La izquierda demanda a Berni por el desalojo

Elevaron la denuncia ante el Ministerio de Seguridad nacional por presuntos abusos y persecución durante el desalojo de los terrenos en Guernica.

Dirigentes de la izquierda presentaron ante el Ministerio de Seguridad nacional, a cargo de Sabina Frederic, una serie de graves denuncias acerca de las detenciones llevadas a cabo por las fuerzas policiales a cargo del ministro provincial Sergio Berni durante el desalojo de Guernica. La misma se presentará también frente a organismos contra la violencia institucional y defensores de derechos humanos.

“Mientras el gobierno de Kiciloff se encuentra protagonizando un fuerte ataque contra el Partido Obrero, buscando tapar su responsabilidad sobre el desalojo violento del predio de Guernica, las víctimas del operativo represivo reconstruyen innumerables denuncias de violencia institucional a manos de la bonaerense”, expresaron dirigentes de la izquierda.

“Estamos en presencia de un operativo que incluye no sólo el intento de una demonización política de nuestra organización por parte del gobierno. Todos los detenidos del día 29, fueron apresados a cuadras del lugar del desalojo, llevando adelante una cacería brutal. El gobernador Axel Kiciloff debuta con una criminalización de la protesta y con un acto de persecución política, que se suma a los de feroz represión contra las 1400 familias que buscaban Tierra para Vivir” señaló Romina del Plá, diputada nacional y dirigente del Partido Obrero-Frente de Izquierda.

“El gobierno de la provincia de Buenos Aires trata de instalar un relato para disimular el enorme costo político de la represión emprendida contra los más pobres, las mujeres violentadas y los niños que no tienen acceso a lo más básico. Sin embargo sólo alcanza ver que la de Guernica fue la continuidad de otras 6 tomas de tierras reprimidas por Berni Kiciloff solo en el mes de octubre. Es una orientación claramente establecida por el gobierno y apoyada por el presidente Fernandez. Queremos tierras para que aquellos que estan sin trabajo y sin casa puedan tener una vivienda digna. Impacta la reacción que este reclamo provoca en altos funcionarios del gobierno y en una parte ínfima de justificadores seriales del ajuste y la represión, que lanzan mentiras contra los que luchan mientras que ellos dominan el aparato del Estado en defensa de los Bellaco, que obtuvieron sus tierras en contubernios con la dictadura genocida”, remarcó el dirigente del Polo Obrero Eduardo Belliboni.

“Estamos denunciando que una menor de edad no solo fue mantenida en transito durante horas con mayores de edad sino que fue acosada presencialmente y luego por whatsapp por los policías que la detuvieron. Estamos denunciando que varios jóvenes fueron mantenidos durante casi dos horas arrodillados mientras les provocaban dolor doblando sus brazos. Que se negaban a hacer atender a una mujer que estaba gravemente herida en la cabeza. No podemos dejar pasar este operativo infame que intenta ocultar los aberrantes hechos que protagonizaron las fuerzas de al mando de Sergio Bernni”, denunció Del Plá.

La nota suscripta entre otros por la dpiutada nacional Romina del Plá y dirigida a la ministra Sabina Frederic expresa textualmente:

Por la presente nos dirigimos a usted a fin de dejar asentadas graves denuncias contra el accionar de las fuerzas policiales al mando del ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires Sergio Berni durante el violento desalojo ejecutado el jueves 29 de octubre por la mañana en las inmediaciones del predio de Guernica que había sido recuperado por miles de vecinos con la finalidad de obtener una vivienda digna.

El operativo tuvo como objetivo no solamente llevar a cabo el desalojo del lugar sino que también se asistió a una verdadera cacería de las personas que se encontraban en el predio, aun cuando había sido cumplido el abandono del mismo. Esto, sin ningún tipo de justificación, ya que no emprendían ningún tipo de acción contra las fuerzas de seguridad, cuyo accionar se extendió más allá de cualquier marco legal.

A modo de descripción de la situación, el 90% de los detenidos fue aprehendido hasta a diez cuadras de distancia del predio sobre el que pesaba la orden judicial de desalojo. Algunos testimonios dan cuenta de gente que tuvo que correr hasta Glew perseguidos por personal en moto y helicópteros.

También dejamos asentado que las detenciones se llevaron adelante violando infinidad de disposiciones legales: menores de edad fueron trasladadas con mayores y por personal de civil sin identificación; detenidos fueron mantenidos de rodillas durante casi dos horas sin poder moverse contra los que se ejecutaron torturas ya que la sola permanencia inmóvil con los brazos por atrás provocaba calambres y dolores y el personal policial tironeaba haciendo fuerza para ejercer dolor. Los detenidos fueron mantenidos por más de cuatro horas en camionetas pequeñas y cerradas sin ningún tipo de “distanciamiento social”, posibilidad de ir al baño ni provisión de agua. La demora en el lugar solo parecía justificarse en que los miembros de las fuerzas policiales almorzaran. Se les negó incluso una vez en la sede de la DDI la provisión de alimentos y agua, que solo se suministró a quienes tuvieron la valentía de solicitarlo.

En ningún momento se garantizó la presencia de personal femenino para efectuar las detenciones de las mujeres: todas fueron detenidas por personal masculino que no ahorró en expresiones de índole sexual hacia las más jóvenes. La detención de las cinco mujeres -en el grupo que se encontraba una menor de edad- fue en el patio trasero de una casa del barrio aledaño al predio, donde se habían tratado de esconder para preservarse de las balas de goma que les disparaban cuando eran perseguidas por motos policiales mientras corrían tratando de alejarse del lugar. Además, se le negó la atención sanitaria inmediata a una de ellas que presentaba heridas sangrantes en la cabeza. Una joven fue arrastrada por el piso varios metros al ser detenida.

En el lugar, la revisación médica que se les ofreció a los detenidos, hombres y mujeres, era al aire libre, sin una carpa que resguardara si debían desnudarse, por lo cual la mayoría firmó que no tenía heridas sin ser revisado. A un detenido le bajaron los pantalones y profirieron amenazas sobre su integridad sexual

Al mismo tiempo, las fuerzas policiales utilizaron como método antes de reducir a las personas que ya estaban inmóviles y con los brazos en alto golpearlas directamente con el puño o con palos en la cabeza o en la cara. Y aplicaron la nefasta técnica de ahogar al detenido con la sujeción del cuello con la rodilla, torniquete que recientemente produjo la muerte de Walter Nadal en la provincia de Tucumán y responsable del crimen de George Floyd en Estados Unidos.

Otros de los testimonios vertidos por las personas que fueron detenidas relatan apaleamientos en la cabeza y en el cuerpo.

Por último, dejamos en asentado que estas detenciones se realizaron en el punto opuesto al lugar donde comenzó el desalojo, en un barrio lindero con el predio.

La información que brindamos en este escrito está respaldada por infinidad de material audiovisual filmado por los propios manifestantes.

Firman la misiva Romina del Plá, diputada nacional Partido Obrero-Frente de Izquierda; Eduardo Belliboni, dirigente del Polo Obrero; Claudia Ferrero, abogada, Asociación de Profesionales En Lucha; Pía Garralda, abogada, Asociación de Profesionales En Lucha; Tatiana Fernández, presidenta Centro de Estudiantes Nacional Buenos Aires, y Lucas Stevani, dirigente del Polo Obrero.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password