Radicales bonaerenses intranquilos en Cambiemos

A través de un duro comunicado, el Comité que preside Ricardo Alfonsín expresó sus cuestionamientos a la apertura a dirigentes del justicialismo.

Hace un tiempo que el presidente del Comité Provincia de la UCR, Ricardo Alfonsín, viene permitiéndose deslizar ciertas críticas hacia el seno del gobierno de Cambiemos. Días pasados la emprendió, cual encendido opositor, contra el blanco preferido que representa en el gobierno el ministro de Energía, Juan José Aranguren, quejándose porque el funcionario no haya consultado a su partido sobre los aumentos de las tarifas de servicios públicos. Sostuvo que Aranguren “no ha tenido experiencia en la gestión”, que “ha quedado debilitado”, y remató diciendo que “en la UCR tenemos técnicos más importantes”.

La siguió tras el desfile por el Día de la Independencia, cuestionando la presencia de Aldo Rico en el desfile. Más allá de que la de Defensa sea una de las carteras que maneja un radical, consideró “inexplicable” que el excarapintada hubiera participado del cierre de los festejos por el Bicentenario.

No es el único radical que se ha permitido los últimos días exteriorizar sus críticas hacia el gobierno que integran, pero no con la participación que quisieran. Pero en el caso del titular del Comité Provincia de la UCR está claro que la inquietud obedece a la provincia de Buenos Aires, donde no dejan de reprochar los coqueteos del PRO con sectores peronistas. Lo cierto es que ayer dejaron de lado las quejas silenciosas, pasando a la ofensiva con un durísimo comunicado en el que aclaran que si bien no se oponen a “la incorporación de fuerzas sociales o políticas al frente Cambiemos”, las mismas “deben satisfacer elementales consideraciones de forma y fondo”.

“Preocupa el hecho de que el PRO tome decisiones que afectan la composición de Cambiemos de manera inconsulta y sin la debida participación del resto de las fuerzas”, expresa el comunicado del Comité Radical.

El malestar remite a la incorporación de dirigentes peronistas, intendentes incluidos, que vienen sucediéndose en las últimas semanas con el aval de la gobernadora María Eugenia Vidal.

Según pudo saberse, los radicales buscan además que el gobierno bonaerense habilite una “mesa de diálogo” para la toma de decisiones de gestión, tras reconocer “diferencias” respecto de medidas puntuales como el mecanismo de suba de tarifas en los servicios públicos, el desplazamiento del ministro Jorge Elustondo y el aceramiento al intendente de José C. Paz, Mario Ishii.

El radicalismo provincial advirtió que “la primera condición p ara afianzar Cambiemos tiene que ver con la necesidad de asegurar un trato considerado y respetuoso entre sus integrantes”. Por tal motivo reclaman que las incorporaciones que vayan a consumarse “se apoyen y funden en valores como los que explican el nacimiento de Cambiemos: la defensa de las ideas y los principios asociados a una ética republicana de la política”.

El texto concluye advirtiendo que “la idea de la gobernabilidad de ninguna manera puede justificar la omisión de consideraciones como las aludidas. Una actitud semejante terminaría debilitando la confianza de la sociedad en Cambiemos, y a la postre, la misma gobernabilidad”. Veremos cómo reacciona la gobernadora.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password