Los “riesgos domésticos” de la virtualidad

Voces que salen al aire imprevistamente durante las sesiones son un clásico durante las mismas. Este jueves hubo momentos imperdibles.

Foto: Comunicación Senado

Estos días como nunca antes estuvo en boca de todos la virtualidad como modo de sesionar para el Congreso de la Nación. Los oficialistas defendiendo el sistema enfáticamente y la oposición contándole las costillas a las sesiones remotas.

En el inicio de la sesión del Senado, el jefe del interbloque Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, puso como ejemplo para exponer las debilidades del sistema la situación que estaba atravesando justo en ese momento: por un corte de luz en el edificio público donde estaba sesionando, debió usar los datos móviles de su celular para tener internet.

Pero no todos sesionan en dependencias oficiales, como el protocolo del Senado había previsto originalmente y luego se cambió. Otros lo hacen directamente en sus casas… con el riesgo de sufrir “accidentes domésticos”.

Pregúntenle sino al salteño Sergio “Oso” Leavy, que estaba dando su discurso sobre el proyecto de capitales alternas justo cuando el grito desgarrador, llanto incluido, de un niño lo sacó de eje y tuvo que dar por concluida su exposición.

Pero una situación más graciosa se vivió al momento en que le tocaba decir su voto a viva voz a la radical Pamela Verasay, quien estaba sesionando desde la Legislatura mendocina, como lo hace habitualmente. Estaban repasando el voto de todos los senadores y cuando llegó su turno, antes del “abstención, secretario”, alguien más dejó el micrófono abierto y se escuchó claramente un: “¿Y la sopa que te hice?”. La presidenta provisional del Senado, Claudia Abdala de Zamora, y el secretario parlamentario, Marcelo Fuentes, no pudieron ocultar la risa. Además del resto de los legisladores.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password