Cecilia Moreau y el aborto en primera persona

La diputada nacional que preside el debate en comisión en la Cámara baja cerró este viernes la jornada contando la experiencia que le tocó vivir a los 16 años.

Cecilia Moreau brindó un conmovedor relato de su experiencia personal con el aborto. (Foto HCDN)

Luego de una semana intensa de debates en la Cámara de Diputados, en vísperas de dictaminar después del feriado largo y luego dar el debate en el recinto, la presidenta de la Comisión de Legislación General que justamente encabeza el debate, Cecilia Moreau, brindó un testimonio personal conmovedor. Habló del aborto en primera persona.

Fue al cierre de la jornada en la que numerosos diputados y diputadas expusieron su parecer en torno al tema, a favor y en contra. Ella señaló en un discurso pausado, lejos de la virulencia que suele tener la discusión política, que la discusión sobre el aborto “no la abrió la política. Porque muchas veces creemos que dar estos debates en definitiva es contraproducente. Porque como decía una diputada preopinante, tenés la biblioteca para un lado y para el otro”.

En ese marco, reconoció, la política “prefiere no tomar partido y hacer de cuenta que no pasa, porque tomar partido, para unos y para otros, en algún sentido implica pagar costos políticos”.

Luego manifestó su orgullo por llevar adelante este debate, “porque estamos haciéndonos cargo de nuestra función como legisladores”.

Se remontó a 2018 a continuación, para señalar que por fin entonces el debate se dio abiertamente en el Congreso de la Nación, “en términos mucho más violentos que como yo sentí que esta vez se dio. Con un grado por ahí de conflictividad que yo hoy siento que no existe. Porque podemos asumir todas y todos que estamos hablando de una realidad que está en la Argentina. Creo además que aprendimos  a respetarnos”.

Recordó cuando el entonces presidente Mauricio Macri habilitó ese debate en la apertura de sesiones ordinarias, el 1 de marzo de 2018. Y esa situación permitió que en las elecciones posteriores ese debate fuera parte de la agenda y los candidatos tomaran posición. “Algunos en contra y otros a favor. Señaló que en su espacio, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner “se la jugaron, no evitaron tomar posición, y se la jugó el presidente cuando toma la decisión de habilitar este debate en este año tan difícil”.

“No reconocer que en la Argentina hay, hubo y seguirán habiendo abortos clandestinos es creer que el sol no existe, porque todas partimos de la base de reconocer que en la Argentina hay abortos, tengamos la posición que tengamos”, señaló Cecilia Moreau. E insistió: “Nadie toma el aborto como un tema anticonceptivo, nadie quiere llegar a un aborto… ¿Pero saben qué pasa? Pasa. Esta mujer que está hoy presidiendo este debate, a los 16 años le pasó”.

Y allí la diputada, comenzó a hablar en primera persona: “Me falló el método anticonceptivo. Una relación de afecto, 15, 16 años, yo tomé la decisión de interrumpir ese embarazo, y la tomé completamente consciente de lo que estaba haciendo. Yo era una nena que quería tener una vida en aquel momento, soñaba con ser médica, con militar, con viajar, con vivir un montón de cosas que hasta ese momento no había vivido, y tuve la suerte de poder hablarlo con mi mamá, sin miedo y que con mi decisión, consciente y responsable, mi mamá me acompañase en esa decisión”.

Nadie toma el aborto como un tema anticonceptivo, nadie quiere llegar a un aborto… ¿Pero saben qué pasa? Pasa. Esta mujer que está hoy presidiendo este debate, a los 16 años le pasó”.

“Pero también tuve la suerte de que tenía los medios económicos y los métodos como para llegar a un consultorio en un barrio en Recoleta, un sábado en la mañana… En aquel momento no había Misoprostol, hoy el 93% de los abortos son medicamentosos, y había un médico, había un anestesista, había un lugar seguro, tenía la plata -30 mil pesos creo que era en ese momento, una barbairdad-. Y también me pasó que en mi colegio en el Nacional de San Isidro, he vivido situaciones de compañeras que no tuvieron la posibilidad que tuve yo de acceder a un aborto más seguro”.

Y esas compañeras, agregó, “tuvieron que vivir situaciones traumáticas: no murieron, algunas de ellas sí perdió la fertilidad y la posibilidad de ser madre más adelante. A mí, yo tengo una hija, que es lo que más amo en la vida y cuando tomé la decisión de maternar, fue también a conciencia y la decisión que más feliz me hizo en la vida”.

Cecilia Moreau continuó: “A mí no me pesa el embarazo que interrumpí. A mí al día de hoy lo que me sigue pesando es el miedo y la clandestinidad, el miedo que sentí siendo una nena, sintiendo que estaba haciendo algo que estaba prohibido, sintiendo que podía ir presa por algo que estaba haciendo… Porque en definitiva estaba tomando una decisión sobre mi propia vida también. Y las mujeres y las nenas tenemos derecho a tomar decisiones”.

Despojada ya de esa confesión, la diputada volvió a retomar el papel formal que encarnaba y expresó que creía que “lo que tenemos que hacer es pensar que a las próximas generaciones, a nuestras hijas, a las hijas de todos y cada uno de nosotros, le puede pasar, y en el caso que les pase lo que me pasó a mí, a muchas, tienen que tener la certeza que no tienen que tener miedo, miedo a hablar, miedo a poder decidir qué hacer, a charlarlo con  nosotros sus padres, miedo en definitiva a tomar una decisión que te puede llevar a que si no lo hacés, contenida, acompañada, cuidada por el Estado, por tu familia, se puede sacar la vida”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password