De Vido contraataca contra Tonelli

En un extenso comunicado, el exministro atribuye el intento de desplazarlo de su banca a una estrategia oficial destinada a ocultar “la regresiva realidad social que afecta a millones de argentinos”.

El primer pronunciamiento del diputado Julio De Vido posterior a la sesión en la que se promovió sin éxito su exclusión fue, previsiblemente, a través de las redes sociales, donde el exministro cargó contra el miembro informante del oficialismo en su contra, Pablo Tonelli. En ese sentido, De Vido señaló que el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara baja “ha atacado mi persona con descalificaciones y acusaciones sin fundamento, en un verdadero oportunismo político para desviar la atención de los medios de prensa en el inicio de la campaña electoral”.

Para De Vido, la embestida en su contra correspondió a una estrategia elaborada por Tonelli y dirigentes de Cambiemos “que responden a la Casa Rosada”, y según él “consiste en que la prensa no hable de la regresiva realidad social que afecta a millones de argentinos, producto de la política económica del Gobierno de Mauricio Macri”.

Así las cosas, De Vido enumeró las “penurias” ocasionadas a su juicio por esta administración, a saber: “ha caído el consumo de leche y de pan; se amplió hasta 22 veces la diferencia de ingresos entre los que más y menos tienen; han cerrado 3.700 pymes en un año y medio de gestión PRO; y han convertido a la Argentina en un destino de fondos especulativos que ahora han comenzado la retirada generando daños severos a la macroeconomía”.

Volviendo a la cuestión en su contra, culpa a Tonelli de haberlo calumniado “para impulsar la fracasada e inconstitucional iniciativa de echarme de la banca a la que me llevaron millones de bonaerenses con su voto para que los represente”.

Finalmente, el comunicado titulado “Tonelli y su siniestra costumbre de llevarse puestas a las instituciones” la emprende decididamente contra el legislador del Pro, diciendo que quien lo acusa de “indigno” de estar en una banca es “quien tiene un severo conflicto de intereses con el estudio jurídico familiar que litiga contra el Estado argentino como patrocinador de los intereses del Grupo Macri en el vaciado Correo Argentino”.

De Vido sostiene que Tonelli fue el legislador de Cambiemos “que más descalificó a la fiscal Gabriela Boquín, quien había objetado a principios de 2017 el acuerdo entre el Estado y el Grupo Macri, para perdonarle una deuda multimillonaria a la familia del jefe de Estado”. Agrega que “sin esperar a que el Gobierno diera una explicación del acuerdo que resultaría ruinoso para el Estado, Tonelli salió a atacar a Boquín e incluso a intimidarla enfatizando en un raid mediático que la funcionaria judicial “no reunía las aptitudes” para ejercer su cargo, en lo que además se configura como una clara violación a la independencia de los poderes republicanos”.

Tras atribuirle al presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales una “maniática intencionalidad de llevarse por delante las instituciones del país”, incluye en esa actitud “un mensaje intimidatorio y cuasimafioso a la procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, al sostener que ‘es incompatible con Cambiemos pero tampoco la vamos a tirar por la ventana’”.

De Vido le atribuye además al estudio jurídico de la familia Tonelli trabajar para la empresa SOCMA, y percibir “cuantiosas sumas de dinero del Estado dado que fue designado por la administración de la alianza Cambiemos como Asesor Jurídico Adjunto de la Entidad Binacional Yacyretá”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password