de la ya clásica disputa por el reparto de despachos cada vez que se produce una renovación parlamentaria.

En esa distribución de oficinas, el diputado nacional Máximo Kirchner había heredado la número 340, que correspondía al exlegislador peronista José María Díaz Bancalari, pero la puerta apareció fajada este jueves y cambiada su cerradura.

El bloque Frente para la Victoria, que desde 2007 habita el tercer piso, acusó directamente al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, de “usurpar” la oficina de Kirchner.

“Ingresaron de forma ilegal a la oficina de Máximo Kirchner. El presidente de la Cámara ordenó cambiar la cerradura y colocar una faja de clausura, prohibiendo el ingreso de empleados del legislador nacional”, denunció el kirchnerismo en un comunicado.

También advirtió que “además de no dejar ingresar a los empleados de Máximo, Monzó impide que se retire material de trabajo de los empleados del legislador”.

El titular de la Cámara baja se amparó en una resolución firmada este jueves, la 40/16, que establece que “la ocupación actual de las oficinas, despachos y demás espacios físicos (…) reviste carácter transitorio hasta tanto se resuelva su asignación”.

En el artículo segundo, indica que “previo a la inauguración del 134° período de sesiones ordinarias, y previa evaluación por parte de la Secretaría General de la Presidencia, se procederá a la distribución y adjudicación de espacios físicos por intermedio de la Secretaría Administrativa”.

Lo cierto es que la oficina 340 figuraba como adjudicada adjudicada al hijo de la expresidenta de la Nación, según lo indica el propio sistema online interno al que acceden los empleados la Cámara baja.

“Eso no tiene validez administrativa legal”, retrucaron fuentes de la Presidencia ante parlamentario.com, y aseguraron que “el presidente puede disponer de todos los bienes de la Cámara”.

Según confiaron, “la idea de Monzó es dar prioridad a las autoridades de la Cámara” para ocupar ese despacho, “el único que estaba libre” en el Palacio Legislativo.

Quienes podrían quedarse finalmente con la pretendida oficina son el vicepresidente primero del Cuerpo, José Luis Gioja, o el tercero, Felipe Solá (Frente Renovador).

Mientras tanto, desde La Cámpora indicaron a este medio que el bloque va a presentar un escrito ante las autoridades de la Cámara para reclamar por lo sucedido.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password