Moneda sudamericana: Massa aclaró que “es una moneda común, no única, que respeta las monedas de cada país”

Así lo expresó el ministro de Economía en un encuentro con empresarios brasileños y argentinos. Además, bregó para que el resto de los países “estudien la idea” porque se tratará de “un instrumento denominador común comercial que refleje la potencia del Producto Bruto de la región”.

El ministro de Economía, Sergio Massa, brindó este lunes más detalles acerca del avance de la creación de una moneda común sudamericana entre Argentina y Brasil y aclaró que el nuevo instrumento “no significa resignar la moneda de cada uno de los países”. Estuvo acompañado del ministro de Hacienda de Brasil, Fernando Haddad.

Fue en el marco de un encuentro empresarial realizado en el Museo del Bicentenario, junto a ministros y titulares de las confederaciones de la industria de ambos países, que contó con la apertura de Alberto Fernández y Luiz Inácio Lula da Silva.

“La decisión de ambos gobiernos y de ambos ministerios es empezar a trabajar, dar un primer paso de un largo camino que debemos recorrer en el objetivo de una moneda común de ambos países”, indicó el ministro y adelantó que habrá una invitación a los países de la región “a los efectos de encontrar un instrumento económico y comercial que habilite a profundizar el sistema de comercio entre ambos países, dentro de la región y del MERCOSUR, pero que tenga el reflejo del Producto Bruto de cada uno de los países en términos de participación y del valor de cada una de las monedas de cada uno de los países”.

En ese sentido, precisó: “No significa resignar la moneda de cada uno de los países sino encontrar un instrumento denominador común comercial que refleje la potencia del Producto Bruto de la región”.

“Aspiramos a que el resto de los países de la región estudien junto a nosotros la idea de una moneda común, no única, común, para el funcionamiento del intercambio comercial que respete los bancos centrales de cada uno de los países, que respete las monedas de cada uno de los países, pero que dé la oportunidad que el flujo comercial no esté sometido a shocks externos”, expresó.

A su vez, planteó: “Tenemos el desafío de reencontrarnos y recorrer un camino de recuperación de comercio bilateral que algún momento fue muy fuerte contra el tamaño de producto bruto entre Argentina y Brasil, y que a lo largo de los últimos años ha ido decayendo. En los últimos 10 años hemos perdido casi un 40% del comercio bilateral, eso nos impone desafíos y además nos impone obligaciones de trabajo”.

En ese sentido, explicó: “Avanzamos en un programa de financiamiento de exportaciones recíproco que tiene por objetivo, en el caso de Brasil, aumentar el volumen y simplificar la vida de las empresas brasileñas a la hora de exportar a la Argentina, y en el caso de Argentina aumentar el ritmo de abastecimiento en lo que es las cadenas de valor argentina, y además disminuir el peso que el comercio bilateral con Brasil tienen nuestras reservas a la hora del día al día o semana a semana del cálculo de reservas netas del Banco Central”.

“El Banco do Brasil asume un compromiso con las empresas brasileras y el Banco Nación asume un compromiso con las empresas argentinas. Al aumentar la línea de crédito, el Banco do Brasil a 366 días, la obligación de pago de divisas se corre un año y un día, y ese es el impacto positivo que tienen las reservas del Banco Central argentino, porque la operación de pago es automática por parte del Banco Nación y el financiamiento en reales lo realiza el banco do Brasil a las empresas brasileras”, informó Massa.

En suma, precisó que “es simplemente la ampliación de una línea de crédito ya existente que, por ampliar plazo a 366 días, beneficia a empresas brasileras que acceden automáticamente al sistema de exportaciones a la Argentina, y a empresas argentinas que no tienen la dificultad del régimen de financiamiento que exige el denominado régimen SIRA.  Es un win-win, para las empresas brasileras, para las empresas argentinas, para el Banco do Brasil y para el Banco Nación, y además adicionalmente para el Banco Central que alivia el pago en el corto plazo de esas importaciones de Brasil”.

El tigrense contó que la primera semana de febrero viajará un equipo de MECON, más un equipo del Banco Nación para “aprovechar para trabajar en otros temas. En paralelo, el de integración energética, el segundo tramo del Gasoducto, centralmente vamos a tratar de que en la primera semana de febrero podamos tener definido el mecanismo de funcionamiento con los regímenes de garantía”.

“Llevar Vaca Muerta a Brasil”

En otro tramo de su discurso, sostuvo que el objetivo es “empezar a recorrer el camino para abrir el mercado de gas a Brasil. El desafío que tenemos es llevar Vaca Muerta a Brasil”, y avizoró: “Imaginar que en ese régimen de garantía podamos trabajar con mecanismos de certificación de gas futuro que genere expectativa positiva respecto al proceso de ampliación de capacidad instalada industrial a Brasil, y le sirva a la Argentina para empezar a abrir ese mercado”.

“Entendiendo que Bolivia está en declino, y que estamos frente a una enorme oportunidad: Brasil de acceder a un gas más barato que hoy le compra a Bolivia, y Argentina abrir un mercado con volúmenes que solo puede despachar a la central energética de Uruguay o a Chile en los periodos que no son periodos picos”, propuso el titular de Economía y aclaró: “El régimen de monedas no es que sea malo, el régimen de monedas tiene un límite que representa la temporalidad tan corta de arbitraje, y aspiramos a extenderlo”.

Por otro lado, contó: “Estamos terminando e inaugurando el 20 de junio el primer tramo del Gasoducto Néstor Kirchner. Entendemos que cambia la matriz energética argentina. Nos lleva a un proceso de abastecimiento del 92% del mercado argentino desde Vaca Muerta y empezamos, porque licitamos dentro de 60 o 90 días, el segundo tramo del gasoducto que se denomina Salliqueló-San Jerónimo, que es aquel que nos permite abastecer de gas a parte del litoral argentino y garantizar el gas del norte argentino”.

“En paralelo hay dos obras adicionadas a lo que son los proyectos de gasoductos, un en lo que es TGN, que es el conocido como reversal del norte, y otra una obra de conexión del gasoducto hacía lo que es el gasoducto al norte. El objetivo de estas dos obras es básicamente empezar a preparar el terreno para abastecer a Brasil de gas”, agregó a su discurso.

En el caso del segundo tramo del gasoducto, comentó que “tenemos preacordado con la CAF un financiamiento de 520 millones de dólares, tenemos acordado con el sector privado una parte del financiamiento y el BNDES lo que financiaría son caños que se producen en Brasil a una empresa brasileña y que para poder competir con caños chinos en la obra del gasoducto compitió con financiamiento del BNDES consiguiendo en avanzar en una mejor propuesta para la Argentina. El financiamiento del BNDES propuesto para el segundo tramo del Gasoducto Néstor Kirchner, el financiamiento de caños que se producen en Brasil y representan aproximadamente 820 millones de dólares. El programa de tasa, plazo y garantía está en este momento en discusión entre el BNDES y el ARSA”.

Fortalecimiento del MERCOSUR

Por último, Massa remarcó que la decisión “es avanzar en fortalecer el MERCOSUR. Claramente en la discusión del acuerdo MERCOSUR-UE aparecen en el horizonte cuestiones que Europa debe dejar, subsidios agrícolas como ejemplo, ya que funcionan como una barrera para la competitividad de productos argentinos y brasileros”.

“Indudablemente el desafío para avanzar en cualquier acuerdo del bloque, aparece cuales son las barreras que ponen para la competitividad de los productos en los que el MERCOSUR es competitivo”, manifestó y sumó: “El segundo obstáculo de acuerdo entre uniones. Los acuerdos no deben ser ventajosos para una sola de las partes, si no, no son acuerdos, son imposiciones. Sin dudas que buscamos sea producto de beneficios para el MERCOSUR y la UE, sobre todo beneficio para las empresas de nuestra región para generar más trabajo para nuestra gente”.

Y cerró: “Argentina tiene que recorrer un sendero de más orden fiscal y más acumulación de reservas para poder ser un socio que de alguna manera genere sinergia y virtuosidad en la construcción de una moneda común, y ese es el trabajo que tenemos que hacer. Yo creo que Uruguay es uno de los hermanos menores del Mercosur, y Argentina y Brasil tienen la responsabilidad de cuidarlo como a todo hermano menor”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password