Diputados votó una resolución repudiando la conducta de Juan Ameri

Al inicio de la sesión, se dio a conocer la extensa resolución elaborada por la comisión especial que analizó la conducta del exlegislador por la provincia de Salta.

Con el objeto de dar una vuelta de página al escándalo de la última sesión de la Cámara baja protagonizado por el ahora exdiputado nacional Juan Ameri, la Cámara de Diputados aprobó este miércoles un proyecto de declaración producto de la tarea de una comisión especial creada a partir de ese lamentable episodio.

El exdiputado por la provincia de Salta renunció hace dos semanas tras haber exhibido una conducta inapropiada frente a la cámara de video en plena sesión.

El texto aprobado es un pronunciamiento ético y fue el fruto de una reunión que mantuvieron el jueves pasado los integrantes de la comisión que se creó para el caso: Cristina Álvarez Rodríguez y Cecilia Moreau por el Frente de Todos; Silvia Lospennato y Miguel Bazze por Juntos por el Cambio; y Graciela Camaño por Consenso Federal.

La encargada de exponer sobre lo resuelto por esa comisión fue la diputada Graciela Camaño (Consenso Federal), quien aclaró que el informe elaborado era demasiado extenso, por lo que se limitó a dar detalles del mismo, en el cual puntualizó que se hace “una pormenorizada descripción de lo que ocurrió”.

“Coincidimos en que lo ocurrido ha sido una afrenta para el funcionamiento legislativo, que revela un proceder indecoroso que no se compadece con lo que se exige de un componente del cuerpo”, señaló la diputada bonaerense, que consideró que el exdiputado “no está habilitado para el cargo”, y al referirse a lo ocurrido señaló que “la descripción es lo que todos sabemos y que ha recorrido el mundo”.

El caso, señaló, despierta “indignación, repudio y condena del cuerpo. También resulta bochornoso a la institucionalidad y también para la población. Se trata de un caso extremo en donde la conducta de un miembro ha comprometido el prestigio y el decoro del cuerpo. Hablamos de inconducta, insolvencia moral, que determina un daño a la gestión de los intereses generales de la Nación”.

Camaño aclaró que “no pretendemos que quede la idea de que se puede separar por cualquier motivo a un miembro del cuerpo. Esto tiene que quedar muy claro; debemos ser estrictos a la hora de la identificación de la inconducta. Hablamos de haber estado en presencia de un acto indigno de un exdiputado”.

Agregó la legisladora que la comisión también encontró necesario mencionar en el dictamen “de qué manera las conductas disvaliosas afectan lo institucional”. Y a continuación, fundamentó la determinación de esa comisión con palabras del recientemente fallecido Gregorio Badeni, quien expresa las condiciones que fundamentan el mal desempeño del exdiputado. En ese sentido resaltó que, en palabras del citado constitucionalista, el mal desempeño “se trata exactamente de lo contrario de lo que se estima como un buen desempeño de parte de un funcionario público”.

Por otro lado, Camaño aclaró que consideraban necesario establecer hasta dónde van los fueros y las jubilaciones de privilegio. Y recordó en ese sentido que “desde 2003 en que se tomó la decisión de derogar las jubilaciones especiales, los legisladores no tienen ningún tipo de privilegio en la materia. Cada uno de nosotros es un trabajador común en materia de seguridad social, y lo queremos dejar bien en claro”.

A continuación leyó los dos artículos de la resolución que ratifican “el repudio absoluto a la conducta del exdiputado” y a su “afrenta” y reafirmó la obligación para la totalidad de los integrantes del cuerpo de la plena observancia del buen proceder de la gestión.

Por su parte, Nicolás del Caño (PTS-FIT) aclaró que desde la izquierda no compartían algunos términos de esa resolución. Se refería puntualmente a las consideraciones referidas a la “inhabilidad moral”, por cuanto ello “puede dejar antecedentes”. Si bien aclaró que lo actuado por Ameri era “repudiable”, y sobre todo destacó “el prontuario” del exlegislador, reiteró que para ese espacio los cargos deben ser “revocables por sus propios electores”. A su juicio, la determinación adoptada “sienta precedentes muy graves que pueden ser utilizados para expulsar diputados por una mayoría circunstancial”.

Del Caño concluyó preguntándose “de qué decoro y moral puede hablar una Cámara que ha votado leyes contra el pueblo”.

Con la abstención adelantada por la izquierda, el resto del cuerpo aprobó finalmente la declaración elaborada por la comisión especial.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password