Listas negras en democracia, peligrosa y descabellada represión cultural

Por Carlos Lionel Traboulsi. El secretario general del Partido Demócrata Cristiano de CABA sostiene que las listas no tienen otro objetivo que “perseguir a quienes pensamos distinto”.

El pasado 12 de junio se publicó una seudoinvestigación mal intencionada y alejada de la verdad que según sus propios autores llevó dos años de trabajo y estudio para llegar a la fecha con una página donde se puede destejer una red de nexos y relaciones entre militantes, dirigentes políticos, organizaciones, iglesias y figuras púbicas a las que acusan de formar parte del “avance cada vez más evidente de la llamada reacción conservadora en la argentina y en el mundo, un movimiento con actores en algunos casos identificables con claridad y en otros, de más difícil clasificación”. 

Este trabajo realizado por las periodistas Ingrid Beck, Soledad Vallejos, Florencia Alcaraz, Juan Elman, Paula Hernández y Paula Rodríguez fue financiado por la International Planned Parenthood, la mayor empresa abortista del mundo y que ha impulsado y financiado en nuestro país la campaña a favor de la ley de aborto distribuyendo dólares para diversos sectores de la sociedad a fin de impulsar la ley. 

Esta supuesta investigación periodística no es más que una “lista negra” en democracia persiguiendo y tratando de amedrentar a quienes no piensan como el imperialismo materialista cultural que pretende deconstruir nuestra cultura y la cohesión social basada en la fortaleza de la familia y la defensa de valores esenciales como la vida desde la concepción pasando por todas las etapas de la persona hasta su muerte natural. 

Se mezclan en la lista diversas personas y organizaciones, aprovechando para pretender ensuciar la imagen de iglesias que nada tienen que ver con la política partidaria, que defienden la vida, la familia y los valores de la dignidad de la persona humana desde hace más de dos mil años, y de partidos políticos como el demócrata cristiano que tiene una historia basada en la defensa de los derechos humanos, la defensa del sistema democrático, la amistad cívica y el respeto a la dignidad de la persona humana. 

¿Cómo puede pretender descalificarse a dirigentes de la DC cuando es un partido que ha tenido en épocas difíciles de nuestra Patria al “Padre de la Plaza de Mayo” como es reconocido Augusto Conte, quien siempre defendió la vida desde la concepción y la defensa de la familia? ¿Cómo querer de un plumazo artero de mercenarios de la prensa pagados por dineros sucios del asesinato de millones de personas por nacer en el mundo mancillar testimonios de inclaudicable lucha por la democracia, la vida y los derechos humanos de dirigentes como Carlos Auyero, Horacio Sueldo, Esio Silveira, José Antonio 

Allende, Mario Marturet, Rina Zuki Leiva, Eduardo Elías Traboulsi, Arturo Ponsati, Salvador Busacca, Enrique De Vedia o Guillermo Frugoni Rey entre tantos otros? 

Se coloca el mote de “antiderechos” a quienes defendemos los derechos inalienables de las personas, de todas las personas sin distinción, frente a quienes se autodenominan defensores de los derechos pretendiendo establecer supuestos derechos que conllevan a la destrucción de la cohesión social, buscando desvanecer la fortaleza de la familia, el respeto a la vida desconociendo la existencia de la personas desde la concepción y generando situaciones de confrontación entre el varón y la mujer profundizando la división social con el autoritarismo de la imposición de un mal llamado lenguaje inclusivo. 

Estas listas negras generadas en democracia no tienen otro objetivo que perseguir a quienes pensamos distinto y que por tener el aval de las mayorías populares que lamentablemente son silenciosas, hacernos “desaparecer” de los medios de comunicación, de la política, de los espacios culturales y de todo ambiente donde pueda haber alguien que sea influenciado por nuestro pensamiento de libertad y defensa irrestricta de la dignidad de la persona humana. 

Esperemos que el gobierno nacional, la Justicia y las entidades representativas de los medios de prensa y comunicación, como así la sociedad en su conjunto, repudien claramente estas acciones, abramos los ojos hacia donde nos quieren llevar y juntos, seamos capaces de construir una sociedad que nos respete e incluya a todos sobre un proyecto de nación en común. 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password