Tribuna Popular

Pese a que la Justicia avaló un amparo presentado por un vecino y ordenó a la Legislatura porteña la pronta reglamentación del artículo 76 de su reglamento interno, la propuesta para hacer efectivo un esquema de participación en las sesiones ordinarias aún no ha sido debatida en comisión.

Por Melisa Yael Jofré

“Deuda histórica”, catalogó un diputado de la oposición al reclamo por la reglamentación de la Tribuna Popular en la Legislatura porteña. Es que, días atrás, se conoció un fallo judicial por el cual el Parlamento debe garantizar el derecho a la Tribuna Popular, estipulado en los artículos 76 y 77 del reglamento interno de la Casa Legislativa.

La resolución alcanzada por los miembros de la Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso, Administrativo y Tributario de la Ciudad solicita que el Cuerpo cumpla con la disposición que permite a los vecinos hacer uso de la palabra durante la primera parte de las sesiones ordinarias.

La Justicia resolvió, por mayoría, revocar una sentencia apelada y hacer lugar a un amparo colectivo, presentado por un vecino porteño. Además, se ordenó a la Legislatura “que adopte las medidas necesarias para garantizar el ejercicio inmediato de la Tribuna Popular”.

Al igual que sucede en las reuniones de las comisiones, donde se utiliza una media hora previa para el uso de la palabra, de reglamentarse la figura, los vecinos podrían manifestarse durante cinco minutos sobre temas de su interés.

Numerosos proyectos de resolución se presentaron sobre el tema, habiendo ingresado el último de ellos en el verano de este año. Según la iniciativa planteada por el legislador Pablo Bergel (Verde al Sur), la Tribuna Popular es “el instituto que permite efectuar a la ciudadanía planteos sobre temas de especial interés para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires o sobre proyectos presentados que tengan estado legislativo, tengan o no despacho de comisión y figuren o no en el orden del día de la sesión ordinaria en que se desarrolle”.

A partir de la luz verde que la Justicia porteña dio al amparo, el diputado pidió la preferencia de la tabla para la primera sesión que se lleve a cabo luego de las elecciones nacionales. Sin embargo, su debate en el recinto presenta una serie de impedimentos, ya que la propuesta no fue puesta en debate en la Junta de Interpretación y Reglamento -donde se encuentra- y, además, para ser habilitada sobre tablas requiere los 40 votos, es decir, el aval de los dos tercios del Cuerpo.

“Es prácticamente imposible que se trate porque el Pro se va a oponer, con toda seguridad”, afirmó Bergel a Semanario Parlamentario.

Pese a la orden que la Cámara resolvió, un legislador de la oposición declaró a este medio que “hay un rumor que se corrió, y es que el Pro presente una moción para derogar el artículo del reglamento y hacerlo desaparecer”.

Ante la alerta de anular el artículo 76, “el amparo deviene en abstracto”. “Esto, si llegara a ser así, va a depender de la movilización vecinal que haya para defenderlo”, advirtió.

En tanto, Bergel insistió con que la Tribuna Popular es un instrumento de participación que tiene arraigo en el artículo 1º de la Constitución de la Ciudad, que reza que las instituciones autónomas se organizan como democracia participativa.

Por otro lado, el legislador recordó que ”el período de manifestaciones de los legisladores antes era al principio de la sesión, y lo pasaron para después, por lo cual tampoco se ejecuta, porque se termina de votar la última tabla del orden del día y se pide el levantamiento de la sesión, con lo cual se ahoga toda posibilidad de expresión”.

Según la iniciativa que establece un orden a la reglamentación de la tribuna, tendrían derecho a hacer uso de la palabra las personas físicas, entidades de bien público, organizaciones sociales y/o entidades que propendan a la defensa de los derechos de incidencia colectiva que desarrollen sus actividades en al ámbito de la Ciudad y en todos los casos deben acreditar su domicilio localizable dentro del distrito compuesto por las 15 Comunas.

La normativa también fija que la Secretaría Parlamentaria sería la encargada de recibir por escrito la solicitud de quienes quieran hacer uso de la Tribuna Popular con una antelación no menor a 48 horas de la hora de inicio fijada para la sesión en que deseen participar. Asimismo, el orden de las peticiones respetará la cronología de las solicitudes presentadas.

Cabe señalar que para que se pueda llevar a cabo este esquema de Tribuna Popular, el proyecto pide que se derogue el artículo 77 del reglamento, que limita las condiciones para participar.

La iniciativa también enumera todos los puntos que los solicitantes deberían presentar para poder manifestarse en las sesiones, esto es: ser mayor de 18 años, presentar DNI, en caso de oficiar como orador/a de las organizaciones, acreditarse fehacientemente su calidad de representante; y especificar el tema sobre el cuál desea manifestarse dejando claramente establecido el carácter de afectación al especial interés de la Ciudad.

En tanto, el tiempo determinado para cada manifestación en el uso de la Tribuna Popular es de cinco (5) minutos por orador, estableciéndose un máximo de nueve (9) oradores anotados para una misma sesión.

“El uso de la Tribuna Popular tendrá lugar en la primera hora de cada sesión ordinaria de la Legislatura incluyéndose en su versión taquigráfica y siendo televisada al igual que el resto de la sesión”, solicita la propuesta.

El origen

El 27 de junio de 1996 se reunieron en la Reserva Ecológica Costanera Sur candidatos a Convencional Estatuyente de la Ciudad de Buenos Aires. En esa oportunidad participaron numerosas entidades vecinales ambientalistas, todas integrantes de la Asamblea Permanente por los Espacios Verdes Urbanos.

Fue en ese encuentro, y bajo la firma de un acuerdo entre ambas partes, cuando se fijó la necesidad de crear la “Banca del Vecino”. La iniciativa de las organizaciones vecinales se basaba en la idea de democracia participativa y en darle oportunidad al activo movimiento vecinal porteño de influir lo más directamente posible con sus propuestas sobre sus representantes electos. Es así, que este constituye el origen de la existencia de la Tribuna Popular.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password