Fracasó la sesión de Diputados que debía tratar etiquetado frontal de alimentos

Con un prolongado retraso debido a que se demoró la búsqueda de un quórum que no pudo alcanzarse, los legisladores del oficialismo expusieron sus posturas y, sobre todo, las críticas hacia quienes retacearon brindar su presencia para que pudiera avanzar la sesión.

La Cámara de Diputados volvió a abrir las puertas del recinto este martes, a casi tres meses de la última reunión, que tuvo lugar el 8 de julio pasado, con la presencia del entonces jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien brindó esa vez su último informe ante el Congreso de la Nación.

Sin embargo no fue como se esperaba cuando el oficialismo presentó su pedido de reunión. El oficialismo no consiguió el quórum buscado. A las 11.45, el presidente de la Cámara, Sergio Massa, dio por caída la sesión cuando estaban presentes 122 diputados. Esto es, faltaban siete diputados para completar el número necesario para sesionar. Ese número incluía a dos diputados radicales mendocinos que desoyeron la decisión del interbloque Juntos por el Cambio de no dar quórum y estuvieron sentados en sus bancas.

Tras la oficialización de que no habría sesión, la vicepresidenta del bloque oficialista, Cecilia Moreau, intervino para aclarar que los diputados Juan Ansaloni y Esteban Bogdanich acababan de avisarle que estaban estacionando y ya cruzaban para llegar al recinto. Con ellos no alcanzaba, así que la legisladora oficialista pidió disculpas a los familiares y amigos que habían acompañado a los diputados que deberían haber jurado este martes, y a continuación le solicitó al presidente de la Cámara tomar lista de manera verbal para que “quede en claro quiénes estamos sentados hoy acá queriendo tratar estas leyes y quiénes están escondidos detrás de las cortinas”.

Así, el presidente del Cuerpo repasó uno por uno los nombres de todos los legisladores. Durante su pausada toma de lista, Massa se permitió alguna referencia irónica hacia la oposición, como cuando le expresó a una legisladora de la oposición asomada: “Diputada, si quiere entrar al recinto puede. No hace falta filmarlo de afuera…”.

El trámite se extendió por casi media hora, al cabo del cual la sesión siguió desarrollándose en minoría. El primero en hacer uso de la palabra fue el mendocino José Luis Ramón, quien expresó: “hoy es necesario tratar el proyecto (de etiquetado frontal) porque vemos que más allá de cualquier tipo de organización, hoy ha quedado demostrado que en relación al tratamiento de los proyectos que van en beneficio directo de la economía versus aquellos que representan los intereses de esos grupos que quieren que nada cambie para que la concentración de la economía quede en una sola mano y molesta que el consumidor este informado”.

“Las mejoras laborales de los trabajadores de viñas, estábamos hoy en una agenda que iba a tratar temas para el pueblo. En la campaña electoral hay dos modelos de país para elegir. Es constitucional que se dé información clara y adecuada, es un derecho. Hay un tema de salud pública, no es menor los alimentos que producen diabetes, obesidad, quieren ocultar la información. Creo que esto es solamente una consideración política y los argumentos que de JxC no sea solo una cuestión administrativa, sino que defienden intereses económicos de las empresas, nosotros los intereses económicos del pueblo del consumidor”, concluyó.

También hizo uso de la palabra el diputado de izquierda Juan Carlos Giordano lamentó el no tratamiento de etiquetado frontal, y recordó quiénes se oponen a esa iniciativa: “La Cámara de Comercio de los Estados Unidos, la CEPAL, Arcor, Pepsi, la Coca Cola, Molinos, Kraft… multinacionales mafiosas, contaminantes ya no del suelo y el aire, sino de los comestibles”.

Asimismo destacó las otras iniciativas que se iban a traer, pero le reprochó al Gobierno no haber incluido en el temario temas como el de la protección de humedales. “Eso sí que es combatir a la derecha”, le espetó.

Luego habló el diputado Luis Contiggiani, quien también hizo hincapié en la aprobación de etiquetado frontal, “una ley que no va contra nadie, que va a favor de todos”, dijo, y enfatizó que “necesitamos sobreponernos a las cuestiones de labor parlamentaria, que la gente no entiende (…) Me consta que muchos legisladores hicieron todo lo posible para que la sesión pudiera tener su desarrollo. Pero acá teníamos esta oportunidad y la estamos dejando de lado”, y apeló a que en una próxima sesión finalmente la cuestión pudiera ser abordada, para que “pongamos un marco regulatorio a lo que consumimos”.

Habló luego la diputada Claudia Najul, radical mendocina que dio quórum y señaló: “Estoy para mejorar las condiciones de vida que eligen proyectarse y vivir en mi provincia, muy discriminada por el Gobierno Nacional, muy discriminada en la coparticipación y en el presupuesto al ser de otro color político. La manera para lograr los consensos que la Argentina nos pide, no es este llamado y no conseguir quorum, es al revés con diálogo y es responsabilidad de todos. Quiero que se vuelva al consenso y al diálogo, no avalamos los objetivos del FdT ni del Gobierno, solo queremos que los provincianos vivan mejor y merecen esta ley. Pedimos por favor que lleguen a ese consenso y se trate la ley”.

Mónica Schlottahuer arrancó con todo, repudiando “a todos los diputados y funcionarios públicos que hoy no se  hicieron presentes en esta Cámara, en un país donde por decreto del Gobierno están obligados a presentarse a trabajar durante la pandemia ya desde hace 2 meses todos los trabajadores que aun en riesgo y con enfermedades preexistentes y con una sola vacuna tienen que presentarse a trabajar. Así que deberían ser también los diputados un ejemplo y presentarse a trabajar”.

“Está claro que en este país después de las elecciones hay una pérdida de casi 5 millones de ciudadanos que ya no confían en este Gobierno”, lanzó sobre el final de su enfático discurso que concluyó con una fuerte arenga contra el jefe de Gabinete Juan Manzur, al que calificó como “representante antiderechos y torturador de todas las niñas en su provincia”.

El rionegrino Luis Di Giacomo expresó su “bronca” por lo que tomó como “desprolijidades” de parte del oficialismo y la oposición que impidió la sesión, pero también advirtió sobre “sospechosas” actitudes de algunos diputados que “no tienen interés en que salga la ley de alimentación saludable”. En ese marco reclamó enfáticamente la aprobación de la Ley Ovina y abogó por alcanzar los “acuerdos necesarios entre las dos fuerzas principales, para que no sigamos los argentinos sufriendo las consecuencias cuando estos acuerdos no existen”.

El otro radical presente en la sesión, el también mendocino Federico Zamarbide, señaló que “junto a la diputada Najul decidimos participar por dos proyectos puntuales, una la ley de etiqueta frontal y por la ley de trabadores vitícolas porque es importante en nuestra provincia. Creo en un modelo de representación en el que los legisladores representamos los intereses del pueblo y eso está por encima de cualquier tipo de discusión partidaria. Lo absurdo e injusto que un trabajador rural se jubila a los 55 años y un trabajador vitícola a los 65 años genera una enorme injustica, la tarea de la tierra es muy dura. Solicito que se trate este proyecto”.

A su turno, el salteño Andrés Zottos (Justicialista – Salta) expresó que los que iban a tratarse “son temas importantes que hacen al interés común más allá de lo político, es importante que todos estemos sentados acá porque los argentinos esperan que se discuta. Los legisladores de Salta representamos el tema de la viticultura, es una deuda que tenemos al igual que el etiquetado frontal. Se debe discutir acá donde podemos enriquecerlo. Justifico mi presencia acá porque muchos quieren confundir de que estamos faltando a los intereses del pueblo”.

Concluyó la sesión con el discurso del presidente del bloque oficialista, Máximo Kirchner,  quien fustigó a Juntos por el Cambio y su actitud. “Lo que han podido ver es cómo se comportan cuando apenas en unas PASO pudieron obtener un resultado favorable. Vuelven a ser los mismos de siempre: vuelven a ser los que endeudaron al país, los que en este Congreso en el 2010 votaron el 82% móvil, pero cuando fueron gobierno lo único que hicieron fue recortar los haberes de los jubilados con la reforma previsional. Vuelven a ser los mismos de siempre”.

Máximo Kirchner concluyó en tono electoral, señalando que “lo que tenemos que tener claro es, como fuerza política, como Congreso, y aquellas organizaciones que luchan contra verdaderas corporaciones que tratan de dominar el Congreso con diferentes fuerzas políticas, de cómo ejercer la ciudadanía su voto, y dónde va a encontrar eco la ciudadanía, no sin discutir, no sin debatir, para avanzar con cuestiones que tienen que ver con mejorar la calidad de vida de la gente en la diaria”.

Y para terminar no descartó una nueva reunión. “Obviamente de existir esa reunión, asistiremos, pero realmente la oportunidad la han dejado pasar. Lamentablemente lo que uno observa, más allá de lo que pase en las elecciones, que la oposición está en una y la que están no es la que le interesa a la mayoría de la gente”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password