Las figuras legislativas destacadas de 2020

Cuáles fueron los personajes parlamentarios -mas no necesariamente legisladores- que tuvieron un papel marcado -por hechos positivos, o no- a lo largo del año que vivimos en pandemia.

Un año intenso, diferente. De pandemia. En el que pasó de todo en un Congreso que inicialmente estuvo cerrado y luego activo como nunca, aunque de manera remota. Con pulseadas intensas entre el oficialismo y la oposición en torno a la presencialidad en el recinto. Con fuertes discusiones que tuvieron de todo, hasta una polémica sesión que se extendió hasta la madrugada, en la que la oposición hizo acto de presencia sin ser registrada oficialmente; mientras que en la otra cámara el Frente de Todos imponía sus decisiones a fuerza del peso que le permite el número propio.

Un año en el que se debatieron temas polémicos, con sesiones maratónicas en las que no faltaron las situaciones insólitas.

Hubo muchos protagonistas, varios de manera constante, otros por situaciones puntuales. Algunos por hechos positivos, otros todo lo contrario. Para este trabajo Parlamentario ha recorrido todo 2020 reseñado puntillosamente en su web, parlamentario.com, eligiendo a quienes según nuestra consideración han sido las figuras y personajes legislativos más destacados del año que vivimos en pandemia.

PAE

A continuación hacemos nuestra reseña:

CARLOS HELLER

Previsiblemente tuvo el protagonismo que le corresponde a todo presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda. Pero el dueño del Banco Credicoop le introdujo un plus, que fue el de haber participado en la elaboración de un proyecto polémico como fue el impulsado por Máximo Kirchner para que los propietarios de las grandes fortunas del país hicieran un aporte solidario y extraordinario para atender las consecuencias de la pandemia. Una iniciativa anunciada principios de año, discutida fuertemente durante varios meses y finalmente convertida en ley a principios de diciembre.

CRISTINA FERNANDEZ DE KIRCHNER

Aunque buena parte del año mantuvo cierto perfil bajo, la vicepresidenta de la Nación fue una figura central del oficialismo en general y el Gobierno en particular a lo largo de todo el año. Manejó con mano firme el Senado, donde todo lo que el oficialismo se propuso lo consiguió.

Su pensamiento se conoció sobre todo a través de las decisiones que avanzaron en el Senado que preside, y cartas públicas que difundió. A través de estas últimas envió al Poder Ejecutivo mensajes de gran repercusión que causaron notable efecto. Por ejemplo, con su contundente sentencia sobre “funcionarios que no funcionan”, una frase que hizo carrera y quedó grabada.

Presidenta del Senado, el rol formal desde el cual CFK hizo valer su fuerte peso específico.

Presidenta del Senado, está claro que todo el Poder Legislativo es un espacio que domina, pues la gran mayoría de los miembros del oficialismo le responden. Conforme el tiempo fue pasando, fue cada vez más concluyente dónde radicaba la base del poder en esta administración.

MAXIMO KIRCHNER

El hijo de los Kirchner ejerció a lo largo del año el cargo de presidente del bloque oficialista de la Cámara de Diputados y como tal, le dio al cargo una impronta muy especial. Esto es, no fue el típico presidente de bancada que cierra los debates y se trenza con la oposición para discutir cuestiones reglamentarias, por ejemplo. De hecho, muchos discursos de cierre fueron dados por otros legisladores elegidos por el propio Máximo.

Impulsó también iniciativas tales como el aporte solidario y la reforma de la Ley de Manejo del Fuego, prohibiendo la venta de terrenos incendiados en plazos de entre 30 y 60 años para evitar prácticas especulativas y emprendimientos inmobiliarios en las tierras quemadas.

maximo kirchner sesion formula movilidad 29 diciembre 2020
El jefe del bloque oficialista durante su última intervención del año.

SERGIO MASSA

El presidente de la Cámara de Diputados tuvo a su cargo lidiar con la oposición donde la misma tenía capacidad de daño para con el oficialismo. El titular del cuerpo logró hilvanar una relación aceitada con diputados integrantes de la oposición, fuera de Juntos por el Cambio, de modo tal de contar con el quórum que el Frente de Todos no podía alcanzar por sí solo, y sacar la mayoría de las leyes que buscó el oficialismo.

Le asiste también el mérito de haber organizado la Cámara tecnológicamente de modo tal que la pandemia y el ASPO no impidieran el funcionamiento del cuerpo.

La relación con la oposición tuvo momentos buenos y malos, fundamentalmente ante la insistencia de JxC para volver a las sesiones presenciales. Y el año concluyó con una solución salomónica y sesiones presenciales en la medida de lo posible. Fue reelecto a fin de año al frente del cuerpo.

El presidente de la Cámara baja tuvo un papel destacado al frente del cuerpo.

VILMA IBARRA

La secretaria de Legal y Técnica de la Presidencia sorprendió al dar la primicia a principios de noviembre al anunciar por el canal C5N la decisión del presidente de la Nación de enviar finalmente el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Contrariando lo que venía diciendo el Gobierno, que postergaba esa medida por la crisis sanitaria. Ibarra fue una de las principales redactoras del proyecto enviado por el Poder Ejecutivo.

JUAN AMERI

A la hora del balance, el episodio que protagonizó el diputado por la provincia de Salta fue sin lugar a dudas el más bochornoso. Sucedió en la sesión del 24 de septiembre, cuando las cámaras que transmiten en vivo cada sesión remota expusieron al legislador del Frente de Todos protagonizando con su pareja un momento íntimo, que en pocos minutos se viralizó.

Fue durante el debate de la ley del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, justo cuando estaba hablando el miembro informante del oficialismo, Carlos Heller. Advertido de la situación, el presidente de la Cámara, Sergio Massa, detalló lo que acababa de suceder y el diputado fue inmediatamente suspendido por sus pares. En esa misma sesión, a las 3.30 de la madrugada se aprobó una resolución consensuada aceptándole la renuncia. Y el 7 de octubre se aprobó una resolución de la Cámara repudiando su conducta.

LUIS NAIDENOFF

El presidente del interbloque Juntos por el Cambio en la Cámara alta tuvo un papel destacado durante el año en las pulseadas permanentes que su bancada mantuvo con el oficialismo. Reiteradamente reclamó a la presidencia del cuerpo reuniones de Labor Parlamentaria y bregaron por sumar más senadores presenciales a las sesiones. No les fue fácil, pues siempre el oficialismo del Senado impuso su mayoría, y muchas veces impusieron la decisión de dar el debate y retirarse a la hora de votar, para no convalidar sesiones habían invalidado previamente por considerar caído el protocolo para las sesiones remotas.

CARLOS MENEM

A diferencia de otros períodos, el nonagenario senador participó de muchas sesiones a lo largo del año, aunque nunca intervino más allá de votar.

Pero la salud le jugó una mala pasada y debió ser internado en varias oportunidades a lo largo del año. Varias veces hisopado, nunca contrajo Covid, y sí lo hicieron su exesposa, Zulema, y su hija Zulemita.

Cumplió 90 años internado en la Clínica Los Arcos, y allí pasó también las fiestas de Fin de Año, internado en principio por una infección urinaria que le trajo complicaciones cardíacas. Tuvo que ser sometido a un coma inducido y tal fue su indisposición que contra su voluntad no pudo votar en la histórica sesión en la que se convirtió en ley la legalización del aborto.

Menem participó de las sesiones remotas mientras la salud se lo permitió.

JOSE MAYANS

El formoseño tuvo especial protagonismo al conducir durante todo el año el bloque oficialista del Senado. Duro crítico del Gobierno anterior, no pasó sesión sin enrostrarles algo. Muy laborioso, participó no solo de todas las sesiones legislativas, sino también de las reuniones de comisión más importantes. Todo eso le valió para ser elegido Premio Parlamentario 2020 en el Senado.

En un año que terminó dando la nota oponiéndose a pesar de su condición de presidente del bloque oficialista a un proyecto del Ejecutivo, como fue el del aborto legal. Fiel militante celeste, se opuso tenazmente a esa iniciativa.

MARIO NEGRI

El jefe del interbloque Juntos por el Cambio en la Cámara baja tuvo como siempre un año destacado, ahora desde la oposición, tras haber encabezado al oficialismo durante los cuatro años anteriores. Tuvo especial protagonismo en las discusiones entre JxC y el Frente de Todos por la presencialidad en las sesiones, cuestión que llegó al clímax cuando casi un centenar de integrantes de su bloque se presentó a sesionar, mientras el resto lo hacía de manera remota, en una sesión en la que la principal oposición figuró ausente, a pesar de ese dato que destacamos.

CRISTIAN RITONDO

Quien de haber ganado Cambiemos era el elegido para ocupar el lugar dejado por Emilio Monzó al frente de la Cámara baja, presidió en cambio la bancada del Pro. Como tal, fue uno de los principales negociadores con el oficialismo, sobre todo a  partir de su buena relación con el presidente de la Cámara, Sergio Massa. Más allá de eso, ha sido particularmente duro con el Gobierno nacional y mantuvo cruces con la ministra de Seguridad, Sabina Frederic.

Fue elegido en la Cámara de Diputados Premio Parlamentario 2020.

ANABEL FERNANDEZ SAGASTI

Protagonista indiscutible en el Senado, la vicejefa del bloque oficialista fue determinante a la hora de la aprobación de cuanto proyecto pasó por el recinto. Presente casi todo el año en Buenos Aires, tuvo a su cargo el cierre de varios debates y fue una de las espadas judiciales de la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Como titular de la estratégica Comisión de Acuerdos, propició el nombramiento de todos los embajadores de la nueva gestión y de numerosos jueces, fiscales y camaristas, entre ellos el cuestionado Raúl Bejas para la Cámara Nacional Electoral.

También defendió a capa y espada la reforma judicial, la nueva Ley del Ministerio Público y la suspensión de los traslados de los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi.

Anabel Fernández Sagasti es un alfil de Cristina Kirchner en el Senado.

Hasta se anotó la aprobación de dos proyectos propios para los trabajadores de viñas, y trabajó codo a codo con su comprovinciano Julio Cobos la ley de etiquetado frontal de alimentos. Además, fue clave a la hora de reunir los votos para sancionar la legalización del aborto. Su principal traspié fue haber impulsado, junto al mismísimo presidente, la intervención y expropiación de la empresa Vicentin, que finalmente naufragó.

La mendocina cerró el año siendo electa presidenta del PJ de su provincia, convirtiéndose en la primera mujer en ocupar el cargo.

ALVARO GONZALEZ

Cuando Sergio Massa debió aislarse por haber tenido contacto estrecho con un integrante de la misión del FMI, el diputado del Pro tuvo su momento estelar: como vicepresidente primero de la Cámara, condujo la reunión de Labor Parlamentaria y luego buena parte de la sesión, con seriedad y soltura, hasta que el titular de Diputados quedó habilitado para regresar, luego de haber estado aislado por un contacto positivo de Covid. Ese día, el 17 de noviembre, ambos se tomaron una foto conjunta en el Salón de Pasos Perdidos, en señal de responsabilidad institucional. El 9 de diciembre, en la sesión preparatoria, González fue reemplazado por otro miembro del bloque, Omar De Marchi, en función de un acuerdo político interno previo.

Sergio Massa y Alvaro González se mostraron juntos en la sesión en la que el diputado del Pro debió reemplazar al presidente del cuerpo.

LEOPOLDO MOREAU

Siempre con intervenciones picantes en el recinto, el diputado del Frente de Todos fue uno de los protagonistas del año. Su trabajo más fuerte fue como presidente de la Bicameral de Seguimiento y Control de los Organismos y Actividades de Inteligencia, que se reunió varias veces en forma reservada y siguió de cerca el proceso de intervención de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) a cargo de Cristina Caamaño. A fin de año, Moreau y los integrantes de la bicameral entregaron a Cristina Kirchner y a Sergio Massa un informe sobre las irregularidades cometidas en la Oficina de Escuchas judiciales cuando fue traspasada a la órbita de la Corte Suprema.

MARTIN LOUSTEAU

El senador cumplió con su rol institucional de vicepresidente del Senado y, como tal, fue una de las pocas presencias fijas en el recinto durante las sesiones remotas. Eso le valió algunos cruces cara a cara con la vicepresidenta Cristina Kirchner. Pero sobre todo, el radical tuvo una destacada participación en el debate sobre la coparticipación de la Ciudad, encabezando con abundantes argumentos el rechazo al proyecto del Ejecutivo. En calidad de economista, también sobresalió en los debates sobre la deuda externa y el Presupuesto 2021.

Martín Lousteau, uno de los pocos presenciales en la Cámara alta.

ALBERTO FERNANDEZ

El presidente de la Nación apeló al Congreso de manera permanente. Desde un primer momento habló siempre de proyectos que enviaría al Parlamento, aun en sus primeras sesiones extraordinarias. Buena parte de esos proyectos quedaron en anuncios. Pero sí contó con el Congreso y aprobó la mayoría de los proyectos que mandó. Menos uno: la reforma judicial, que tuvo media sanción en el Senado, pero se frenó de momento en la Cámara baja, a la espera de conseguir el número necesario que todavía allí no está.

También parece frenada en esa Cámara la reforma del Ministerio Público, pero ese no fue un proyecto impulsado por el primer mandatario, y esa fue otra de las características de su gestión: muchas iniciativas que hicieron mucho ruido y terminaron aprobadas, no tenían origen ni beneplácito del Ejecutivo, más bien eran del kirchnerismo. Por ejemplo el proyecto de aporte solidario y extraordinario.

Alberto Fernández al presentar el 9 de Julio la reforma judicial, rodeado del comité de notables para sugerir cambios en la Justicia.

Pero cerró el año con bombos y platillos logrando algo que se había propuesto Fernández al inicio de su gestión, aunque luego sugirió postergar por la pandemia: la legalización del aborto. Un hecho sin lugar a dudas histórico y que el presidente reivindicará siempre como uno de sus hitos.

MARIA DE LOS ANGELES SACNUN

La senadora nacional santafesina tuvo gran centralidad a lo largo del año. En una cámara dominada por el kirchnerismo que ella integra, presidió una comisión clave como es la de Asuntos Constitucionales, sobre todo en el pensamiento de la presidenta del Senado. Sacnun encabezó entonces los principales debates y fue reconocido por propios y extraños el manejo que tuvo de esos debates que le tocó encabezar, aun los ríspidos para la oposición. Por citar tan solo un par, fue la voz cantante de la reforma judicial, como así también le tocó manejar el debate de las restricciones dispuestas por el Poder Ejecutivo a la Ciudad de Buenos Aires.

La senadora Sacnun condujo varios de los principales debates en comisión.

FERNANDA VALLEJOS 

La diputada kirchnerista asumió el 28 de enero al frente de la Comisión de Finanzas de la Cámara baja, desde donde adquirió un protagonismo especial en los proyectos económicos formulados por el oficialismo. En ese marco celebró vivamente el proyecto de Máximo Kirchner para requerir un aporte obligatorio a las grandes fortunas. Y en plena discusión dio un paso más allá y generó una polémica no menor al sugerir en el mes de mayo la posibilidad de que el Estado adquiriera una participación de capital en las empresas a las que asistía por la crisis desatada por la pandemia. La propuesta pareció incomodar al Gobierno nacional, mas no a sus representantes, que acomodaron el discurso para no contradecir a los propios. Al punto tal que el ministro de Trabajo Claudio Moroni respondió ante la consulta puntual que ese era “un tema que se está discutiendo a nivel mundial y que es realmente interesante (…) Quizá le veo algunos problemas operativos, pero no discuto el tema de fondo”, señaló. 

FERNANDO IGLESIAS

Una de las lenguas más filosas de la política, tanto en el recinto como en las redes sociales. El diputado del Pro cargó los cartuchos contra Sergio Massa, a quien le dedicó varias cuestiones de privilegio por su manejo de las sesiones. Iglesias descargó su furia contra el sistema virtual y fue una de las voces más fuertes por el regreso a la presencialidad. También levantó polémica desde la presidencia de la Comisión del Mercosur con temas sensibles, como el de los varados por la pandemia. Y hasta se hizo tiempo para publicar un nuevo libro, “El medioevo peronista y la llegada de la peste”.

PABLO YEDLIN

El diputado por Tucumán tuvo un papel destacado a lo largo de todo el año como presidente de la Comisión de Salud, por la que pasaron varios proyectos relevantes, varios de ellos derivados de la pandemia, como la receta médica digital y la teleasistencia, y la regulación de los contratos para la adquisición de vacunas contra el Covid-19. También tuvo protagonismo en el debate de las leyes de aborto, el Programa de los Mil Días y el etiquetado frontal de alimentos.

Hasta presentó a fin de año un proyecto para suspender las PASO, en nombre del gobernador Juan Manzur y de varios mandatarios provinciales alineados bajo ese objetivo. Un verdadero soldado del oficialismo.

SILVINA GARCIA LARRABURU

La senadora por Río Negro fue una de las que, junto con el salteño Sergio Leavy, cambió su postura respecto de la ley de aborto: en 2018 había votado en contra y esta vez lo hizo a favor. Jugó no solo la reflexión personal, sino también el cambio en la coyuntura política: en esta oportunidad la legisladora integra el oficialismo y su voto “verde” era necesario para garantizar y ampliar la diferencia frente a los “celestes”. Esa decisión le valió un escrache en la puerta de su domicilio.

Por otra parte, García Larraburu tuvo un papel importante en la ley de reactivación del turismo, en un debate donde pronunció un emotivo discurso, mostrando las imágenes de las calles de Bariloche vacías en plena cuarentena.

Silvina García Larraburu presidió además la Comision de Ciencia y Tecnologia.

OSCAR PARRILLI

Como titular de la Comisión de Justicia y Asuntos Penales, el senador tuvo a su cargo algunos de los debates más relevantes del Senado. Parrilli, brazo ejecutor de los deseos de la vicepresidenta Cristina Kirchner, fue una de las cabezas de la discusión sobre la reforma judicial e intervino activamente en la letra chica del proyecto, al punto tal de proponer una polémica cláusula sobre las “presiones mediáticas” hacia los jueces, que luego fue descartada.

También tuvo un papel destacado en el tratamiento de la reforma del Ministerio Público y en la Bicameral de Seguimiento y Control de los Organismos y Actividades de Inteligencia, que entre otras cosas investigó el traspaso de la Oficina de Escuchas en la gestión de Mauricio Macri.

Parrilli, un hombre clave para las medidas deseadas por la presidenta del cuerpo.

MARTIN DOÑATE

Desde la presidencia de la Bicameral de Seguimiento y Control del Ministerio Público, el senador rionegrino lideró la embestida del oficialismo contra el procurador interino, Eduardo Casal. Ante la imposibilidad de avanzar en el nombramiento del candidato del Ejecutivo, Daniel Rafecas, el Frente de Todos encaró una ofensiva contra el actual jefe de los fiscales con el objetivo de desplazarlo, y así fue como la comisión presidida por Doñate realizó numerosas reuniones donde escuchó testimonios y reunió documentación que fue remitida a la Comisión de Juicio Político de Diputados.

CECILIA MOREAU

La diputada levantó el perfil en 2020 desde dos facetas: como vicejefa del bloque oficialista y como titular de la Comisión de Legislación General. En el primer rol, supo llevar la voz cantante del bloque ante las contadas apariciones de Máximo Kirchner; y desde el segundo, encabezó el debate sobre le legalización del aborto.

La legisladora logró mostrar ecuanimidad en la conducción compartida con otros tres diputados, y finalizó el debate confesando que ella misma se practicó un aborto clandestino en la adolescencia. Fue una de las que más trabajó en la búsqueda de votos “verdes” para conseguir la media sanción.

Cecilia Moreau presidió el debate en comisión del aborto en Diputados.

NORMA DURANGO

Reelecta al frente de la Banca de la Mujer, la senadora se lució hacia fin de año cuando su comisión fue elegida como cabeza del debate sobre el aborto legal. Siempre en forma virtual por pertenecer al grupo de riesgo, la pampeana buscó garantizar un debate equilibrado y se puso al hombro las negociaciones, tanto con senadores como con el Poder Ejecutivo.

También intervino en el debate de otros proyectos importantes, como la equidad de género en los medios de comunicación, pendiente de aprobación en Diputados.

GRACIELA CAMAÑO

Decana de la Cámara de Diputados donde va por su sexto período, la diputada de Consenso Federal es reconocida por oficialistas y opositores por su gran conocimiento del reglamento legislativo, este año fue una de las no presenciales, pese a lo cual mantuvo su protagonismo. Por ejemplo fue la voz cantante de la comisión que  investigó el episodio protagonizado por el exdiputado Juan Ameri, cuya conducta fue repudiada en la resolución de la misma.

Integrante de la tercera posición dentro de la Cámara, tomó distancia muchas veces de las posturas del oficialismo. Por ejemplo, no acompañó la reforma de la movilidad jubilatoria, ni el aporte solidario. Anunció también su rechazo a la reforma judicial y a la del Ministerio Público, y hasta cuestionó el intento de expropiación de Vicentin.

Pero además, como integrante del Consejo de la Magistratura -donde preside la Comisión de Selección- fue notorio su papel en dos oportunidades: cuando se postergó la definición de la suerte del juez federal Rodolfo Canicoba Corral porque se le cortó la luz en su casa, desde donde participaba de la sesión remota; y cuando definió con su voto la revisión de diez traslados de jueces federales que supuestamente no cumplieron con el trámite dispuesto por la Constitución. En una votación ajustada en la que se enfrentaron el oficialismo y la oposición, ella se alineó con el voto de los primeros, definiendo el resultado 7 a 6.

MARCELO CASARETTO

El diputado tuvo un arduo trabajo como presidente de la Comisión de Previsión y Seguridad Social, que trató la modificación de los regímenes jubilatorios de jueces y diplomáticos, la ley de protección de los activos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) y la nueva fórmula de movilidad jubilatoria. En este último tema el legislador entrerriano tuvo un papel sobresaliente, pues presidió la bicameral mixta que envió el anteproyecto al Poder Ejecutivo, tras realizar 17 reuniones virtuales a lo largo del año con la participación de 24 expositores.

SILVIA ELIAS DE PEREZ

La tucumana volvió a ser protagonista en el debate por el aborto legal, liderando la postura en contra junto a su par María Belén Tapia. Fue una de las oradoras en el cierre del debate, aunque antes, en conferencia de prensa, denunció supuestas presiones por parte del presidente Alberto Fernández para aprobar la ley y anunció que la batalla continuará en la Justicia.

También trabajó en varios proyectos como presidenta de la Comisión de Economía Nacional e Inversión, y fue una de las tres senadoras que votaron en contra del proyecto de etiquetado frontal de alimentos.

ALBERTO WERETILNECK

Desde su bloque unipersonal, el exgobernador rionegrino se convirtió en un aliado del oficialismo en la mayoría de las votaciones. En medio del debate sobre la reforma del Ministerio Público y los cambios en la designación del procurador, presentó un proyecto propio que el Frente de Todos utilizó como herramienta para el dictamen que luego fue aprobado en el recinto. Weretilneck también sorprendió en el debate de la legalización del aborto al proponer una serie de modificaciones a la media sanción de Diputados. Luego de que el oficialismo se comprometiera a incorporar una de ellas al momento de la promulgación, el senador de Juntos Somos Río Negro votó a favor.

Weretilneck tuvo un papel destacado durante el debate del aborto en el Senado.

LUCILA CREXELL

Tras guardar bajo siete llaves su definición sobre el aborto legal, la neuquina rompió el silencio durante la sesión y anunció su voto a favor, luego de haberse abstenido en 2018. La senadora también fue protagonista involuntaria de otro debate, el de la reforma de la Ley del Ministerio Público. Para abrir la discusión, el oficialismo retomó un viejo proyecto suyo y otro de Martín Lousteau. Ambos opositores denunciaron un intento de “pervertir” las iniciativas y utilizarlas para alcanzar el objetivo, pero el Frente de Todos rechazó el pedido y avanzó con el tema.

GUILLERMO SNOPEK

Justo antes del inicio de la pandemia, el senador levantó el perfil al proponer la intervención del Poder Judicial de Jujuy, a raíz de una serie de irregularidades en las que habría tenido injerencia el gobernador Gerardo Morales. El oficialista defendió su proyecto en comisión, pero el debate no pasó a mayores. A fin de año, Snopek sorprendió con su decisión de abstenerse en la votación del aborto legal, cuando hace dos años había rechazado el proyecto. Nadie la vio venir.

SERGIO LEAVY

Otra de las sorpresas en la votación de la legalización del aborto. El salteño del Frente de Todos había rechazado la ley hace dos años, pero días antes de la sesión fue recibido por el propio Alberto Fernández en Casa Rosada, lo que encendió las sospechas. Ante las consultas de la prensa, el legislador reconoció que estaba replanteando su posición, y finalmente su voto fue “verde”.

Sergio Leavy fue recibido por el presidente en los días previos al debate sobre el aborto.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password