Mucho más que un SUV deportivo

Se llama Ferrari Purosangue y es el primer cavallino rampante con forma de todocamino.

El Ferrari Purosangue ofrece un exterior con un modernísimo frontal con faros escondidos y grandes entradas de aire, mientras que su perfil muestra una corta zaga y un larguísimo capó. Su silueta es notablemente más baja y afilada y sorprende con unas puertas de apertura inversa. Visto de atrás, se nota una personalidad arrolladora gracias a unos pilotos finos tipo Roma, a unos abultados pasos de rueda y a los escapes.

Interior

Nos sorprende con un diseño que apuesta por un curioso formato simétrico ya que, aparte de la instrumentación para el conductor, la otra gran pantalla, de unas 10,2 pulgadas, está alojada justo en el lado del copiloto. El centro se queda vacío como punto de unión de ambas y los aireadores que las enmarcan.

Ferrari llama a este concepto Dual Cockpit, y no es de extrañar ya que parecen realmente dos salpicaderos distintos, solo que en la zona del copiloto no encontraremos un segundo volante. A este innovador puesto de conducción para piloto y copiloto se suman otros dos asientos igual de grandes y deportivos, divididos por una consola central a los que se podrá acceder fácilmente gracias a las puertas traseras de apertura inversa -Por cierto, si te apasiona Ferrari, nada como esta selección de productos F1-.

Prestaciones

El nuevo SUV de Ferrari está dispuesto sobre la plataforma de arquitectura ligera y nuevo desarrollo, Front Mid Engine, hecha a base de aluminio y carbono, que ya da vida al Ferrari Roma y que como su propio nombre indica aloja su motor delante, dispuesto justo detrás del eje delantero, mientras que la caja de cambios buscará su sitio en el trasero para equilibrar al máximo el reparto de pesos. Y precisamente su motor es la gran joya del conjunto: hablamos de un V12 atmosférico de 6.5 litros que ofrece la friolera de 725 CV y 716 Nm de par disponibles en su 80% desde las 2.200 rpm. De esta forma y con un peso en vacío parado en los 2.033 kg este nuevo cavallino es capaz de hacer un 0 a 100 km/h en unos 3,3 segundos y de alcanzar los 310 km/h, gracias también a una caja de cambios automática de doble embrague de 8 velocidades.

Con esta arquitectura mecánica, tan exótica hoy en día y más aún en modelos todo camino Ferrari quiere desmarcarse de todos sus competidores con un modelo realmente especial y exclusivo. “El Purosangue será un V12 de aspiración natural, nuestro modelo icónico. Hemos estado probando diferentes opciones, pero estaba claro que el V12, por el rendimiento y la experiencia de conducción que es capaz de ofrecer, es la solución adecuada”, señala el CEO de Ferrari, Benedetto Vigna.

Estos detalles, así como el hecho de que cuente con un sistema de tracción total o su electrónica serán bazas importantísimas en un modelo que aspira a liderar un segmento con rivales tan duros como el Lamborghini Urus, pero también como el Aston Martin DBX. Sin embargo, Ferrari quiere hacerlo a su manera. Su enfoque a diferencia de estos apunta claramente al asfalto, aunque no renuncia a una tecnología de tracción total 4RM-S, heredada precisamente del GTC4Lusso junto con un eje trasero direccional 4WS, un diferencial E-Diff o la nueva e inédita en la marca suspensión activa creada con Multimatic con amortiguadores hidráulicos que funcionan con un motor eléctrico alimentado por un sistema de 48V para ofrecer un mejor control y confort de marcha independientemente del terreno.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password