Un homenaje a Alfonsín derivó en un llamado opositor a los radicales

Al hablar en el recinto, José Ignacio de Mendiguren les advirtió a los socios de Cambiemos que “han elegido otro camino” y los llamó a tomar el ejemplo del exmandatario.

En la primera sesión ordinaria del año se le rindió un homenaje a Raúl Alfonsín, al cumplirse el pasado 31 de marzo 10 años de su fallecimiento. Habló en nombre del radicalismo el diputado Facundo Suárez Lastra, que llegó a estar muy cerca del extinto exmandatario, y destacó de Alfonsín que “cuando miles de jóvenes sostenían que la violencia era el camino, nosotros acompañamos el mensaje (de paz) de Alfonsín”.

Destacó Suárez Lastra que Alfonsín valoraba “la importancia de la paz en todos los planos”, como así también su papel durante los tiempos de la dictadura. Y llegó así a recordar los episodios de Semana Santa, y su famosa frase del “Felices Pascuas, la casa está en orden”, pero remarcó una línea que seguía tras la misma y que a su juicio fue silenciada. La frase que completaba sus dichos era “…Y no hubo derramamiento de sangre entre los argentinos”. Por eso Suárez Lastra considera esa la “hora más gloriosa” de Alfonsín, “la que lo pone en su cabal dimensión humana”.

Varios legisladores de todas las bancadas hablaron luego, como Mirta Pastoriza, Eduardo Amadeo, José Luis Gioja, Elisa Carrió y Felipe Solá, entre muchos otros. Y entre ellos José Ignacio de Mendiguren, que lo definió como “uno de los estadistas más grandes de nuestra historia”.

En su homenaje a Alfonsín, De Mendiguren se remontó a su papel en tiempos de la crisis de 2001, cuando el líder radical sostenía que la salida de la crisis era “con más política, no con menos”. Eran tiempos del voto bronca y “la desintegración a la vuelta de la esquina”.

“Argentina necesitaba encontrar una salida para esa crisis terminal -.agregó-. Alfonsin hizo de su estatua de bronce una llave para abrir la puerta que nos sacara del infierno, aun a riesgo de poner en riesgo su legado”.

De Mendiguren destacó que Alfonsín “forjó la leyenda de su grandeza y puso en juego su reputación para salvar a la Argentina; dejó de lado sus diferencias con adversarios políticos para emprender un camino”.

El diputado massista dijo que hablaba de ese momento en particular porque por esos días le tocó compartir charlas importantes con Don Raúl, quien un día lo llamó y le dijo que de esa crisis la Argentina salía “produciendo, liberando la energía productiva de los argentinos, con una alianza con esos sectores productores del campo, la energía las pymes, y no en una alianza con los sectores financieros que nos habían llevado a esa crisis. Por eso tuve el honor de ser el primer ministro de la Producción”.

Así las cosas, se dirigió a sus compañeros y amigos radicales, a los que les advirtió: “Han elegido otro camino; la alianza es hoy con la especulación financiera, la alianza es distinta, escuchemos a Alfonsín y miremos sus actos”.

“Los grandes dirigentes dejan de lado las grietas en pos de construir el futuro salvando el presente”, concluyó.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password