Alquileres: finalizaron las audiencias y ahora comenzará el debate de los diputados

La próxima semana los legisladores se abocarán al análisis de los distintos proyectos.

En lo que fue la última jornada con invitados, la Comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados recibió a representantes de distintos sectores que exponen sobre la Ley de Alquileres.

Con la participación de los oradores de este miércoles, los diputados habrán escuchado a más de 100 personas. La lista de esta miércoles abarcó a 39 expositores, entre los que hay voces de los inquilinos, propietarios, inmobiliarias y distintos especialistas.

Ya concluidas las rondas informativas, la próxima semana, entre los días martes 26 y miércoles 27 la comisión, a cargo de Cecilia Moreau (FdT), se abocará a la discusión de los diferentes proyectos presentados.

Por la Unidad Inmobiliaria del Colegio de Martilleros de San Isidro, Leonor Dueñas, aseguró que la Ley 27.551 “resultó desfavorable para el mercado, perjudicando a todas las partes” ya que “se retiraron el 30% de los inmuebles; pasando a colocarlos en inmuebles para la venta”.

“Los dueños buscaron preservar su seguridad”, expresó y consideró que solo “la libertad de contratación podrá seducir a esos inversores”. Además, reclamó que “el propietario sea considerado contribuyente monotributista por toda la actividad locativa, dejándose de evaluar cada alquiler como una actividad comercial” y que se establezcan “incentivos para la locación de inmuebles desocupados. Evitemos la creación de impuestos que siguen ahogando a la sociedad”. La expositora insistió que “la libre oferta y demanda solucionará esta situación”.

Desde el otro lado, Cecilia Pereyra, de Inquilinos por Quilmes, manifestó: “No tienen idea lo que es repensarse cada dos años dónde iremos a parar, si es que juntamos la cantidad de guita que nos piden para renovar un contrato o buscar otra vivienda, cosa que para los trabajadores es complicado”.

“Si las leyes no se promulgan y no se cumplen son letra muerta”, enfatizó la representante de los inquilinos, que reclamó por un plan de vivienda social, “un órgano de control y qué vamos a hacer con la vivienda ociosa”. “El colectivo inquilino no llega ingresar a su casa 50 mil pesos mensuales, lejos de los números que muchos creen que tenemos”, agregó y solicitó una “respuesta concreta y coherente de parte de nuestro Estado”.

En nombre de la Cámara de Propietarios de la República Argentina, Enrique Abatti, se expresó a favor del proyecto de ley presentado por el diputado Alberto Asseff (Pro). Sobre la Ley de Alquileres sancionada hace menos de dos años, dijo que “lamentablemente ha fracasado”. Si bien reconoció que tuvo puntos “muy beneficiosos para ambas partes” como la “derogación de la prohibición legal de indexar” y la jerarquización del corredor inmobiliario, opinó que es necesario modificar siete artículos.

Uno de ellos es eliminar la “fijación del precio” y volver al “imperio de la libertad contractual”, apuntó el expositor, que agregó: “Siempre que el Estado intervino se volvió en contra de los inquilinos”.

A continuación, Luciana Porras Luján, presidenta Cámara de Corredores Inmobiliarios de La Rioja consideró que la modificación del plazo de locación, de tres años reducirlo a dos, como era en la ley anterior “reactivará el sector en el mediano o largo plazo”. 

A su turno, Nicolás Pertierra del Centro de Estudios Económico y Sociales Scalabrini Ortíz advirtió el problema respecto a la falta de información “en un sector bastante oscurantista”, que es uno de los principales problemas para la elaboración de cualquier política pública. “Indicadores que reflejaran el seguimiento de los precios de los alquileres que es la principal barrera en el acceso al alquiler”, añadió.  

Por otra parte, consideró que hay una “disociación total” entre la construcción de viviendas y los alquileres: “En la medida que la construcción tenga un fin de resguardo de valor y no de generación de una renta, retirar una vivienda de un alquiler no lo hace alguien que depende de eso, si no alguien que tiene esa viviendo como resguardo de valor”.  

Mariano Oppel de Unidos por la Profesión señaló que en el contexto económico que nos toca vivir “es muy difícil resolver” resolver la situación de los alquileres, pero “si lo que queremos es mejorar el funcionamiento del mercado, hay que trabajar de manera integral”. 

En este sentido, señaló imprescindible que “vuelva a ser atractivo ahorrar e invertir en Argentina, tiene que volver a ser atractivo que el ahorrista deje su plata acá y no se vaya del país, tiene que volver a ser atractivo generar nuevas viviendas para volcarlas al mercado locativo, porque esas son nuevas casas y termina siendo un círculo virtuoso”.  

“Lo más importante es todo lo referido al Código Civil y Comercial, tenemos que trabajar en un marco normativo que le permita a la gente resolver sus cuestiones dentro de la ley y no por fuera. Acordar libremente y generar ese marco normativo”, concluyó.

Federico Kulekdjian, de la Oficina Provincial de Coordinación de Alquileres de Buenos Aires remarcó que la sanción de la Ley “fue fundamental en el avance de derechos, garantías y protecciones a los inquilinos que acceden a la vivienda a través del alquiler, no solo en términos económicos si no también en términos de estabilidad habitacional”.  

Además, advirtió que el gasto del alquiler tiene un peso notable dentro del presupuesto de los hogares inquilinos: “La magnitud de ese gasto y los aumentos desmedidos tienen un impacto directo sobre el consumo y representan una transferencia de ingresos cada vez mayor de un sector a otro”.  

Por esto, para el funcionario “reducir el plazo a dos años y liberar el índice de ajuste resultaría en mayores renovaciones constantes y mayores gastos iniciales”.  

“Solicitamos a los diputados que no se retrotraigan en el piso de derechos y protecciones alcanzados en la ley de alquileres, si no por el contrario, que se amplíen los alcances considerando regulaciones en los precios iniciales y en las renovaciones de los contratos, que se promocione una oferta pública y que existe una mayor transparencia a través de estadísticas oficiales”, concluyó. 

A su turno, Marta Liotto, del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios CABA apuntó que, desde su sector, se pueden advertir dos temas a solucionar: “Uno es seducción, si no seducimos a los propietarios no hay mercado. Hay que convencerlos a que ofrezcan sus inmuebles, el refugio de valor, que tienen lo ofrezcan en locación. Si no logramos eso, es imposible revertir la situación”.  

Y el otro tema es la previsibilidad: “Si tuviéramos previsibilidad sin dudas le damos tranquilidad a quienes ponen el inmueble en alquiler, y a quienes deben cumplir con el contrato de locación mes tras mes”. 

No alejemos al inversor, apoyémonos en ellos. Es la única situación viable que hoy tiene por delante la República Argentina”, cerró Liotto su exposición. 

A continuación, Juan Pablo Costa, del Centro de Economía Política (CEPA) puso énfasis en la cantidad de inquilinos afectados por la normativa: “Lejos de ser una problemática que afecta a un sector marginal de la población, estamos hablando de cerca del 20% de los hogares. Y en la CABA supera el tercio de los hogares. Los hogares inquilinos cada vez destinan una proporción mayor de sus ingresos a los alquileres”.

Florencia Labiano, de IDAES / UNSAM describió el estado del mercado inmobiliario: “En 20 años hay más casas, que cada vez son más caras, pero en menos manos. Estamos ante un fenómeno de concentración que tiene consecuencias muy claras en la estructuración del mercado de alquileres. La vulnerabilidad de los inquilinos no es solo una cuestión legal, si no también fáctica”. 

Y agregó: “El plazo de tres años reduce la inestabilidad de esos hogares que ya son inestables de por sí. Les permite arraigarse, y mantener rutinas que se vinculan con sus fuentes de trabajo. Y por el otro lado, el aumento anual, indexado les garantiza el congelamiento por doce meses de un gasto básico e ineludible”. 

Luna Miguens, del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) advirtió que la población inquilina “no tiene una red de seguridad, hoy no existen políticas nacionales de protección de esta población, a pesar de la creciente inquilinización, y a pesar de que la situación es cada vez más precaria”. 

En este escenario, consideró que la Ley de Alquileres “es un logro del movimiento de inquilinos en la Argentina, y es un logro porque las modificaciones que establece la ley son mejoras para el acceso al alquiler por parte de la población inquilina. Mejora las condiciones contractuales”. 

Finalmente, fue el turno del presidente de la Federación Inquilinos Nacional, Gervasio Muñoz, que comenzó su alocución advirtiendo que la Ley de Alquileres “ha sufrido una de las campañas más fuertes en contra de una ley en todos los medios de comunicación, e incluso Juntos por el Cambo ha planteado en su campaña la derogación de la ley en nombre de los inquilinos”. 

A pesar de esto, indicó que las organizaciones inquilinas siguen creciendo en todo el país, “crecemos sobre todo por lo que no hace el Estado. Venimos creciendo porque hay un sector que no para de humillarnos, que no para de decidir quién puede vivir dignamente y quien no, y todo esto lo hace a espaldas del Estado”. 

Respecto a lo sucedido en las comisiones de Legislación General, sostuvo que queda claro que hay dos posturas claras: “Los inquilinos tenemos opinión propia, que todas las organizaciones inquilinas estamos defendiendo la ley, no queremos que se modifique el plazo de tres años, no queremos que se modifique la actualización anual, y todo el mercado inmobiliario está pidiendo que se modifiquen estos dos artículos”. 

“Lo que resta saber es qué van a hacer los disputados, que finalmente no es más que saber para quien van a legislar, si van a legislar para una corporación que detesta al Estado, que no va a cumplir ninguna ley, ni esta ni la que se vote, o si van a legislar para los 9 millones de inquilinos que estamos en una situación gravísima”, concluyó Nuñez. 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password