Senador afirmó que la paridad de género es “corporativa” y tiene “olor fascista”

Para el cordobés oficialista Ernesto Martínez, la norma “no resuelve ningún problema de la mujer” y es “denigratoria” para las mujeres.

El senador nacional Ernesto Martínez justificó su voto contrario a la paridad de género, la semana pasada, afirmando que las leyes de cupo “deben imponerse cuando existe segregación en determinado sector”. Y no es lo que sucede en la actualidad en la Argentina, dijo, donde recordó que tuvimos ocho años una presidenta, y en la actualidad “hay una vicepresidenta y cinco gobernadoras, el 36% de Diputados y el 44% del Senado son mujeres”.

“¿De qué discriminación me hablan?”, se preguntó. Entrevistado por Clarín, el senador cordobés insistió en que “la desigualdad de hecho no existe” y consideró que el requisito para acceder a cargos públicos “debe ser la idoneidad”.

Así las cosas, interpretó que “este tipo de proyectos son transversales y no tienen un cuerpo de idea atrás. No resuelve ningún problema de la mujer esta ampliación de cupo”. Por el contrario, dijo que “es denigratoria para las mujeres que consideran que ingresaron porque son valiosas”.

En ese contexto, consideró que “la paridad de género es una ley corporativa que tiene olor fascista”.

Tras afirmar que había otros senadores y senadores que estaban en contra, pero salvo Federico Pinedo ninguno se expresó en ese sentido, Martínez señaló que además le molestó “muchísimo” que el tratamiento del proyecto “se mezclara con un reclamo doloroso como el de los femicidios”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password