Proponen declarar de “interés prioritario nacional” los trastornos alimentarios

El diputado radical Federico Zamarbide presentó un proyecto de ley que apunta a “ampliar las garantías del derecho a la salud y su asistencia”.

El diputado nacional Federico Zamarbide (UCR) presentó un proyecto de ley sobre trastornos alimentarios, modificando la Ley 26.396 para que la prevención, el tratamiento y el control de los desórdenes o Trastornos de la Conducta Alimentara (TCA) y la obesidad constituyan “un interés prioritario de la Nación”.

El radical explicó que el objetivo de la iniciativa es reconocer a estos desórdenes o trastornos como “enfermedades psicosociales, asumir su gravedad, y disponer el interés prioritario en su tratamiento, prevención y detección precoz”.

El mendocino agregó que se busca “garantizar a las personas afectadas el acceso a un plan de salud y ampliar el programa de acción por parte del Estado para evitar la propagación y evolución continua de este fenómeno que afecta de modo dramático a miles y miles de personas, especialmente niñas y adolescentes”.

Zamarbide elaboró el texto junto a la doctora Mabel Bello, al equipo de ALUBA (Asociación de Lucha contra la Bulimia y Anorexia), y otras entidades y profesionales especializados en la temática.

“El proyecto tiene por objeto ampliar el campo de garantías del derecho a la salud y su asistencia, contemplado en nuestra Constitución y en instrumentos internacionales y regionales, porque, paradójicamente, en nuestro país, que es pionero a la hora de reconocer y garantizar derechos, no existe una ley integral de salud, con centros asistenciales nacionales en todas las provincias, con una ley integral de publicidad, de modelaje publicitario ni con un criterio único de formación y participación docente que atienda este problema”, enfatizó el diputado.

Además, remarcó que “si bien los desórdenes o trastornos alimentarios conllevan un impacto físico significativo y se manifiestan a través de la ingesta y/o la observancia del peso corporal, su origen y tratamiento trascienden estas cuestiones porque son el resultado de una serie de variables emocionales, psicológicas, sociales y culturales”.

“Por eso, al momento de considerar su prevención y/o tratamiento no debemos limitarnos a lo sanitario y nutricional. Sin duda, se debe abordar la clínica médica pero también resulta imprescindible considerar y atender las cuestiones familiares, sociales, culturales y educativas”, concluyó.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password