Argentina tiene una presión tributaria superior al promedio latinoamericano

Así lo expresaron los funcionarios que asistieron a la Comisión Bicameral que estudia el tema la discusión de las modificaciones que deberá impulsar el Parlamento.

El secretario de Política Económica del Ministerio de Hacienda, Sebastián Galiani, y el subsecretario de Ingresos Públicos, Andrés Edelstein, presentaron en el Congreso un nuevo informe sobre el proyecto de reforma tributaria que impulsa el Poder Ejecutivo.

Fue en el marco de una nueva reunión de la Comisión Bicameral de Reforma Tributaria que preside Luciano Laspina, en la que los funcionarios detallaron las características de la presión impositiva argentina en términos comparados con la región y el mundo. Asimismo destacaron los ejes del proyecto oficial, fijándose los principios básicos que estarán en la base de la reforma.

Los mismos consisten en fortalecer la equidad de la presión tributaria, profundizar su progresividad, simplificar su estructura y administración, fortalecer la complementariedad y coordinación federal, y propender al establecimiento gradual de la reforma.

Según puntualizaron los funcionarios de Hacienda, se buscará con la reforma reducir exenciones y distorsiones, actuar frente a la evasión fiscal, incentivar la formalización de la economía, reducir tratamientos diferenciales y revisar tributos ineficientes.

Según informó Edelstein, la presión impositiva en Argentina se encuentra actualmente en torno a un 32%, por encima del promedio latinoamericano, que se ubica en un 22,8%.

La Argentina también presenta una carga impositiva superior a la región en cuanto a impuestos tales como las retenciones a la renta y a la seguridad social. En términos de impuestos al consumo como el 21% del IVA, el país marcha claramente a la cabeza.

Por su parte, Sebastián Galiani garantizó el objetivo oficial de “bajar la presión impositiva gradualmente”, y destacó que este objetivo debe compatibilizarse con un “mejor manejo del gasto público”.

Respecto del IVA, puntualilzó que si bien no es un impuesto progresivo, tampoco tiene un efecto “distorsivo” cuando actúa en “economías abiertas” porque se aplica sobre productos que no se pueden sustituir.

Al comparar experiencias de reformas tributarias recientes en países de la región, detalló las realizadas en 2006 en Uruguay y en 2’14 en Chile.

Participaron, además de Luciano Laspina, los senadores peronistas Juan Manuel Abal Medina y Walter Barrionuevo, y los diputados Nicolás Massot (Pro), el massista Marco Lavagna, la socialista Alicia Ciciliani, el justicialista pampeano Sergio Ziliotto y el radical misionero Luis Pastori.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password