Pañuelos verdes, homenajes y el show de Carrió en la Asamblea Legislativa

El presidente habló 40 minutos ante diputados y senadores. Leyó el discurso, pero improvisó al final. Fue aplaudido 27 veces. Cristina y Menem fueron los grandes ausentes. Los detalles de la apertura de sesiones.

Por Carolina Ramos

Bancas verdes. Diputados de distintos bloques cumplieron lo que se rumoreaba en los últimos días y acudieron al recinto con los pañuelos verdes de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Quien se encargó de repartirlos entre las bancas del kirchnerismo fue Mayra Mendoza. También los diputados de izquierda lucieron el pañuelo, y hasta un integrante del oficialismo: el radical Fabio Quetglas fue el único que adhirió a la movida.

Elisa Carrió, en su salsa. La líder de la Coalición Cívica fue de las últimas en llegar. Lució un vistoso vestido estampado con flores y rayas de tonos negros, azules y rosados. Al entrar al recinto, se trenzó en un exagerado abrazo con su colega de bancada, Héctor “Toty” Flores. Minutos más tarde, se cruzó en un pasillo con Martín Lousteau, quien le dedicó risas incómodas tras un breve diálogo. Por si fuera poco, la diputada integró la comitiva que recibió a Macri en el ingreso al Palacio Legislativo, y le dio la bienvenida con un saludo marcial. Se mantuvo dispersa durante todo el discurso y charló con su par Alicia Terada, sentada a su lado.

Aplausos. Macri fue aplaudido en 27 oportunidades. La primera vez fue cuando, antes de empezar el discurso, rindió homenaje a los 44 tripulantes del ARA San Juan. Los diputados de Cambiemos fueron los primeros en ponerse de pie, y luego fueron imitados por el resto de las bancadas. Uno de los aplausos más efusivos se produjo cuando el presidente hizo alusión a la paritaria docente: “No podemos acordarnos de la educación sólo en el momento de las paritarias”, dijo.

Presentes y ausentes. Macri fue escuchado por su Gabinete en pleno -a excepción del ministro Jorge Triaca, quien se encuentra en Europa- y los gobernadores María Eugenia Vidal (Buenos Aires), Horacio Rodríguez Larreta (Capital Federal), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Uñac (San Juan), Gerardo Morales (Jujuy), Juan Manuel Urtubey (Salta) y Mariano Arcioni (Chubut). También asistieron a la Asamblea Legislativa los cinco ministros de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti -el presidente fue el último en llegar-, Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Elena Highton. Al lado de Lorenzetti se ubicó Eduardo Duhalde, invitado en calidad de expresidente, quien charló largo y tendido con el diputado macrista Pablo Tonelli. En uno de los palcos se vio a Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción. Hubo dos grandes ausencias: la de los senadores Cristina Kirchner -se encuentra en Santa Cruz- y Carlos Menem.

El tridente de la primera fila. Frente a la mesa de los taquígrafos se ubicaron tres “pesos pesado” del Senado: el jefe del bloque Justicialista, Miguel Pichetto, su par Rodolfo Urtubey y el puntano Adolfo Rodríguez Saá. Desde esa ubicación, los tres se mantuvieron inmutables ante el discurso, que escucharon con mucha atención. También se mostró muy concentrado el jefe del interbloque de diputados de Cambiemos, Mario Negri, quien tomó apuntes del mensaje presidencial.

El mal trago de José Luis Gioja. El diputado y titular del PJ tuvo inconvenientes para entrar al Congreso. Según reveló, el retén policial de Sarandí y Rivadavia no le permitía el paso, y el “Flaco” hasta amenazó con saltar el vallado. El inconveniente se solucionó cuando un oficial lo identificó y lo dejó cruzar.

Minuto de silencio. La bandera se izó a media asta por la muerte del diputado Héctor “Pirincho” Roquel, exintendente de Río Gallegos. También hubo un minuto de silencio en su memoria, y Negri le dedicó un sentido homenaje.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password