A 13 años de su desaparición, recordaron a Jorge Julio López

La Legislatura porteña manifestó su preocupación e indignación por ese suceso y reiteró su “enérgico pedido de aparición con vida y de castigo a los responsables de este aberrante delito contra la Democracia”.

A 13 años de su segunda desaparición, la Legislatura de la Ciudad expresó -durante la sesión de este jueves- su preocupación e indignación por la desaparición de Jorge Julio López y reiteró su pedido para que aparezca con vida y se juzgue a los responsables de ese “aberrante delito contra la Democracia”.

López desapareció el 18 de septiembre de 2006 luego de haber identificado como a uno de sus torturadores, mientras estuvo detenido en la Comisaría 5ª de la ciudad de La Plata, al exdirector de Investigaciones de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, Miguel Osvaldo Etchecolatz, posteriormente condenado a prisión perpetua por crímenes contra la humanidad.

En los fundamentos de la medida, los legisladores explicaron que esta desaparición constituye “una de las heridas más importantes para nuestra Democracia y los reclamos por su aparición con vida y el esclarecimiento de este aberrante hecho no cesan pese a los pocos o nulos avances en la investigación judicial” y consideraron que “la misma Democracia que le pidió a López que diera testimonio como víctima de crímenes contra la humanidad no fue capaz de garantizar su protección, su integridad física ni pudo evitar su terrible revictimización”.

“La incertidumbre en relación al paradero de López impone a todos los Poderes Públicos el deber de movilizarse contundentemente a fin de encontrarlo con vida y garantizar el funcionamiento de un Estado de derecho y justicia fundado en el respeto de los derechos humanos de todos los habitantes”, aseveraron.

Durante la sesión ordinaria el diputado de Autodeterminación y Libertad Fernando Vilardo indicó que “frente a la gravedad de 13 años de impunidad no puede haber una declaración que no la repudie y no señale las responsabilidades políticas y estatales sobre el hecho; no podemos dejar de preguntarnos por esas responsabilidades, el mismo Estado es el responsable de su desaparición e impunidad”.

“Acá lo que hubo fue un pacto de impunidad que sigue hasta hoy, López estaba denunciando la complicidad de la Policía bonaerense con el aparato represivo”, afirmó y consideró que “esta declaración se queda corta, hay responsabilidades del gobierno anterior y de este también; lo poco que se sabe es gracias a los organismos de Derechos Humanos”.

Al mismo tiempo el radical Leandro Halperín (Ev) remarcó que “su testimonio fue fundamental para reconstruir la memoria colectiva, la dictadura no pudo borrar el pasado pero aún falta obtener Justicia” y aseguró que “Jorge Julio López dio muestra de su compromiso con la democracia y fue fundamental, asistido por Myriam Bregman (PTS), para que Etchecolatz sea condenado”.

Por su parte Bregman recordó que fue “una de las abogadas que estaba esperando a López para alegar en su nombre, éramos una generación que no habíamos pasado por las desapariciones de la dictadura; él quería verle la cara y escuchar sus palabras finales, pero no pudo hacerlo” y señaló que “a las dos horas de su desaparición estábamos pedido un habeas corpus porque nunca dudamos de lo que estaba ocurriendo, sabíamos que no estaba perdido”.

“Lo que ocurrió es que nada se investigó hasta el final, nosotros decíamos que había que investigar en Marco Paz, a la Policía bonaerense y al círculo de Etchecolatz”, manifestó y sentenció que “si hoy está desaparecido es porque dimos esta pelea, acá hay que poner el cuerpo y salir a pelear como cuando desapareció Santiago Maldonado; había que salir a señalar las responsabilidades”.

A su turno Gabriel Solano (PO) explicó que “esta desaparición nos demostró que bajo la democracia seguía funcionando el mismo aparato opresor de aquella dictadura, el personal represivo sigue estando” e insistió en que “no va a haber un ‘Nunca más’ por más de que nos inviten a votar cada dos años pero sigan reprimiendo a los trabajadores, las mujeres y estudiantes”.

Además Laura Marrone (FIT) rememoró que fue “presa política de la dictadura, tengo familiares desaparecidos y tengo el orgullo de decir que formo parte de una generación que buscó una mejor sociedad”, aunque detalló que si bien “hoy no están desapareciendo nuevos trabajadores pero si los están reprimiendo, entonces continúa la impunidad”.

“Cuando recordamos su lucha, revalorizamos la memoria; aquí las calles siguen siendo un espacio en donde la voz de los trabajadores, las mujeres y la juventud se levantan, esto es posible gracias a esa memoria”, completó.

Mientras que la diputada de Unidad Ciudadana y presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Victoria Montenegro, explicó que “hace 13 años que nos falta López y nos duele todos los días” y destacó que “nosotros nos parimos nuevamente como argentinos cuando empezamos a llamar las cosas por su nombre, lo cual fue una decisión del expresidente Néstor Kirchner y se avanzó con los juicios a los genocidas; esto no fue fácil y nos cobraron con la desaparición de nuestro compañero”.

“Etchecolatz tiene que estar preso, estuvo a punto de recuperar la libertad pero no lo logró gracias a la lucha de los organismos de los Derechos Humanos. El ‘Nunca Más’ tiene que ser una unión de todos independientemente de la bandera política a la que pertenezcamos”, agregó.

A la vez que el oficialista Ariel Álvarez Palma (VJ) detalló que López “fue un testigo clave, despareció por segunda vez cuando tenía previsto presenciar los alegatos de quien fue condenado 24 horas después” y advirtió que “su desaparición constituyó un intento para detener los juicios contra los represores”.

Asimismo aseveró que “López se transformó en un superviviente de la dictadura pero que volvió a desaparecer varios años después en plena democracia, hoy la causa está prácticamente paralizada” y sentenció que “Alfonsín hizo mucho para defender los derechos humanos, el Juicio a la Junta es un hecho único en la historia”.

El recuerdo a Atilio López

Por otro lado y gracias a un proyecto impulsado por Javier Andrade y Carlos Tomada (UC), la Ciudad conmemoró el 45 aniversario del asesinato del dirigente sindical, político y vicegobernador de la Provincia de Córdoba, Atilio López, en manos de la Triple A el 16 de septiembre de 1974.

En los fundamentos de la normativa, los diputados recordaron que “fue secuestrado en Buenos Aires y asesinado en Capilla del Señor por la Triple A, conjuntamente con el exsubsecretario de Economía de Córdoba, Juan José Varas” y sentenciaron que “el sepelio de Atilio López en su Córdoba natal fue un acto político de reconocimiento a un militante que dio todo por la liberación nacional y social de nuestra patria”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password