El Senado ascendió a Cesio

El Senado aprobó por unanimidad y sobre tablas la solicitud del Poder Ejecutivo para ascender a general de brigada a Juan Jaime Cesio, a quien el presidente Néstor Kirchner le restituyó el grado militar que le quitó la última dictadura.

También el Cuerpo dio luz verde el pedido de promoción post-mortem del teniente coronel Martín Rico, ejecutado hace 31 años por integrantes de la organización paramilitar conocida como Triple A (Alianza Anticomunista Argentina).

La Comisión de Acuerdos del Senado, que preside el senador chubutense Marcelo Guinle, aprobó los ascensos en el marco de una reunión en la que se hizo un especial racconto de los antecedentes de ambos militares, reconociendo su "vocación democrática" y la lucha de ambos "en defensa de los derechos humanos".

Luego dijo que se dio lectura a los respectivos dictámenes que, con profusos argumentos técnicos y jurídicos, avalan los respectivos ascensos.

El coronel Martín Rico fue asesinado en la madrugada del 27 de marzo de 1975, cuando se desempeñaba como jefe de Políticas de la Jefatura de Inteligencia del Estado Mayor Conjunto. El 23 de julio de 1977, el entonces jefe del Ejército le negó el ascenso post mortem por entender que el coronel no había muerto en acto de servicio.

Posteriormente, en 1995 de conformidad con un nuevo dictamen del Departamento Jurídico del Estado Mayor General del Ejército, se dispuso que el fallecimiento de Rico sí guardaba relación con los actos de servicio, pero no lo encuadró como acto heroico.

En tanto, Juan Jaime Cesio era secretario general del Ejército en el año 1973 durante el gobierno de Héctor Cámpora, y respaldó la posición del entonces jefe de la Fuerza, Jorge Carcagno en la Conferencia de Ejércitos Americanos, donde denunció la Doctrina de Seguridad Nacional que daba marco a los militares de la región para la represión interna.

Fue propuesto por la Junta Superior de Calificaciones para su ascenso en el año 1973 y pasado a retiro en 1975, tras no haber recibido tratamiento por parte del Senado.

"En los fundamentos utilizados por el Tribunal de Honor del Ejército al momento de sancionar a Cesio se argumentaba que “con esa actitud intelectual privilegia equivocadamente su condición de ciudadano ante la militar”, como si ser militar significase abandonar la calidad de ciudadano o si un buen ciudadano no pudiese ser un buen militar. Es decir sin la más mínima lógica requerida para la toma de decisión", remarcó el senador Marcelo Guinle durante la sesión. "Está claro que prestar acuerdo a estos dos militares es un hecho político de un simbolismo muy fuerte. Pero no es sólo eso: es un acto de estricta justicia con los fundamentos técnicos y jurídicos que le dan el respaldo propio del estado de derecho.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password