Senadores proponen declarar “de interés legislativo” el libro Pablo Gerchunoff sobre la vida de Alfonsín 

Por iniciativa de los senadores Mariana Juri y Pablo Blanco, el historiador y ensayista presentó su libro biográfico “Raúl Alfonsín, El planisferio invertido” en el Salón Azul del Palacio Legislativo.

Impulsado por los senadores Mariana Juri y Pablo Blanco, el historiador escritor, historiador, economista y profesor Pablo Gerchunoff presentó su libro biográfico “Raúl Alfonsín, El planisferio invertido” en el Salón Azul del Palacio Legislativo. 

De la presentación participó el sociólogo y analista político y de opinión pública Eduardo Fidanza, que mantuvo un diálogo con el autor del libro respecto a los puntos más sobresalientes del mismo. 

Los legisladores a cargo del acto presentaron además un proyecto para declarar “de interés legislativo” el libro de Gerchunoff. 

Al comienzo del encuentro, Mariana Juri agradeció al autor por “darnos esta oportunidad de volver a poner en discusión y en debate la figura de Alfonsín. Seguramente es una hermosa manera de comenzar a transitar los cuarenta años de democracia”.

“Me permití pensar en la figura de Alfonsín. Me parece que fue sin duda el único capaz en llevar adelante una única y exitosa política a largo plazo. Una política que, con su tesón, con su capacidad de diálogo, y sobre todo con su férrea decisión fue capaz de habernos dejado una política clara, que hay que mejorar, que tenemos que retomar esos valores, pero que nos dejó un camino trazado”, agregó. 

Por su parte, Pablo Blanco destacó que, a poco de cumplirse el 40 aniversario de la recuperación de la democracia, “la figura de Alfonsín se afianza y se fortalece al igual que todo su legado”. 

En este sentido, advirtió que “con alegría y con esperanza se percibe casi como una necesidad social, frente al agotamiento y la fatiga que atraviesa nuestro país, el interés por poner en valor, repensar y celebrar la vida democrática”. 

Tras las introducciones, Fidanza inició el diálogo apuntando que, tras leer el libro “mi impresión inmediata y lo primero que pensé es en que acabo de terminar de leer la historia de una pasión, que es la pasión de Raúl Alfonsín por la política”. 

Gerchunoff explicó que comenzó a transitar el camino de escribir esta biografía “porque siendo funcionario se me ocurrió que quería entender de dónde venía Alfonsín. Y me hice esa pregunta porque yo no fui radical, yo llegué a su gobierno, como tantos otros, atraídos por un mensaje que para mí era un mensaje algo alejado a mi experiencia. Quería conocer más a aquel que cambió mi hemisferio mental, mi planisferio mental. Me introdujo a mí al concepto de la democracia como condición sine qua non de todos los cambios. Que me parece que es el mensaje más potente de la vida de Alfonsín”. 

En este sentido indicó que “no se puede ser un hombre sin la estatura de Alfonsín sin tener un proyecto de país y un proyecto de poder. Fue efectivamente un notable constructor de instituciones”. 

Consultado sobre la relación y significado de Alfonsín con el peronismo, el historiador apunta que el exmandatario “nace a la política en el mismo momento que nace a la política Perón. Alfonsín sale del liceo militar en el 44’, 45’ y se dedica a la política. En el mismo momento que nace el peronismo. Con un radicalismo que tenía una pasión por conservar su carácter de expresión de los sectores populares en la Argentina”. 

“Alfonsín captura esa idea de que tenemos que luchar con el justicialismo, con el peronismo porque el peronismo es Justicia Social, eso lo pensó toda la vida, pero es también autoritarismo. Eso para él es el peronismo. El peronismo y Alfonsín van juntos de la mano tensos todo el tiempo. En una batalla política de enorme magnitud para la Argentina”, agregó. 

Ahondando en este concepto, Fidanza señala que Alfonsín estaba muy persuadido de quienes eran los responsables del padecimiento de los sectores populares, de las clases subalternas: “Es impresionante cómo él habla del capital financiero, de la economía concentrada. La dependencia, el imperialismo. Y pienso que hay un parecido de familia con el relato de Néstor Kirchner, en la parte de que tengo que explicar por qué hay injusticia en un país como Argentina. Incluso en la propia actitud de Alfonsín rechazando el método peronista del primer kirchnerismo, pero acordando con esa vocación de ir contra la economía concentrada y el capital financiero”. 

Alfonsín era desde muy joven es un agrarista y anti-oligárquico — explica el autor-, cuando él hablaba de oligarquía a fines de los años 50 y principios de los 60 no estaba hablando de la oligarquía financiera, si no agraria. Asociación de Cooperativas Argentinas sí, Federación Agraria Argentina sí, Sociedad Rural no. Pero el campo sí. Agrarista y anti-oligárquico”, señala. 

Por esto, para el autor “la pregunta sobre Alfonsín y la economía es muy delicada. Porque si no tomamos el punto de partida del gobierno de Alfonsín, no lo vamos a entender en su relación con la economía. Heredó una dictadora que no solo fue sangrienta, sino también fallida en lo económico. Distinto a, por ejemplo, Pinochet”. 

“Yo no sé si Alfonsín tuvo una oportunidad económica, porque el choque entre una dictadura que se pretendía modernizante y terminó fallida, con una democracia naciente que abre las puertas a las demandas sociales, que no termine mal es muy complicado. La esencia del problema es el choque entre crisis de la deuda, que es de toda Latinoamérica, con inauguración democrática y aspiraciones sociales que es específicamente Argentina. Ahí me retiro de la crítica no solo de Alfonsín, sino también de la UCR”, concluyó Gerchunoff. 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password